Esta araña hace un muñeco enorme… de ella misma

Señuelo y araña

Las arañas son invertebrados capaces de desarrollar elaboradas estrategias de acecho. Algunas cazadoras tienen su cuerpo y gestos adaptados para camuflarse entre las flores u otros animales; la mayoría llevan un camuflaje genérico para esconderse en la tierra y troncos, pero aún así se preparan nidos provistos de tapa donde se esconden.

Las arañas tejedoras son aún más refinadas: el diseño de cada tela puede estar optimizado para atrapar presas de un tipo específico, con hilos sensores que avisan al animal cuando una presa ha quedado atrapada; hay tendidos impresionantes de varios metros, o densos y algodonosos. Yo he podido probar la resistencia de los hilos estructurales que tienden las Argiope entre los matorrales, casi invisibles pero capaces de frenar el paso de una persona a paso ligero y aun así no romperse. Con esta materia prima fabrican trampas, bolsos, redes portátiles, botellas de inmersión y casas submarinas (específicamente Argyroneta), y también señuelos.

El género Cyclosa de las junglas del Perú es conocido por acumular porquerías -restos de comida, hojas secas, tierra- y entretejerlos con seda arácnida para hacer estos señuelos, que cuelgan de las redes. La utilidad de estos señuelos parece discutible, porque parece que lo esencial de una red es que no se vea, pero lo hacen. (Volviendo a la experiencia personal, una vez vi una guarida de araña en un terreno esquistoso: el animal había colgado trocitos cuadrados de pizarra bituminosa, brillantes como espejos, de hilos a lo ancho de toda la grieta que daba a su refugio. El resultado era parecido a esas cortinas de CD’s viejos que hace la gente. ¿Por qué? Tal vez por la misma razón que los pulpos adornan sus madrigueras con conchas y corales: un intelecto dotado de estética que los humanos que adoramos el pulpo frito nos negamos desesperadamente a reconocer)

En los márgenes del río Tambopata (Amazonia peruana) habita la nueva especie de Cyclosa sin describir, que ha dado un paso más allá y fabrica estos señuelos con forma de araña. Desde lejos, lo que cuelga de la tela aparenta ser una araña mediana, de un par de centímetros, muerta y seca. Pero escondida entre las madejas está la verdadera araña (mucho más pequeña) al acecho.

Varios señuelos

Podría ser que la utilidad del señuelo fuera en parte, distraer a la presa del verdadero peligro; o también que sirviera como contramedida para los ataques de las avispas papeleras (Polistes) que suelen atacarlas.

Noticia en perunature.com

ACTUALIZACIÓN!

Un estudio más detallado en el entorno selvático de estas arañas (muy poco accesible como para hacer estas investigaciones más a menudo) ha revelado que las Cyclosa no sólo utilizan las estructuras aracniformes como refugio contra depredadores suficientemente grandes como para representar un peligro. Parece que tanto machos como hembras colaboran activamente en la fabricación de estas figuras, con un sentido enternecedor: sirven también como guardería, en la que la hembra pone los huevos y las arañitas viven hasta alcanzar una edad y tamaño seguros como para salir al mundo exterior.

Visto en NewScientist.

 

El contradictorio ano del gusano-pene

Ante todo, mis disculpas si has llegado aquí desde un motor de búsquedas: no hay porno sino un poco de biología evolutiva. Estos demonios de buscadores no distinguen una cosa de otra, se nota que han sido creados por científicos.

El gusano pene -técnicamente Priapulus caudatus- forma parte de la veintena de especies del phylum Priapulida; son invertebrados marinos con una proboscis retráctil que les da ese aspecto singular. Los Priapulida fueron catalogados a finales del siglo XIX en el cómodo cajón de “gusanos” que con el tiempo resultaría más complejo de lo que se podían imaginar aquellos naturalistas. En este gráfico de la Wikipedia podemos ver cómo están bien hermanados con los nematodos, los artrópodos y los moluscos -entre otros invertebrados- en el clado Protostomia. En contraposición, el clado Deuterostomia contiene a todos los vertebrados (incluyéndonos) y a los equinodermos: erizos, estrellas de mar, etc.

Qué significa esa separación? Se trata de una clasificación básica de la Zoología que se remonta a 1908 y surge de la forma que adquiere el embrión: la pelotita de células que se forma después de la fertilización del óvulo toma la forma de un saco, es decir, una gástrula, como si ahuecáramos una bola de masa metiendo el dedo. Ese agujerito, en los protostomos, forma la boca (y el comienzo del canal digestivo). En los deuterostomos, forma el ano; la boca aparece más tarde.

Como esta diferencia acaba en cambios estructurales profundos, se mantuvo la estructura del árbol evolutivo con esas dos ramas bien diferenciadas sosteniendo todo lo demás. Y, como repasar embriológicamente la formación de cada ser es dificultoso y los nuevos datos de secuenciación de ADN parecían dar la razón a este esquema clásico, la cosa quedó ahí. Hasta ahora.

