Un ojo unicelular

Un ojo unicelular

En tecnología, los humanos tendemos a la miniaturización: no sólo a nivel de circuitería, sino que -por ejemplo- las lentes de las cámaras de los teléfonos móviles tienen una complejidad y calidad impensable hace algún tiempo. El límite está en el nivel mínimo de los componentes, claro.

oceloideA nivel biológico pasa lo mismo. Muchos órganos tienen un tamaño o complejidad mínima por debajo de la cual no serían funcionales. El ojo -tal vez uno de los órganos más estudiados de la anatomía- consta de algunas estructuras básicas que coinciden con las cámaras que hablábamos antes: una superficie sensible a la luz, una pieza de gelatina transparente que canalice la luz, y ya como complementos lujosos podemos añadir una lente para enfocar mejor, un iris o diafragma para regular la cantidad de radiación, un párpado… los primeros ojos fósiles aparecen ya al principio del libro de la vida, en animales como Hallucigenia o los primitivos trilobites en los cuales ya se observa el predecesor del ojo compuesto de los artrópodos.

Por otra parte, a este mecanismo se le supone más de un origen evolutivo, es decir, fue una solución tan práctica que distintas ramas de la vida lo obtuvieron a partir de sistemas independientes. Así el maravilloso ojo del pulpo es diferente del nuestro, aunque su estructura se parece bastante. Pero nunca se había observado un ojo en un ser unicelular: es como encontrar una pata o un cerebro, algo demasiado complejo para un ser “de una pieza”. Así, pues, cuando Oscar Hertwig analizó en 1884 cierto grupo de dinoflagelados marinos algo raros y descubrió este pseudo-ojo u oceloide, los científicos de su tiempo pensaron que era algo que había comido el bicho, tal vez el ojo de una medusa. (más…)

Tiburón de bolsillo

mollisquamaEl descubrimiento animal de este mes es un pequeño y raro tiburón que viene no de las profundidades antárticas o alguna jungla profunda (lo cual sería inquietante) sino de las aguas a 190 millas frente a la costa de Louisiana, USA. Un proyecto de NOAA para la investigación de cachalotes recogió en 2010 una muestra de peces que quedaron en el congelador durante tres años hasta que hubo tiempo de estudiarlos, y allí apareció este escualo negro con cierta pinta de cachalote -o de la larva de Alien-. Mollisquama sp. pertenece a la familia Dalatiidae, que reúne al tiburón carocho y al cortagalletas, aunque no es seguro que el tiburón de bolsillo tenga la misma costumbre alimenticia: acercarse a la presa, pegarle un bocado redondo -de ahí lo de cortagalletas- y salir huyendo.

Poco más se puede decir de este animal del cual sólo se conocen dos ejemplares; este es un macho joven; el otro se descubrió en Perú en 1976. El nombre no viene por su tamaño sino por unas glándulas que tiene encima de las aletas pectorales, que parecen bolsillos.
Todos estos hallazgos de especies hacen pensar que ¿cuántos de estos animales son descubrimientos y cuántos son realmente especies recientes? Siempre estamos hablando de extinciones, que es una triste e innegable realidad de este Antropoceno en que vivimos, pero no hay que olvidar que la vida se abre camino y se busca las castañas: tal vez estemos viendo los pobladores del mar futuro.
¿Estará bueno esto en escabeche?

tiburon-de-bolsillo

Visto en NOAA

Descripción en zootaxa.

¿Por qué los buitres no mueren intoxicados?

¿Por qué los buitres no mueren intoxicados?

Buitre orejudo, Torgos tracheliotusBuitres; tal vez el más conocido de los animales carroñeros, aunque hay muchos a distintos niveles desde vertebrados a insectos, gusanos y bacterias. Pero de alguna manera nos parece normal que una mosca pueda chupar excrementos y seguir tan a gusto. Sin embargo un animal más complejo como un buitre o una hiena tiene un aparato digestivo como el nuestro. ¿Por qué nosotros comemos un pescado de anteayer y nos da una gastroenteritis, mientras estos bichos comen cosas podridas y sólo engordan y crecen? Veamos.

