Los monos también ven las pareidolias

Los monos también ven las pareidolias

Parece que no somos los únicos a los que la vista engaña; otros primates también son capaces de ver una cara en un enchufe o una mancha de humedad.

Más de una vez hemos hablado por aquí de las pareidolias, esa combinación de una forma sugerente (en una nube, en la pintura, o cualquier estructura de elementos más o menos complejos visualmente) y la capacidad adquirida por nuestro cerebro de reconocer patrones e interpretarlos como objetos conocidos, principalmente caras. Se ha sugerido que la función original de este mecanismo era reconocer depredadores entre las complejas texturas de un bosque; la parte menos camuflable y más peligrosa de un depredador suele ser la cara, con ojos y boca.

Por lo tanto, no resulta raro el resultado del estudio dirigido por Jessica Taubert para el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos en Maryland. Taubert y sus colegas entrenaron a cinco monos rhesus para que observaran pares de fotos. Cada foto mostraba un objeto inanimado que provoca pareidolia en los seres humanos, un objeto equivalente que no, o la cara de un mono de verdad.

pareidolias monos

La muestra fue extensa -se le enseñaron a los monos 1980 combinaciones de pares de fotos- y se analizó el tiempo que se tomaban en mirar la foto; se daba por hecho que los sujetos mirarían con más atención una cara que un objeto aleatorio (a no ser que fuera una banana :)) y así fue. Con un detalle: miraban más atentamente las pareidolias que las caras de otros monos, tal vez por una cierta reluctancia a mirar fijamente la cara de un congénere. Eso indica que también se dan cuenta de que no son realmente caras.

Tampoco es raro que la mayor atención visual se centrara en los ojos y las bocas. Parece que el Smiley es la unidad básica de identificación visual, y también los puntos clave para detectar emociones o comportamientos en el sujeto observado -un factor fundamental para la comunicación no verbal y la consolidación de un grupo social.

Face Pareidolia in the Rhesus Monkey, en Current Biology

La evolución produce penes y cerebros más grandes (en peces)

La evolución produce penes y cerebros más grandes (en peces)

Gambusia holbrooki: cerebros y penes grandesUn estudio sobre peces mosquito (Gambusia holbrooki, pariente del guppy común) ha mostrado una “carrera armamentística” en la especie: los machos van desarrollando un gonopodio más grande para optimizar su éxito reproductivo, mientras que las hembras mejoran su cerebro para escapar de los machos.

Y es que la vida sexual de la Gambusia no es muy romántica que digamos. El macho no tiene una danza de cortejo ni hace regalitos -como las arañas o algunos pájaros- sino que se dedica al ataque por fuerza bruta: intenta copular varios miles de veces al día hasta que alguna vez tiene éxito.

Para esto, está claro que estar dotado de una buena herramienta es fundamental. En este caso, el pene* es un gonopodio: una aleta anal modificada que canaliza el esperma en la hembra. Esto no resulta divertido para la peza** y se desarrolla una relación dinámica muy similar a la de depredador-presa.

Ya sabemos a dónde lleva esto: una situación de Reina Roja, que va aumentando las capacidades de ambas partes para mantener el equilibrio. Así, mientras el gonopodio de Gambusia es más grande que el de otros peces en los que la agresividad no forma parte de las costumbres de apareamiento (y no quiero moralizar sobre el tema) el cerebro de la hembra se va modificando.

No sólo se hace más grande, sino que se desarrolla en partes específicas: el tectum (que viene a ser el procesador de imágenes del cerebro) el bulbo olfatorio, el cerebelo, tienen un tamaño que se dispara en relación a otros peces hembra… y a los propios machos de Gambusia, cuyo cerebro se queda en la mitad.

De cualquier manera, tampoco hay que ver esto con ojos demasiado humanos: no es que los machos sean unos neandertales que van violando por ahí. La hembra es tres veces más grande, y la postura que exige el gonopodio no se puede obtener a la carrera: las maniobras de despiste y huida son una estrategia para copular al fin con el macho más apto (resistente-veloz-megapeniano). Lo que queda claro es que dentro de las características exigidas al macho no está la inteligencia.

Artificial selection on male genitalia length alters female brain size, en los Proceedings of the Royal Society

*Mientras que muchos peces tienen una estrategia más tranquila, que consiste en que la hembra pone los huevos en un sitio y luego el macho los “bombardea” para fertilizarlos (esto es fecundación externa y funciona bien bajo el agua) otras especies han preferido la técnica precisa pero complicada de la cópula o fecundación interna. Complicada en muchos niveles. Qué os voy a contar.

