publicado el 11 abril, 2015
comentarios: 0

Brontosaurio¿Quién no recuerda de su infancia al enorme brontosaurio, ese saurópodo de larga cola y cuello e inmensas chuletas, favoritas de Pedro Picapiedra? Este dinosaurio jurásico – durante mucho tiempo el animal terrestre más grande conocido- era de los más populares hace treinta o cuarenta años, junto con el triceratops y el tiranosaurio, estos últimos algo más jóvenes (del Cretácico).

Actualmente, hay tantas especies curiosas y bien conocidas que el tema de los favoritos se ha diluido un poco; pero el brontosaurio fue de los primeros gigantes desenterrados por los científicos. Precisamente hubo un triste conflicto por la fama, la “batalla de los huesos” entre dos paleontólogos americanos del siglo XIX, Richard Owen y Othniel Charles Marsh. A mediados de ese siglo, el descubrimiento de la riqueza fosilífera en América del Norte había disparado las excavaciones y el tráfico de piezas.

Othniel Charles MarshMarsh, estudiante de Yale y heredero de un patrimonio millonario (de un tal Peabody, familia de la cual en el futuro surgiría la banca J.P. Morgan), se dedicaba al estudio de los fósiles con la implacable determinación de un financiero. Fue el primer catedrático de paleontología de USA y el fundador del Museo Peabody de Ciencias Naturales cuyos fondos enriqueció con su fortuna, comprando por toneladas en yacimientos de Europa y Norteamérica. Tenía amistades por todos sitios, desde Buffalo Bill, la Union Pacific Railway y los militares, hasta los indios sioux (que al principio lo odiaban precisamente por sus otras amistades, pero al final lo reconocieron como aliado llamándolo el wiscasa-pahu-huhu, “hombre que desentierra huesos”).

publicado el 5 abril, 2015
comentarios: 0

Desde hace décadas, la mayoría de los niños han desayunado o merendado su leche con algún chocolate en polvo -necesario, igual que el café, para disimular el repugnante sabor de esa secreción de vaca contra la que mantengo una cruzada desde mi más tierna infancia- y todos recuerdan su marca favorita: Colacao, Nesquik, Vascolet, Valor, Hershey, Cadbury’s, Kasdorf... pero sólo los gourmets de la ancianidad, quienes hayan desayunado en la cubierta del Titanic o en las trincheras de Ypres y Verdún, recordarán la arcaica marca Toddy.

Lata de Toddy

Víctimas de la pesteLa Peste Negra fue una de las epidemias históricas registradas más devastadoras que tuvo que soportar la humanidad (seguro que en tiempos prehistóricos las hubo peores). Hacia la mitad del siglo XIV esta plaga exterminó entre el 35% y el 60% de la población europea, que sumaba unos ochenta millones de personas. Esta enfermedad aparentemente provenía de Mongolia o el norte de la India, y se extendió hacia China, Rusia y Europa. Causada probablemente por una cepa muy virulenta del bacilo Yersinia pestis, hasta ahora se daba por hecho que era transmitida por las pulgas (Xenopsylla cheopis) de la rata negra (Rattus rattus). Las ratas venían de polizones en los barcos mercantes de la India y los territorios genoveses de Crimea; colonizaron las ciudades europeas, de arquitectura apretada y nulas medidas sanitarias, y ya tenemos montado el circo. Hay que decir que la peste también mata a las ratas, con lo cual las pulgas buscan otro huésped: pero hace falta una importación continua de roedores para mantener la pandemia.

La Muerte y el CaballeroLa peste dejó una Europa reducida en personal, sin mano de obra barata, con una gente consciente de que la muerte se llevaba a todos (muchos dignatarios y figuras religiosas murieron de peste) y en parte es probable que fuera una de las semillas del Renacimiento. Por las representaciones artísticas se ve el cambio en la mentalidad popular, entre trágica y festiva; casi se diría una analogía con la actual fiebre de ficciones de zombies y apocalipsis varios. Pero ni de lejos hemos vivido en tiempos modernos algo semejante a la gran Plaga: de hecho la Yersinia todavía atacó de vez en cuando hasta el siglo XIX, pero de forma mucho menos virulenta. Es posible que el propio organismo humano se haya adaptado rápidamente, a causa de la presión selectiva provocada en esos años.