Lo primero es analizar lo que comen. El buitre es un ave cosmopolita, con diferentes especies (los del Viejo y Nuevo Mundo pertenecen a diferentes familias, pero se parecen por convergencia). Muy especializado en su oficio, es un excelente volador que usa las corrientes térmicas para planear tranquilamente y barrer grandes extensiones de territorio en busca de comida. Su vista es también buena por necesidad, así como su olfato. Generalmente todas las especies han desarrollado un cuello largo y articulado y cabezas calvas, ideales para penetrar en los cadáveres. El cuero de un búfalo puede ser extremadamente difícil de perforar, y si el cuerpo no ha sido desgarrado por un depredador es difícil acceder a la carne; con lo cual el ave pica a través de los orificios naturales -como hemos dicho, la cabeza está adaptada para ello. (más…)

Pogonomyrmex, la hormiga tóxica

Pogonomyrmex, la hormiga tóxica

Pogonomyrmex maricopaPogonomyrmex maricopa es un tipo de hormiga cosechadora común en la región de Arizona (USA). A diferencia de otras hormigas que utilizan ácido fórmico como medio de defensa, P. maricopa dispone de un complejo veneno compuesto de un cóctel de aminoácidos, péptidos, alcaloides y ácidos cuya dosis letal es de 0,12mg/kg. Es veinte veces más potente que el de una abeja y convierte a Pogonomyrmex en el insecto más venenoso conocido.

De hecho, los himenópteros (por ejemplo abejas, avispas, hormigas) son los insectos mejor preparados en cuanto a venenos. Las propiedades de la toxina que nos ocupa son impresionantes: es neurotóxico, hemolítico, digestivo*, hemorrágico y algogénico: es decir, que afecta a las transmisiones nerviosas, destruye los glóbulos rojos, deshace los capilares (como la picadura de algunas arañas, que te dejan una miríada de puntitos rojos alrededor de la herida) y provoca dolor. Además de esto, mucha gente es alérgica a los venenos himenópteros, lo cual puede ser lo más peligroso de todo.

Claro que un mordisco de esta hormiga no mata: duele horrores durante unas cuatro horas, pero ni remotamente tiene la sofisticación de algunos venenos de otros grupos animales. Tampoco es que le haga falta; una serpiente o una araña caza sola, pero las maricopas son coloniales, y doce mordiscos pueden matar a una rata grande.

* que te digiere a ti, no que siente bien después de las comidas.

Dendrogramma, un nuevo fósil viviente

Dendrogramma enigmatica. imagen © Jean Just , Møbjerg Kristensen,  Jørgen OlesenUnas delicadas y gelatinosas criaturas de las profundidades podrían ser las reliquias vivientes del amanecer de la vida animal en la Tierra. Similares a pequeñas setas de un centímetro de diámetro, los ejemplares de Dendrogramma fueron recolectados por una sonda que capturaba muestras del fondo marino (400-1000 metros de profundidad) en el talud continental de Australia oriental, entre el Estrecho de Bass y Tasmania, durante un crucero en 1986(!). La nave, el ORV Franklin, hacía una recogida de muestras aparentemente rutinaria: todas las muestras fueron filtradas, lavadas con bórax, metidas en formol y luego en alcohol para conservarlas. Se han definido temporalmente dos especies, D. enigmatica y D. discoides, ligeramente diferentes. Parece un organismo pedunculado con un pie carnoso; no tiene simetría bilateral ni radial, no hay órganos sexuales ni sistema nervioso, y tampoco un sistema motriz muscular o hidráulico. Podría parecer a primera vista un cnidario (medusas y afines) pero carece de células urticantes. También podría ser un ctenóforo, pero le faltan los peines natatorios característicos de estos animales. Entonces, ¿qué diantres es? (más…)

Vida oculta en el hielo de la Antártida

Vida oculta en el hielo de la Antártida

Extracción de muestras en el lago Whillans, AntártidaUna muestra extraída a 800 metros de profundidad bajo el hielo antártico muestra una increíble variedad de formas de vida microbiana, casi cuatro mil especies de organismos pululando en la oscuridad del lago subglacial Whillans. Si recordáis, hace un par de años un equipo científico ruso en la Antártida sondeó el lago Vostok (también una masa de agua fósil sepultada bajo el manto de hielo continental y aislado del resto de ecosistemas terrestres al menos durante 500.000 años) pero los protocolos de contaminación eran bastante penosos* y los resultados no fueron concluyentes.

Esta nueva expedición (Whillans Ice Stream Subglacial Access Research Drilling – WISSARD) patrocinada por la National Science Foundation ha recogido muestras biológicamente limpias de lo que yace en las profundidades del lago antártico, en aguas privadas de luz, a temperaturas bajo cero y altas presiones. El resultado es un repertorio de 3.931 especies microbianas seguramente quimiotróficas, lo cual es una barbaridad teniendo en cuenta el ambiente. Esto no solo amplía nuestros conceptos acerca de la habitabilidad de los entornos de nuestro planeta, sino que abre posibilidades nuevas en la búsqueda de vida extraterrestre.

* Vamos, que hasta le cayó queroseno de la perforadora, terrible.

Visto en sinc.es