Un equipo de artistas han imaginado y están llevando a cabo una instalación que deja a los edificios envueltos de Christo muy atrás. Se trata de un plátano gigantesco en órbita geoestacionaria sobre Texas.

Zeppelin banana

La pieza, un zepelín de helio de 300 metros, flotará en una órbita baja y será visible día y noche en los cielos tejanos con un diámetro aparente de 1/3 de la Luna. En la web se dan todos los detalles de producción y hasta el razonamiento (por qué?). Es realmente interesante.

La web del plátano, aquí.

Visto en BoingBoing.