Spider Vegetarian Esta es una Bagheera kiplingi, una arañita saltadora (Salticidae) de esas que van dando rapidísimos saltos para atacar sus presas en lugar de depender de una tela; esto lo hacen no mediante músculos (como los saltamontes) sino con un ingenioso sistema hidráulico usando su sangre como fluido impulsor. Pueden saltar de 20 a 80 veces su propio tamaño… la Bagheera, cuyo nombre es un homenaje a la pantera de El Libro de la Selva de Kipling, no usa esta estrategia para cazar sino para escapar.

Bagheera se alimenta básicamente de brotes tiernos de acacia, planta que vive en simbiosis con colonias de hormigas: las hormigas comen de la acacia y la protegen de depredadores, así que la araña debe a menudo huir de los policiales insectos saltando de rama en rama. Es la primera especie de araña herbívora que se conoce, y aunque fue documentada en el siglo XIX, no se ha estudiado en su hábitat (las selvas de México y Costa Rica) hasta ahora.

Cuando veas un Saltícido en un rincón, en lugar de aplastarlo, míralo a los ojos. Son unos ojos preciosos y complejos, capaces de ver en color: estas arañas diurnas y solitarias, cuyas hembras protegen la puesta de huevos e incluso a sus crías llevándolas sobre su cuerpo, tienen una curiosidad manifiesta y no huyen de los enormes humanos sino que se acercan a investigar -saltan a tu mano, retroceden, miran desde lejos. Aparte de moscas y polillas, comen a veces néctar y polen de flores. La mayoría son demasiado pequeñas como para atravesar tu piel con sus quelíceros. ¡No la mates!

Documento en National Geographic – visto en Zooilogix.