El monolito de Baalbek

El monolito de Baalbek

Complejo templario de Baalbek. Arriba a la izquierda, el Templo de JúpiterDentro del catálogo de OOPArts que vengo reseñando hace algún tiempo -me refiero a esos objetos arqueológicos misteriosos que parecen estar fuera de lugar cronológica o geográficamente- aparecen los Monolitos de Baalbek. Estos impresionantes bloques de piedra caliza y forma oblonga están situados en un yacimiento romano al este del Líbano, a 1150 metros sobre el nivel del mar, que corresponde con la antigua ciudad fenicia dedicada al dios Baal. Más adelante, durante la ocupación griega y luego romana, el lugar albergaría un complejo de templos muy importante dedicados a dioses del panteón grecolatino.

Los bloques que nos ocupan están en la base del Templo de Júpiter erigido por Augusto en el 27 a.C. El gigantesco edificio se acabó bajo Nerón sobre el año 60 d.C. y es uno de los templos más impresionantes de la antigüedad. La base sobre la que se erigieron las enormes columnas (actualmente, sólo quedan seis en pie) es la del templo de Helios, de época helenística, y tal vez ya estuviera allí en un templo anterior dedicado a Baal. En esta base aparece lo que se ha El Trilithon en la base del Templo. Nótese el tamaño de las personas arriba.denominado el trilithon: tres piedras talladas, grandes como un contenedor y de 750 toneladas cada una. Otro bloque aún más grande se encuentra en la cantera cercana: 21,5 metros de largo por 4,3 de sección cuadrada. La llaman ḥaǧar al-ḥublā, Piedra de la Embarazada.

En principio no hay problema tecnológico en el tallado in situ de un bloque de piedra con la tecnología romana (o griega, o cananea): es cuestión de tiempo y mano de obra. La cosa se complica cuando hablamos del transporte de esos bloques de 750 t., o las 1000 t. del que quedó en la cantera; los bloques más grandes de las pirámides de Gizeh llegan a las sesenta t., lo normal son 2,5 toneladas. ¿Se podría mover esa mole incluso con la tecnología actual? El caso es que sí, y con la del siglo XVIII: la Piedra del Trueno (base del monumento a Pedro el Grande) 1500 toneladas, desde Finlandia a San Petersburgo, con materiales prácticamente idénticos a los que tenían los romanos: poleas, sogas, y estructuras de madera.

La cantera de Baalbek con el nuevo monolito a la derecha. Imagen © Deutsches Archäologisches InstitutLa idea es que el bloque final se empezó a tallar pero al final no hizo falta y por eso no se siguió la tarea. De hecho, este verano el Deutsches Archäologisches Institut estaba excavando en la cantera y descubrieron otro bloque aún más gordo: 1650 toneladas, enterrado justo al lado de la Piedra de la Embarazada. Este nuevo bloque se ve en rústico y parece que no se acabaría el tallado hasta después del transporte, para evitar su rotura.

Largest ancient stone block discovered in Baalbek, en Archaeology News Network

El traslado del Trilithon, en lamentiraestaahifuera.com

El misterio de los círculos de piedra

El misterio de los círculos de piedra

En Jordania y Siria se encuentran algunos monumentos históricos fabulosos, desde la mítica Petra (capital de los nabateos) a ciudades romanas o fortalezas templarias. Pero menos conocidas, aunque también enigmáticas, son ciertas estructuras gigantescas de uso y edad desconocida que se alzan en el desierto y sólo se perciben desde el cielo.

Círculo de piedra J1, 390 metros. foto ©: David L. Kennedy / APAAME Bueno, decir que se alzan es algo exagerado. Estas estructuras circulares de piedra consisten en un muro de unos 400 metros de diámetro, sin aperturas ni tabiques internos, con una altura de medio metro aproximadamente. Su factura es elemental: piedras sin tallar del mismo sitio acomodadas una sobre otra sin argamasa. Se diría que es la pared de un corral o un talud de cultivo, de no ser por las proporciones totalmente imprácticas para cualquiera de las dos cosas. Tampoco sirven como depósito de agua, y el tamaño los vuelve inútiles para proteger el suelo y cultivos de la erosión del viento (como se hace en Canarias).

