La falacia de la democracia se basa en la asunción de que un millón de cabezas piensan mejor que una.

— Robert Heinlein

publicado el 25 agosto, 2015
comentarios: 0

mural tumba NefertitiLa tumba KV-62, descubierta en 1922 por el equipo británico de Lord Carnarvon y Howard Carter, es famosa por ser un enterramiento casi inviolado y por lo tanto lleno de interesantes muestras de la cultura egipcia de la XVIIIª dinastía, de la cual el faraón a la que pertenece, Neb-jeperu-Ra Tut-anj-Amón fue casi el último representante. Todo el final de la dinastía y el período Amarna fue un tremendo culebrón, con el faraón hereje Akhenatón y su monoteísmo, las desavenencias internas, la reina (extranjera) Nefertiti y los extraños parentescos endogámicos entre la familia real. Hasta hace poco no se sabía quién era el padre, madre o abuelo de quién, e incluso se especulaba sobre la sexualidad de algunos. Es una historia larga y enrevesada que da para otros artículos.

Actualmente las técnicas de análisis de ADN han podido identificar a gran parte de la familia, es decir, asociarlos a las distintas momias halladas; porque muchas de estas tumbas fueron abiertas y cambiadas de sitio para protegerlas de los saqueadores. Había desplazamientos de momias de una sala a otra, y algunas se colocaban apresuradamente donde podían. De hecho la tumba de Tut se mantuvo así de intacta porque fue cubierta de cascotes y olvidada. La momia de Tutankhamon está bien identificada ya que estaba intacta en su sarcófago, pero su padre Akhenaton estuvo mucho tiempo perdido. Y del cuerpo de Nefertiti, su madre adoptiva y tal vez suegra, nada se sabe. La reina desapareció del registro escrito hacia 1336 a.C., y no está claro si se convirtió en el faraón Semenjkare para poder mantener el trono, si cayó en desgracia o qué pasó. En 2003 Joann Fletcher, especialista en el análisis capilar de la University of York en el Reino Unido, anunció que se había identificado la momia de Nefertiti como una hallada cien años antes en la tumba KV-35, pero el tiempo y los análisis no llegaron a confirmar su hipótesis.

12 monos TutankhamónAhora Nicholas Reeves, un egiptólogo británico, ha expuesto otra teoría espectacular: la tumba de Nefertiti estaría oculta en una cámara secreta detrás de un panel pintado en la de Tutankhamon. Analizando grietas estructurales en las paredes, en su opinión habría dos cámaras selladas detrás de los murales que cubren la cámara de enterramiento; una, decorada con doce monos -que representan las horas de la noche que pasa el faraón en el inframundo antes de renacer como Osiris- albergaría un almacén complementario. En la otra pared, con representaciones del ritual de la apertura de boca, estaría la puerta que conduce a la cámara de enterramiento de la reina desaparecida. Porque KV-62 sería realmente la tumba de Nefertiti, que años más tarde se reciclaría para dar cobijo al joven faraón que murió inesperadamente a los 19 años.

Reeves reinterpreta las pinturas: el cadáver blanco que se ve en el mural no sería Tutankhamon sino la propia Nefertiti (ya se sabe que, al ser el reinado cosa de hombres, se representaba a las mujeres con atributos masculinos para no alterar el status quo). Tut sería el personaje con el gancho a la derecha; para decir esto, Reeves se basa en características faciales de ambos monarcas comparadas con otras representaciones suyas, como son los pliegues de la comisura de la boca de la reina o la incipiente papada de Tutankhamon.

Una teoría interesante que no debería resultar  especialmente difícil de verificar mediante un análisis no invasivo de la cámara funeraria. Esperemos que haya novedades pronto y KV-62 vuelva a ser el notición como hace casi cien años.

The Burial of Nefertiti? en Academia
Visto en SINC.

publicado el 24 agosto, 2015
comentarios: 0

Francis BaconCuenta la leyenda que en 1626 el afamado filósofo, político, ocultista y hombre de ciencia inglés Francis Bacon estaba investigando la posibilidad de usar nieve, de la misma forma que la sal, para conservar alimentos. Bacon sostenía la peregrina idea de que el frío podría ser usado como agente conservante, y su amigo el doctor Witherborne -médico de Jaime I de Inglaterra- se burlaba de él. Evidentemente la hierba se mantenía más fresca bajo los parches de nieve del suelo, y la comida duraba más, pero ¿qué iba a hacer en verano, usar algún tipo de “caja mágica” para fabricar nieve?

