Estaba viendo El Ángel Exterminador, de Buñuel, y francamente me estaba durmiendo por la hora que era, cuando de repente oí entre sueños:
Per Adonai Eloim

-No puede ser -pensé. Pero me quedé atento y vi que una de las mujeres que duermen en la habitación (ya sabéis, la historia va de un grupo de personas que quedan atrapados en una habitación sin poder salir) empezó a recitar:

Adonai Sabaoth, Metatron

¡No podía ser! Pero sí lo era. La mujer, abrasada por la fiebre, estaba recitando una invocación muy poco usual. De hecho sólo me consta que aparezca escrita tal como fue recitada en un sitio: la novela de H.P.Lovecraft, El Caso de Charles Dexter Ward. Esta escena semi-onírica es de las más sobrenaturales de la película, con el acuchillamiento de una mano solitaria que se arrastra por la alfombra. Posteriormente, en una especie de ritual mágico, se repite la llamada (en este caso combinada con frases que no corresponden al ritual original)
¿Cómo Buñuel en los años 60 pudo tener acceso a este rito? La moda de Lovecraft no comenzó hasta mediados los setenta en USA, aunque la novela fue publicada en los 30. La invocación completa es tan rara que algunos aún creen que fue una invención del propo Lovecraft (es mejor así…) y no pienso citarla completa para evitar alguna catástrofe por parte de inconscientes que gustan de jugar con esas cosas.

En fin, un misterio más para citar aquí, y ¿cómo no? surgido entre sueños, como debe ser…

Comparte!