** las palabras acabadas en “z” no tienen forma femenina: pez, portavoz, juez…

La rata-topo desnuda puede sobrevivir sin oxígeno (un rato)

La rata-topo desnuda puede sobrevivir sin oxígeno (un rato)

RufusHemos visto en ocasiones las maravillosas proezas del Heterocephalus glaber o rata-topo desnuda (o ratopín rasurado, pero eso suena demasiado informal): un roedor africano que vive en colonias como las hormigas, es inmune al cáncer, vive diez veces más que un ratón y es tremendamente resiliente.

Sabíamos que, probablemente por su forma de vida (en madrigueras bajo tierra, con poca ventilación) es capaz de aguantar hasta seis veces más tiempo sin oxígeno que otros animales: pero no estaba claro el mecanismo.

Esta semana se ha publicado en Science el trabajo de un equipo de investigadores realizado en la Universidad de Illinois en Chicago (USA) que ha descubierto algo inusual: el condiciones de anoxia, la rata-topo cambia su metabolismo aeróbico -es decir, el sistema de obtener energía respirando oxígeno que usamos todos- a uno anaeróbico, obteniendo energía a través de la glicólisis de la fructosa. Esto es un mecanismo que se había observado en plantas, y jamás en un mamífero.

Los animales privados de oxígeno entraban en shock y bajaban sus constantes vitales hasta un estado de “animación suspendida”. Se liberaban grandes cantidades de fructosa (un tipo de azúcar presente en la fruta y la miel, por ejemplo) en el torrente sanguíneo, que era transportada a las células cerebrales mediante bombas moleculares. Tras haber reoxigenado la atmósfera 18 minutos más tarde, los animalitos se despertaban sin ningún tipo de daño funcional o neurológico…

Esta forma de respiración glicólica tan inusual marca otra diferencia entre una rata-topo y una rata blanca cualquiera, o un humano, que mueren o quedan gravemente afectados a nivel neurológico cuando la privación de oxígeno dura unos pocos minutos. La diferencia debe estar en unos pocos genes, y esa es la dirección a la que apuntan las nuevas investigaciones. Mientras tanto, la rata-topo puede enorgullecerse sabiéndose superior al resto de los mamíferos.

Fructose-driven glycolysis supports anoxia resistance in the naked mole-rat, en Science

visto en SINC.

Felis Irae: agresividad y Toxoplasma

Felis Irae: agresividad y Toxoplasma

toxoplasma-cabreo-gatos

Hay una enfermedad de esas modernas, que antes te daban una paliza o te llamaban hijueputa pero ahora es un trastorno (lo cual ha mejorado mucho la comprensión, tolerancia y condición de vida de muchos de los susodichos) una enfermedad, como digo, denominada Desorden Explosivo Intermitente: consiste en estallidos repentinos de ira y agresividad descontrolada. Es relativamente común, y difícil de diagnosticar ya que hay que excluir otras causas para estos ataques de rabia.

Las causas que se han barajado son muchas: lesiones en el córtex prefrontal, bajos niveles cerebrales de serotonina, una condición hereditaria (un polimorfismo del gen que sintetiza triptófano hidroxilasa). Similar es el Síndrome de Amok*, que consiste en un acceso de rabia homicida que ocasionalmente acaba en suicidio, pero esto parece ser algo más cultural que patológico. El Amok es cuando a alguien se le acaba la paciencia; el DEI no requiere tal desgaste, simplemente se tiene un arrebato desproporcionado en comparación con la causa.

Claro, este desorden es causa de muchas penurias: despidos, rotura de relaciones, rotura de cosas. Si se pudiera detectar una causa fisiológica definitiva, esto podría llevar a una cura… esto condujo a Emil Coccaro, profesor de psiquiatría en la Universidad de Chicago, a realizar un estudio sobre gente con este trastorno. Desde 1991a 2008 ha analizado 358 sujetos con DEI, y un factor relevante parece que es ser seropositivo al parásito Toxoplasma gondii.

Toxoplasmosis y hacking

Toxoplasma gondii, fase sexual (taquizoítos)Es interesante. La toxoplasmosis es una enfermedad extraña, ya que el parásito se encuentra fuera de lugar en su ciclo natural. Veréis, Toxoplasma tiene un ciclo vital complicado: depende del gato para fabricar huevos, y sólo puede entrar a un gato si éste come carne infectada. Así que ha adquirido la habilidad de modificar el comportamiento de los ratones para que éstos pierdan el terror innato que tienen al olor a pis de gato. El ratón con el cerebro hackeado y lleno de parásitos se expone a ser comido con facilidad.

Es una estrategia ingeniosa pero no rara: hay hongos que alteran el comportamiento de hormigas, y gusanos que obligan a caracoles acuáticos a suicidarse llamando a los pájaros para que se los coman, con el único fin de que su parásito llegue a destino (la panza del pájaro). Pero, ¿qué pasa cuando Toxoplasma toca el sistema nervioso de algo que no es un ratón?