La discusión ocurría una helada mañana de abril, mientras ambos se desplazaban por Pond Square (Highgate, Londres) en el coche descubierto del filósofo. Bacon, furioso, se bajó del carro; fue a un comercio de Highgate Hill, compró un pollo que hizo preparar y desplumar, rellenándolo a continuación con nieve y metiéndolo en un saco también lleno de nieve. El invento del pollo congelado fue efímero y pasarían centurias antes de que volviera a aparecer, pero el pobre Sir Francis pilló un frío terrible a sus 65 años. Se puso enfermo, y se lo llevaron a casa de otro amigo suyo -Lord Arundel- donde moriría de neumonía el 9 de abril.

Poco después, se reportaron extraños avistamientos en Pond Square: la gente oía y veía un pollo medio desplumado correr por la calzada o asomarse en las ramas de los árboles para luego desvanecerse en el aire. Es posible que la historia de Sir Francis se hiciera popular, pero el fantasmagórico pollo siguió apareciendo a lo largo de los años.

polloEn la segunda guerra mundial, las patrullas que ayudaban durante los ataques aéreos de la Luftwaffe en el barrio volvieron a ver al mítico pollo. De hecho, con la escasez de víveres reinante, muchos intentaron llevarlo a la cazuela, pero el espectro desaparecía tras una pared de ladrillo, una esquina o en el aire. Otros testimonios son tan recientes como 1969 y 1970.

Por raro que parezca, no es el único caso de pollo fantasmal conocido: entre las villas de Bubión y Capileira (Alpujarra granadina) en el antiguo camino real, se aparece una gallina con doce pollitos; si alguien va a cogerlos desaparecen rápidamente. Esta parece ser una de tantas leyendas asociadas a tesoros de los moros que se encuentran por la geografía española.

publicado el 10 agosto, 2015
comentarios: 0

Pequeño busto de marfil encontrado en la Tumba Real II de Vergina que representa a Filipo II de Macedonia. S. IV a. de C.Tengo por ahí un relato corto de vampiros, sin acabar, que empieza con el descubrimiento del sarcófago de Alejandro Magno, envuelto en plata y hierro*… la verdad es que es uno de esos hallazgos arqueológicos que obsesionan, tanto por la fama del personaje como por la opulencia que seguramente tengan y el misterio que rodea a su actual ubicación. Del padre de Alejandro, el rey Filipo II de Macedonia (382-336 a.C.) sí se sabía dónde estaba enterrado: un yacimiento en Vergina (Grecia). En el Gran Túmulo excavado en las campañas del 1977-78 se encontraron tres tumbas, de las cuales se supuso que la clasificada como Tumba II contenía los restos del monarca macedonio, ya que su estructura era la más lujosa. Dentro de la cámara principal se encontró un arca de oro -un lárnax– con los restos de una cremación, además de un importante ajuar funerario.

El lárnax y corona de oro antes atribuidos a Filipo II, de la Tumba IIPero ahora, un análisis osteológico de los restos encontrados en la Tumba I (o de Perséfone, por los frescos que contiene) parece confirmar con seguridad que pertenecen al rey Filipo, a su última mujer Cleopatra y su hijo recién nacido. Estos restos no habían sido incinerados sino enterrados, con lo cual la peculiar anatomía de la rodilla -fusionada totalmente en ángulo, debido a una herida en combate mal cicatrizada- pudo ser identificada. Filipo, duro guerrero, sufrió tres años antes de morir un lanzazo en la pierna** que lo dejó cojo (esto añadido a una lista de heridas de guerra, tal vez la más conocida la del ojo que perdió en el asedio de Metone)***. No murió en combate, sin embargo, sino asesinado de una puñalada trapera durante un banquete en Aigai, la actual Vergina. Se dice que el regicida, un tal Pausanias (nada que ver con el general espartano) estaba motivado por los celos ya que era un ex-amante del rey del que luego habían abusado sexualmente.

Si el esqueleto cojo es el de Filipo II, es muy probable que el esqueleto femenino sea de Cleopatra Eurídice, que dio a luz al hijo de Filipo días después del crimen. Ambos, madre y niño, fueron a su vez asesinados poco después por las intrigas de la ex-esposa Olimpia y su hijo Alejandro III. La rica Tumba II puede que contenga los restos de otro hermano mayor de Alejandro, Filipo III Arrideo, de quien se decía que era la encarnación de Gaia y que por eso el simpático de Alejandrito no lo había asesinado como hizo con los otros.

The lameness of King Philip II and Royal Tomb I at Vergina, Macedonia, en PNAS

Archaeological Site of Aigai, en la web de la UNESCO

* La idea es que Alejandro no pilló la peste en Asia, sino otra cosa más fea -y fue quien la introdujo en Occidente. De ahí las protecciones de hierro y plata.

