NyordoOtra fascinante pregunta que las religiones son incapaces de explicar y la ciencia sí: ¿Por qué huelen mal los excrementos de uno? y ¿Por qué los de los demás huelen peor? Básicamente el componente repulsivo de las mierdas es el escatol (3-metil-indol); es una sustancia a la cual el olfato humano es altamente reactivo incluso a nivel de unas pocas moléculas. También es un subproducto de la hemoglobina, que le confiere el color y la capacidad colorante a los excrementos. La programación básica de los humanos hace que nos repela la presencia de las sustancias de desecho propias de nuestra especie porque están saturadas de tóxicos específicos.

Otros animales con tendencias coprófagas, como las cucarachas o las ratas-topo desnudas, no sienten asco porque la ingestión de heces les provee de minerales esenciales o de bacterias beneficiosas para el tracto digestivo. La naturaleza es práctica.

La paradoja del escatol es que aparece en el almizcle, que se usa para hacer… perfumes, y también en los helados de vainilla (no chocolate como aparentemente debería ser). Es como pasa con el ácido butírico, que es el origen del peculiar aroma de los pies y los vómitos, pero también del queso.

¡Bueno, a comer que ya es la hora! ¡いただきます, bon appetit, buen provecho!

Comparte!