Lo interesante es la precisión con que están realizados. Hasta el momento se han registrado 12 artefactos en Jordania y uno en Siria: todos menos uno son perfectos círculos de 390-420 metros (distorsionados, sí, por las ondulaciones del terreno). Hacer algo redondo no es difícil si hablamos de cinco o diez metros, pero ¿400? Por lo demás, la realización sería cosa de una semana para un grupo de una docena de personas, ya que como hemos dicho son muretes bajos de piedra seca.

Las paredes de los círculos vistas desde tierra. foto ©: David L. Kennedy / APAAME La antigüedad de los círculos podría servirnos para dilucidar su uso, ubicándolos en una cultura y circunstancias climáticas, pero como no hay restos asociados lo más que se puede decir es que al menos tienen dos mil años. Su edad máxima es, de momento, imposible de establecer. Cerca de algunos pasan calzadas romanas, y otros han sido deformados o cruzados por caminos y obras posteriores. Fueron documentados ya en fotos aéreas realizadas hacia 1920, y al menos dos han sido destruidos: uno en Jordania hace unas décadas, y el de Siria hará diez años. Se han encontrado restos de objetos, pero no se puede confirmar una asociación directa con los constructores de los círculos; tan sólo confirmar que ya estaban allí cuando las piezas fueron abandonadas.

Todo esto exigirá años de trabajo de campo, y como el interés por los círculos no se ha despertado hasta hace poco, sin duda tomará su tiempo. De momento la Aerial Photographic Archive for Archaeology in the Middle East (APAAME) dirigida por dos profesores de arqueología, David Kennedy y Robert Bewley, se dedica a documentar extensivamente estas y otras estructuras arquitectónicas escondidas en el desierto para detectarlas, preservarlas y llamar la atención sobre ellas.

Página de la APAAME

Archivo fotográfico de APAAME en flickr (filtro de búsqueda: círculos)

Bebidas energéticas: el pulque

Bebidas energéticas: el pulque

El pulque, suplemento dietéticoseeh

Un grupo de arqueólogos ha rastreado restos de pulque en vasijas procedentes de Teotihuacán, la antigua capital mesoamericana (50-650 d.C.); desde luego es el testimonio más antiguo de la elaboración y consumo de esta bebida alcohólica. Su planteamiento es que, en un entorno tan áspero y dependiente de las variaciones climáticas, estos pueblos utilizaban el jugo fermentado como una conserva para los momentos de mayor escasez alimentaria por malas cosechas. De hecho, también en Egipto y Mesopotamia usaban ese “complemento alimenticio” que es la cerveza, que aunque no duraba mucho, se hacía con pan duro: una forma de reciclar. Pero no quiero imaginarme esas mañanitas teotihuacanas, después de una cena a base de tequila casero y con el estómago vacío. ¡Una resaca de mil demonios!

El pulque se fabrica a partir del jugo fermentado del maguey, especialmente el conocido como maguey pulquero (Agave atrovirens); el tequila sin embargo se obtiene del cocimiento del corazón, fermentación y destilación de la A. tequilana; el mezcal, de A. Angustifolia; y el bacanora, de A. yaquiana.

Noticia en Agencia SINC.

Hombres de Neanderthal comegatos

Hombres de Neanderthal comegatos

Hace poco se planteaba en los círculos científicos que los Homo neanderthalensis -fundamentalmente carnívoros, habituados a cazar presas de gran tamaño- se habían extinguido en parte debido a la incapacidad de adaptarse a cazar presas pequeñas como los conejos. Pero un hallazgo en un emplazamiento de hace 55.000 años en Barcelona demuestra que al menos un Felis silvestris fue debidamente procesado (despellejado, comido y rotos los huesos largos para despojarles del tuétano) a tenor de las huellas que se encuentran en los restos óseos.

neanderthal gatos 1 (más…)

Heces humanas antiguas!

Heces humanas antiguas!

Neandertal en el bañoEl análisis de los excrementos humanos más antiguos -correspondientes a Homo neanderthalensis, de hace 50.000 años- vuelve a confirmar que la dieta de esta especie era más variada de lo que creíamos. Los trozos de materia fecal provienen del yacimiento de El Salt (Alicante, España) que lleva excavándose veinte años y contiene algunas de las muestras de fuegos del Paleolítico medio mejor conservadas.