**(Plutarco (Moralia, 331 B) y Justino (Just.9.3) coinciden en que la misma fue causada por un enfrentamiento con los Tríbalos (Tracia), a la vuelta de la campaña de Scitia (año 339 a.C.).

*** Demóstenes, citado por Dídimo de Alejandría en el Papyrus Berolinensis 9780.

publicado el 8 agosto, 2015
comentarios: 0
publicado el 6 agosto, 2015
comentarios: 0

(Esto es la segunda parte de otro post. ¿No lo has leído? )

En la entrega anterior estábamos a finales de los ’70. La 20th Century Fox había estrenado Star WarsLucas se había convertido en un poder a tener en cuenta. Todos los otros estudios se subieron al carro galáctico y en poco tiempo Battlestar Galactica, Star Trek: The Motion Picture, Alien y otras empezaron a animar el mercado cinematográfico. Y no sólo con la temática, también en otros aspectos: por ejemplo las bandas sonoras empezaron a dominar con sinfonías grandilocuentes donde antes había largos silencios. Hacia 1978 Lucas estaba compaginando el guión lo que sería la primera de las secuelas…

El Segundo Anillo de Poder, de CastanedaPor otra parte, en el mundo de los brujos, Castaneda estaba iniciando con su nueva saga un proyecto totalmente diferente. La historia de los brujos mazatecos se había cerrado con su aparente muerte, y las historias narradas en los siguientes dos libros cuentan con personajes y situaciones muy distintos: un grupo de brujas de comportamiento errático que conforman el equipo que debe liderar Castaneda. Cual manada de JarJares Binks, las brujas locas no funcionaron muy bien, y los siguientes libros consisten en flashbacks de la época de Don Juan -es decir, entre 1960 y 1973. Se centran más en describir ciertos “pases mágicos” cuya finalidad es acumular poder personal para poder dar esos saltos perceptuales y entrar en modo Matrix, aunque la finalidad última de estas descripciones se estaba cocinando. Como hemos dicho, el mundo de los guerreros es un mundo de mentiras.

Hay que decir que el propio Castaneda es un ser esquivo. Apenas hay un puñado de fotos suyas, y se negaba a ser filmado o grabado; la información biográfica es fragmentaria y confusa, a pesar de que no pocos han rastreado todas las pistas. Se supone que parte del entrenamiento del guerrero consiste en borrar la historia personal, es decir, eliminar toda conexión con otros individuos para reconfigurar la estructura del capullo luminoso o cuerpo energético. Castaneda reemplazó el vacío de información por trolas, mentiras que se contradecían mutuamente permitiéndole crear un personaje socialmente viable y a la vez oculto. ¿O acaso esto es otra mentira? Es difícil de decir. Sí es cierto que algunas de las brujas mencionadas en esta nueva saga –Carol Tiggs, Florinda Donner-Grau y Taisha Abelar– eran personajes de carne y hueso que posteriormente confirmarían sus historias.

publicado el 29 julio, 2015
comentarios: 0

En tecnología, los humanos tendemos a la miniaturización: no sólo a nivel de circuitería, sino que -por ejemplo- las lentes de las cámaras de los teléfonos móviles tienen una complejidad y calidad impensable hace algún tiempo. El límite está en el nivel mínimo de los componentes, claro.

oceloideA nivel biológico pasa lo mismo. Muchos órganos tienen un tamaño o complejidad mínima por debajo de la cual no serían funcionales. El ojo -tal vez uno de los órganos más estudiados de la anatomía- consta de algunas estructuras básicas que coinciden con las cámaras que hablábamos antes: una superficie sensible a la luz, una pieza de gelatina transparente que canalice la luz, y ya como complementos lujosos podemos añadir una lente para enfocar mejor, un iris o diafragma para regular la cantidad de radiación, un párpado… los primeros ojos fósiles aparecen ya al principio del libro de la vida, en animales como Hallucigenia o los primitivos trilobites en los cuales ya se observa el predecesor del ojo compuesto de los artrópodos.

Por otra parte, a este mecanismo se le supone más de un origen evolutivo, es decir, fue una solución tan práctica que distintas ramas de la vida lo obtuvieron a partir de sistemas independientes. Así el maravilloso ojo del pulpo es diferente del nuestro, aunque su estructura se parece bastante. Pero nunca se había observado un ojo en un ser unicelular: es como encontrar una pata o un cerebro, algo demasiado complejo para un ser “de una pieza”. Así, pues, cuando Oscar Hertwig analizó en 1884 cierto grupo de dinoflagelados marinos algo raros y descubrió este pseudo-ojo u oceloide, los científicos de su tiempo pensaron que era algo que había comido el bicho, tal vez el ojo de una medusa.