En el caso de los humanos, se ha anotado un aumento en comportamientos de alto riesgo, tales como una lentitud para reaccionar, sentimientos de inseguridad y neurosis que parece que aumentan la propensión al suicidio. En cambio, el pis de gato sigue resultando detestable: la alteración deseada por el parásito ya no da los resultados esperados, es como usar un programa informático en un sistema operativo que no le corresponde. Aún así, en una serie de casos, funciona.

Ataques y stress

Como hemos dicho, el bicho vive en los humanos prisionero de su propia trampa: si se está quieto seguirá allí toda la vida, pero si se mueve el sistema inmune lo atacará. Por eso, cuando hay una bajada de defensas, Toxoplasma tiene su oportunidad (igual que el virus del herpes zóster, que causa la culebrilla) y ataca. Por aquí podríamos vincular los estados de stress con los ataques de DIE, ya sea por la actividad del parásito o por la respuesta inmune: esto aún no está claro.

El estudio sigue, ahora centrándose en poblaciones con alta incidencia de toxoplasmosis (comunidades Amish) y el estudio de los neurotransmisores afectados en el ciclo del parásito. De momento no se plantea siquiera una cura, sino más bien concretar si la relación infección-comportamiento es acertada.

Toxoplasma gondii Infection: Relationship With Aggression in Psychiatric Subjects, en el Journal of Clinical Psychiatry

*No, no le pusieron así por el episodio aquel de Star Trek, so friki. Esto ya lo contaban Kipling y Zweig décadas antes.

Estrategias anti-felinos: ojos en el culo

Estrategias anti-felinos: ojos en el culo

hindúes con careta anti-tigreUna tradición hindú cuenta que los tigres jamás atacan a un humano de frente, y por ello algunos pobladores de los Sundarbans y otras zonas con población de estos felinos suelen llevar una careta de cartón o madera al revés, es decir, en la nuca. Por tonto que esto parezca, es cierto que en el reino animal abundan los ejemplos de caras y ojos falsos que aterran a los depredadores (por ejemplo polillas cuyas alas parecen la cara de un búho u orugas que reproducen una cabeza de serpiente en la parte trasera). También imagino que, según el tigre y el hambre que tenga, alguno habrá que ataque de frente; pero si con eso evitan el 80% de los ataques, mira, bienvenida sea la careta.

En África no hay tigres pero tienen leones. Dada la cada vez mayor extensión de las poblaciones humanas en territorio antes virgen, es normal que ambos animales interactúen con consecuencias feas. Los leones atacan, más que a los humanos, al ganado -más fácil de capturar que sus presas naturales- lo que provoca pérdidas muy importantes en unas aldeas ya de por sí pobres.

¿Cómo puede protegerse un granjero de un área rural, cuyo ganado pernocta en unas empalizadas hechas con zarzas, de estos ataques furtivos? Construir corrales de chapa u hormigón está fuera de lugar. Los leones, por su parte, están protegidos como especie: si ya aquí en Europa, con más medios, es difícil proteger los rebaños de ovejas de los ataques de lobos y al mismo tiempo proteger al lobo, en países como Botswana no te digo nada. Pero una estrategia barata ideada por un biólogo de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) podría ayudar a paliar dichos ataques.

vaca con ojos en el culoEstudiando el comportamiento depredador del león, que es un cazador por acecho (es decir, actúa como los gatos: se acerca sigilosamente lo más posible a la presa y ejecuta un ataque fulminante) se dieron cuenta que cuando la presa -digamos un impala- descubre al león, éste se retira. Así que se les ocurrió pintar unos ojos en las nalgas de la vaca, como si fuera una enorme polilla.

El experimento, llevado a cabo en Botswana con la colaboración del Botswana Predator Conservation Trust, tomó en cuenta un rebaño de 62 vacas del cual pintaron a la tercera parte. En los primeros controles estadísticos, todas las vacas con ojos en el culo volvieron sanas y salvas, contra tres bajas de vacas no pintadas. Es un estudio escaso (diez semanas) pero prometedor.

El experimento prosigue, y admite crowdfundinghttps://experiment.com/projects/i-cows-can-intimidating-eye-patterns-painted-onto-cows-reduce-lion-attacks

Primates solitarios

Primates solitarios

noticia monos de Gibraltar - primates solitarios

Yo meditando delante del Mac

Parece que estos monos, según el estudio, hacen menos relaciones sociales que cuando son jóvenes; esto, supongo que unido al hecho de que sus colegas van palmando, hace que su “círculo social” se reduzca. Es su vínculo con los más jóvenes lo que los obliga a crear nuevos enlaces sociales, proceso que con la edad se vuelve más y más estresante. ¿Os suena de algo?

Si es queee… está claro que el hombre no desciende del mono, pero el parentesco es innegable.