Mediante análisis molecular de la expresión de genes, un equipo de las universidades de Bergen y Uppsala (Suecia) ha descubierto que este gusano, prácticamente el prototipo de todos los protostomos primitivos, se desarrolla como un deuterostomo.

Ya se había alterado a los quetognatos, y más recientemente (2008) a los lofóforos de sus clados respectivos; pero esto parece apuntar a que el sitio por el que sale la boca o el ano no es tan importante a nivel de arquitectura, o más bien, que no es significativo a la hora de clasificar un animal.

Noticia en Nature; resumen en Current Biology
Leído en io9 

Gambusia, un pez con gancho

Hace tiempo que no hablamos de penes extraños, pero es que está siendo una temporada muy mala. De todas maneras aquí traigo este bonito pececito dulceacuícola del centro-este de México, Gambusia quadruncus (pez mosquito de los llanos, no confundir con el gambusino o gamusino que es otro bicho).

G. quadruncus convive con otras tres especies del género, pero se distingue por la morfología especial del orificio genital de las hembras. Disponen de un color llamativo, unas marcas para distinguir la especie y también para atraer y señalizar al macho dónde tiene que hacer su trabajo; pero curiosamente al mismo tiempo que atraen al macho con estas señales también utilizan una especie de “tapón” de carne, tejido modificado para bloquear el acceso al poro genital. Este comportamiento contradictorio es muy inusual en las hembras de vertebrados.

Los machos, por otra parte, han desarrollado una contramedida a este sistema: consiste en un gonopodio -pene- equipado con cuatro puntas ganchudas que le dan el aspecto de un arpón:

gonopodio ganchudo de Gambusia

Este instrumento permite no sólo penetrar sino mantener aferrada a la hembra hasta completar la inseminación. Se especula también la posibilidad que, a la manera de los gatos, las espinas sirvan para estimular a la hembra y así garantizar una fecundación en condiciones. Dicho esto, también es probable que las otras especies de Gambusia hayan eliminado la marca colorida para dejar bien claro a los machos arponeadores que no lo intenten.

Artículo en la web de la Universidad de Carolina del Norte.
Visto en io9.

Serpientes.

Ayer a mediodía noté por el rabillo del ojo, al llegar a casa, una especie de tentáculo replegándose bajo el frigorífico. Podía ser una lagartija muy grande o una serpiente de tamaño indefinido… resultó ser una bonita culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis*). Pese a la decoración y los colores, que parecen de una víbora, este ofidio no es venenoso.

(más…)

El pene del equidna

Platypus Perry

Los monotremas usan doble cohete!

Alguna vez hemos hablado de los curiosos penes reptilianos que consisten en dos estructuras -hemipenes- cada una con un vaso deferente, que es el canal que lleva el esperma, y un glande. Los descendientes de los reptiles no han superado esto: las aves no suelen disponer de equipamiento excepto en algunos casos (patos) y su cópula se basa en el rozamiento de las cloacas. Los mamíferos por otra parte tienen un solitario pene. ¿En qué momento perdimos el norte? ¿Acaso el meteorito que acabó con los dinosaurios tuvo algo que ver con esto?

¿Y los monotremas? Son los mamíferos más parecidos a reptiles. El ornitorrinco y su primo el equidna ponen huevos, tienen glándulas venenosas*, no tienen pezones**, las cuales son características arcaicas asociadas a los reptiles. ¿Tal vez…? (más…)

El falosteto, pez con los genitales en la cabeza

Falostetos macho y hembraUna nueva entrada de esas que atraen visitas, esta vez sobre una especie recién descubierta de pececillo del río Mekong, en Vietnam: Phallostethus cuulong (sólo el nombre ya se las trae) es un pequeño -2cm.- pez que vive entre la vegetación superficial de los canales.

A diferencia de la mayor parte de los peces, que practican la fecundación externa -las hembras depositan los huevos en alguna parte y el macho los fecunda rociándolos con esperma; el método está casi a la misma altura de patetismo que el cibersexo en los humanos- este miembro de la familia de los falostétidos dispone de un órgano especial para realizar una fecundación interna, ya se sabe, algo más íntimo. Sólo que no usan un pene, sino un órgano especial -el priapium– que le cuelga debajo de la cabeza.

Simulación informática de cómo sería un humano bajo las condiciones de los falostétidos.

El priapium es una modificación de las aletas pectorales y pélvicas y está dotado de unos mecanismos prensiles para sostener la cabeza de la hembra mientras el esperma es transferido. En las hembras, el oviducto también está situado en la parte delantera del cuerpo, en la región gular debajo de las branquias. (Ambos géneros tienen el ano también dispuesto ahí, lo cual con el tiempo puede evolucionar en prácticas sexuales siniestras).

El artilugio parece funcionar tan bien como un pene estándar, garantizando una fecundación de precisión.

Visto en New Scientist.