Tradicionalmente se consideraba al Neandertal como un cazador experimentado que había sufrido por el descenso de presas durante la glaciación y la competencia con los sapiens que empezaban a ocupar su territorio, lo cual acabó disminuyendo su población y acabó extinguiéndolos. Se decía que eran incapaces de capturar conejos y presas pequeñas, tan cortitos de mente eran (esta última hipótesis es tan reciente como en 2008, vamos, que no estamos hablando de especulaciones del siglo XIX). Pero análisis más recientes empezaron a mostrar nuevas evidencias de una dieta compleja: parece que el Neandertal hacía sopitas de verdura y tomaba té de manzanilla y aquilea. Incluso es posible que desarrollara una farmacopea elemental a base de hierbas. (más…)

Un traje blindado para investigar en Antikythera

Un traje blindado para investigar en Antikythera

El mecanismo de Antikythera tal como se expone en AtenasEn octubre de 1900 un recolector de esponjas griego realizó un hallazgo inesperado bajo el mar en Antikythera, una isla al norte de Creta: un naufragio romano del 87 a.C. que contenía cientos de piezas griegas del siglo III a.C. Posteriores expediciones rescatarían de estas aguas frías a una profundidad entre 35 y 60 metros ánforas, jarras, monedas y esculturas; el último descenso durante el siglo XX lo realizó el equipo de Jacques Costeau en 1976, pero a esa profundidad los aqualungs no podían permanecer más de unos minutos sin correr peligro. Muchos años más tarde, en 2012, un equipo de la Agencia Griega para la Arqueología Submarina asistido por Brendan Foley –arqueólogo marino del Instituto Oceanográfico de Woods Hole, USA- observaron que el naufragio, casi seguramente un cargamento de botín de guerra destinado a Roma, debía ser de al menos dos naves, con restos hasta los 120 metros de profundidad.

Una de las primeras expediciones en 1901 recuperó un trozo de bronce corroído del cual asomaban unas ruedas dentadas y que quedó al margen de los estudios ya que se consideraba un anacronismo. En los años ’70 se efectuaron radiografías de los 82 fragmentos de que consta el objeto, descubriendo un mecanismo complejo con al menos 30 engranajes y escalas, incluyendo diferenciales (mecanismos que permiten cambiar la velocidad de giro). El mecanismo de Antikythera se volvió célebre de repente: era el OPArt por excelencia, un objeto irrefutablemente auténtico que no debía estar ahí. La tecnología utilizada no se (re)descubriría hasta el siglo XVI y sabemos que los griegos del 300 a.C. no tenían máquinas tan complejas, así que todo el asunto se trataba irregularmente: de tapadillo en los círculos académicos, y poniéndolo como una muestra del viaje en el tiempo o contactos extraterrestres por parte de los Von Däniken de turno. Hasta hace no mucho, con reconstrucciones primorosas e hipótesis bien planteadas, no se dijo abiertamente lo que posiblemente fuera: una calculadora astronómica extraordinariamente elaborada capaz de predecir eventos celestes y el movimiento de los astros conocidos (el Sol, la Luna y los cinco planetas). Por algunas referencias, es posible que esta máquina estuviera basada en conceptos o incluso construida por el propio Arquímedes.

El ExoSuit desarrollado por Nuytco ResearchLa cuestión es que un mecanismo tan sofisticado no puede aparecer aislado por muy genial que fuera Arquímedes, así que debió haber una tradición de “artesanía tecnológica” oculta antes y después. Citas posteriores romanas, bizantinas y árabes mencionan repetidas veces estos mecanismos ingeniosos basados en textos griegos ocultos en monasterios: es posible que esta tradición, perpetuada en el mundo árabe y recuperada por Occidente después de las Cruzadas, diera origen de hecho a la relojería moderna.

Así que la próxima expedición submarina planea utilizar algo mejor que un traje de buzo: el ExoSuit, una armadura de aluminio capaz de soportar las altas presiones manteniendo el interior -y el cuerpo del buzo- a la presión estándar de superficie. Esto evitará los largos períodos de descompresión que conlleva trabajar a esas profundidades; además, el ExoSuit -prácticamente un batiscafo con forma humana- dispone de impulsores para moverse y una autonomía de cinco horas de trabajo, con lo cual el equipo de inmersión podrá trabajar con mucho más detalle en los restos. Por supuesto incluye cámaras, focos, una conexión de gigabit Ethernet con la superficie a través del cable de conexión y varios sistemas de monitorización. La exploración detallada del naufragio podría tal vez aportarnos más información sobre la calculadora de Antikythera o, quién sabe, tal vez algún otro dispositivo del mismo ignoto autor.

Visto en phys.org.