Uf, ya estamos en Diciembre y no he escrito nada nuevo… pero no es que falten historias, es que estoy liado. En fin, que ya ha pasado el 12/12/12  y todavía no han empezado las señales de ninguna nueva era. De hecho ese día a las 12:12 me pilló en una ferretería, hubiera sido un mal momento para un evento cósmico.

El caso es que sí hubo algo… el asteroide 2012 XE54, de 36 metros de diámetro, descubierto el domingo 9 (hey, mi cumpleaños!) pasó por un punto entre la Tierra y la Luna, a unos 230.000 kilómetros de distancia. Demasiado cerca y con muy poco tiempo de anticipación: un pedrusco de treinta y seis metros podría desencadenar otro evento Tunguska si chocara contra la Tierra.


Por otra parte, es tan pequeño que resulta difícil de detectar. Ahora que lo conocemos, también se sabe que su órbita es cercana: volverá a rondarnos dentro de 2,72 años.

Noticia en Space.com