Volviendo a las ratas, un estudio reciente sobre el clima de aquellos años malos llegó a una extraña conclusión: los veranos asiáticos de donde venían las poblaciones ratoniles a repartir la peste no cuadraban con los ideales para una población de ratas. Los años en que Europa sufrió los peores brotes fueron de primaveras lluviosas seguidas de veranos cálidos, un tiempo horrible para la rata, pero perfecto para otro roedor asiático: el jerbo. La nueva hipótesis plantea la existencia de varios portadores roedores (jerbos, ardillas, marmotas del Altai) que actúan como “reservas” de Yersinia. Estas poblaciones tienen un boom demográfico en primavera y mueren en verano, con lo cual las pulgas se pasan a las ratas viajeras y van a Europa, no en una importación única, sino en oleadas periódicas dependientes del clima.

Os dejo con un precioso grabado de Hans Holbein El Joven, algo posterior a aquellos años (1526), que supera con mucho a cualquier imagen gore de zombies de hoy en día: Der Ritter, una de las víctimas de su Imageries Mortis.

Climate-driven introduction of the Black Death and successive plague reintroductions into Europe, en PNAS

publicado el
comentarios: 2

Revenant-1 Revenant-2

Hola!

Este blog ha estado enterrado de manera bastante evidente desde el verano pasado. Las causas, varias -pero sobre todo una discapacidad económica extrema que lo llevaba a la extinción (y a mí, entre otras cosas). Pero el futuro siempre en movimiento está, y el juego está en marcha! *.

No es que el asunto esté fuera de peligro, pero al menos el telón sigue recogido y se me ocurren algunas cosas. Así que, adelante con los artículos freaks, los misterios misteriosos y la ciencia más limítrofe. Seguimos!

* Sí, he citado a Yoda y Sherlock Holmes en una sola frase.

publicado el 27 febrero, 2015
comentarios: 0

Leonard NimoyLeonard Nimoy, Mr Spock de la saga de ciencia ficción Star Trek, ha muerto hoy a los 83 años en su casa de Bel Air (Los Angeles) a causa de una enfermedad pulmonar crónica. El actor, guionista, director, fotógrafo y escritor (entre otras cosas) llevaba una vida de semi-retiro desde hace cinco años, de la que eventualmente surgía para hacer un pequeño papel (como en las últimas películas de la saga Trek) o hacer alguna exposición, que solía promocionar en sus twits.

El actor llevaba actuando desde los años 50 en películas de serie B y series, incluyendo Bonanza, Mission: Impossible, The Outer Limits / The Twilight Zone, The Untouchables, Get Smart!, Perry Mason… tenía unos rasgos muy marcados y característicos que normalmente lo hacían caer en el papel de malo. Cuando tuvo que elegir entre Peyton Place (La Caldera del Diablo) y Star Trek, fue el punto de inflexión de su carrera: su primer trabajo estable. A partir de ahí, la carrera que todos conocemos, con el lastre de su personaje dominante a lo largo de los años. Y sin embargo supo desenvolverse muy bien en múltiples campos. Adaptado a las nuevas tecnologías, el hombre tenía sus páginas de redes sociales y se manejaba muy bien en estos medios. Su último twit:

“A life is like a garden. Perfect moments can be had, but not preserved, except in memory. LLAP”

Buen camino, Leonard. Nam-tor ek’etek nelauk k’tevakh hi vesht tvidonik k’ha’kiv t’osa-veh.Dif-tor heh smusma. Hoy perdemos algo con su muerte, pero nos hemos enriquecido con su vida. Larga y próspera vida.

Noticia en Los Angeles Times

publicado el 11 diciembre, 2014
comentarios:Comentarios desactivados

Buitre orejudo, Torgos tracheliotusBuitres; tal vez el más conocido de los animales carroñeros, aunque hay muchos a distintos niveles desde vertebrados a insectos, gusanos y bacterias. Pero de alguna manera nos parece normal que una mosca pueda chupar excrementos y seguir tan a gusto. Sin embargo un animal más complejo como un buitre o una hiena tiene un aparato digestivo como el nuestro. ¿Por qué nosotros comemos un pescado de anteayer y nos da una gastroenteritis, mientras estos bichos comen cosas podridas y sólo engordan y crecen? Veamos.

Lo primero es analizar lo que comen. El buitre es un ave cosmopolita, con diferentes especies (los del Viejo y Nuevo Mundo pertenecen a diferentes familias, pero se parecen por convergencia). Muy especializado en su oficio, es un excelente volador que usa las corrientes térmicas para planear tranquilamente y barrer grandes extensiones de territorio en busca de comida. Su vista es también buena por necesidad, así como su olfato. Generalmente todas las especies han desarrollado un cuello largo y articulado y cabezas calvas, ideales para penetrar en los cadáveres. El cuero de un búfalo puede ser extremadamente difícil de perforar, y si el cuerpo no ha sido desgarrado por un depredador es difícil acceder a la carne; con lo cual el ave pica a través de los orificios naturales -como hemos dicho, la cabeza está adaptada para ello.