La cueva de Nerja (en Málaga, España) es la primera sima kárstica que visité en mi vida: una serie de salas en las que la piedra caliza, modelada por el agua y los milenios, ha dado lugar a estructuras de gran belleza. También ha servido de refugio a todo tipo de animales a lo largo del tiempo, incluyendo a ejemplares de nuestra especie: hay pinturas del solutrense, magdaleniense  (paleolítico superior) y postpaleolítico, y en una de las exhibiciones aparecen los restos muy bien conservados del hombre de Cro-Magnon. Estamos hablando de una época que va hacia atrás unos 22.000 años, y los restos orgánicos más antiguos hallados en la cueva se remontan al gravetiense (24.500 años)

Pero si los resultados de las investigaciones de José Luis Sanchidrián, profesor de Prehistoria de la Universidad de Córdoba, son correctos, algunas de las pinturas -concretamente seis representaciones de focas- podrían ser mucho más antiguas: unos trozos de carbón hallados justo debajo de las focas han sido datados en torno a los 42.000 años de antigüedad. Sería la representación artística más antigua conocida*… o no. En esa época, la cueva pudo haber estado habitada por nuestros primos los Homo neanderthalensis, lo que multiplica la molonidad de la noticia en un factor de varios decimales: sería la primera obra de arte no humana que encontramos.

Efectivamente los Neandertal (ya se denominen Homo neanderthalensis u Homo sapiens neanderthalensis, como algunos aún lo denominan) son una especie diferente a la humana (H. sapiens sapiens). Aunque en el último siglo se les ha ido atribuyendo más y más refinamientos, siempre se ha pintado al Neandertal como el prototípico bruto del garrote, y de hecho se suele considerar a esta especie como incapaz de tener “sensibilidad artística”. El artesanato musteriense es muy práctico, y aparte de haber inventado el sepulcro -lo cual ya da idea de pensamiento abstracto elaborado, “espiritualidad” por así decirlo- no tiene ningún resto de escultura o pintura asociado.

Así que si estas foquitas resultan ser tan viejas como se dice (cosa que se comprobará analizando muestras de pigmentos directamente extraídos de la pared) y sabiendo que hace 42.000 años el Cro-Magnon estaba aún lejos de esta parte de Europa, tendremos una razón de más para visitar la Cueva y para darle unos puntos más al pobre Neandertal y a todos aquellos predecesores del hombre moderno que sin duda también supieron apreciar la estética y la habilidad casi mágica de poder  invocar las sombras de las cosas con un trozo de pigmento**.

(Por cierto ¿focas? creo que es la primera vez que veo una pintura rupestre paleolítica que representa focas. Desde luego son más fáciles de dibujar que los ciervos y mamuts que vinieron después).

* Hasta ahora el Mamut de Vogelherd  (una figurita de marfil con forma de mamut de factura Cro-Magnon) descubierto en 2006 en Alemania y con una datación de 35.000 años, era considerado la obra de arte más antigua de la humanidad.

** Creadores de Sombras. Mola más que “Diseñador gráfico” o Pintamonas.

Web oficial de la Cueva de Nerja.
Visto en New Scientist.