Brasil, Brasil

Brasil, Brasil

pantalla

mmh?

Brasil, en mi imaginación de chico -y por lo que se veía en las revistas- era una especie de combinación entre Sodoma, Gomorra, Babilonia y el refugio ese de Matrix donde se tiraban todo el día bailando, sudando medio desnudos y apretando las carnes. Seguro que no es tan así, seguro.

Por lo visto esta es una de esas noticias en las que los periodistas no pueden evitar la tentación de redactar titulares deliciosos. Se refiere realmente a unos insectos trogloditas del género Neotrogla, del orden Psocoptera. Estos piojillos han invertido completamente la mecánica de la cópula, disponiendo la hembra de un “pene” o ginosoma dotado de púas con el que aferran y penetran al macho por su órgano viril arqueado y hueco obligándolo a una cópula de hasta setenta horas de duración. Básicamente los exprimen.

No es tan raro como lo pintan (de hecho muchos animales tienen roles invertidos, por ejemplo la hiena moteada dispone de un clítoris de 20 centímetros, mayor que el pene de sus machos) y más tratándose de insectos -que son criaturas dadas a la superespecialización- pero la noticia hace replantear un poco el significado del género sexual. Me quedo con la bonita frase destacada del artículo:

Posiblemente el macho proporciona nutritivos regalos seminales junto al esperma que recoge la hembra

Female Penis, Male Vagina, and Their Correlated Evolution in a Cave Insect, en Cell.com

Visto en SINC.

Esto no significa que el blog vuelva a la vida, eh? Los problemas crecen.