Inside a Numantian home Durante mi reciente visita al recinto arqueológico de Numancia, quedé maravillado ante lo moderno que resultaba el entorno doméstico de los celtíberos; o tal vez lo poco que habíamos evolucionado hasta hace cien o cincuenta años. La casa típica de la Edad del Bronce era muy parecida a cualquier cortijo de algunos años atrás, si quitamos la luz eléctrica. El sitio donde se levantaba Numancia era un terreno estratégico, pero incluso en mayo hacía un frío espantoso al caer la tarde; así que había muchos elementos ingeniosos para mejorar el confort, por ejemplo que la habitación del ganado estuviera dentro de la casa (es la puerta del fondo en la foto) para estar todos calentitos, hombres, cabras y cerdos.

– ¿Y el olor?

– Ah, no pasa nada, los cerdos son bastante tolerantes.

Las calles no se cruzaban sino que las esquinas de las casas formaban una especie de aspa o esvástica; de esta forma el viento se cortaba y era menos horrible salir por la noche. También disponían de pasos de cebra 3D en forma de grandes piedras colocadas cerca de las esquinas. Estos pasos eran para no mancharse las botas de fango cuando llovía… o cuando corrían las aguas menores de algún vecino.

Otro dato sorprendente era la dieta celtíbera. Mayormente consistía en frutos secos y caelia (cerveza de trigo). Pipas y litronas. Me imagino la impresión de los disciplinados romanos al descubrir estas aldeas, con el suelo lleno de cáscaras y cascos de cerveza. Ah, otra cosa que reseñan los romanos es la costumbre de este pueblo de bañarse en su propia orina (Diodoro Sículo, Estrabón). Esto también se ve en los actuales comedores de frutos secos, a veces. ¿Fumarían algo?

(Más fotos variadas en Flickr)