Un posible origen de la señal WOW

El Big Ear TelescopeEl 15 de agosto de 1977 a las 23:16, el radiotelescopio Big Ear – una instalación de la Universidad de Ohio que escuchaba emisiones en la frecuencia de 1420 MHz-  recibió,durante 72 segundos, una señal de radio de origen desconocido procedente de la constelación de Sagitario y alcanzando una intensidad 30 veces superior al ruido de fondo. Esta potente y larga emisión no pudo ser rastreada en barridos posteriores, y es uno de los misterios sin resolver de la ciencia moderna. Aunque hay explicaciones lógicas (un evento astronómico e alta energía, el rebote de una emisión terrestre en algún satélite) la más fascinante sería la hipótesis extraterrestre: la frecuencia de 1420 MHz corresponde a la emisión del hidrógeno neutro, el elemento más común del Universo y según algunos astrofísicos la que usaría una civilización avanzada que quisiera comunicarse.

Por otro lado, la ventana de 72 segundos corresponde al tiempo máximo que el Big Ear podía mantenerse fijo sobre una zona del espacio, lo cual encaja con la versión de una señal procedente de fuera. Pero, aunque hubo muchos intentos de rastreo, la señal WOW nunca volvió a detectarse.

La señal WOWAhora, según una hipótesis publicada por Antonio Paris del St. Petersburg College (Florida) el responsable de la señal sería un cometa, con dos posibles candidatos: el 266P/Christensen y el P/2008 Y2 Gibbs. Estos dos bólidos trazaron en esas fechas su órbita, pero aún no los habíamos descubierto. Los cometas, cuando se acercan al Sol, son afectados por sus radiaciones y desprenden considerables volúmenes de hidrógeno en su coma o cola; este hidrógeno sería la causa de la intensa señal. Es una idea interesante, pero lo bueno es que ambos pasarán de nuevo por casa: el Christensen en enero del ’17 y el Gibbs en enero del ’18. Si analizamos su señal de hidrógeno, se podría confirmar que WOW tiene un origen natural… o no.

Hydrogen Clouds from Comets 266/P Christensen and P/2008 Y2 (Gibbs) are Candidates for the Source of the 1977 “WOW” Signal, en Center for Planetary Science

visto en gizmodo.

El motor estelar de la NASA

El motor estelar de la NASA

El PhoenixPor lo visto la NASA ha publicado unos datos referentes a un motor electromagnético (EM) basado en microondas, cuyo mecanismo revolucionaría el viaje espacial tal como lo conocemos. Pero lo que se cuestiona es la viabilidad de ese mismo mecanismo… algo parecido al motor de Alcubierre que hemos mencionado alguna vez. Veamos antes de qué va esto del viaje espacial.

En la Tierra nos movemos de diferentes maneras. Los bípedos avanzamos cayendo hacia adelante y desviándonos hacia arriba con un pie o pata; nuestros vehículos utilizan el método de empujar el suelo hacia atrás con sus ruedas. El agua es un medio más dificultoso para moverse -como cualquier mal nadador sabe- debido a que ofrece menor resistencia. Y el aire es aún peor: necesitamos amplias superficies de sustentación o turbinas de gran potencia para desplazar la cantidad de aire necesaria para avanzar (por no hablar de mantenernos arriba). Si nos damos cuenta, todos estos sistemas usan el mismo principio que enuncia la tercera ley de Newton, el principio de acción y reacción: tenemos que empujar hacia atrás algo para poder avanzar en dirección opuesta. Por ello también se puede ver la dificultad de un viaje por el vacío del espacio, donde no hay nada que empujar con patas, aletas, ruedas o hélices. (más…)

El extraño agujero de Erídano

El extraño agujero de Erídano

Distribución de la materia en el UniversoEl espacio estelar está repartido desigualmente, eso es algo que podemos ver a simple vista; las galaxias y cúmulos se agrupan en filamentos curiosamente similares a las burbujitas de la espuma. Estas superestructuras serían la parte visible de una telaraña de materia oscura que las agrupa, y su conformación posiblemente se deba a la propia configuración del espacio, que debe ser más compleja que una hiperesfera. Pero, haciendo un promedio, se puede decir que la distribución de materia en el espacio es relativamente homogénea. Una de las simulaciones computerizadas más detalladas hechas hasta el momento, la simulación Bolshoi de la Universidad de California, da una idea de cómo se forma este tejido esponjoso:

En 2004 la NASA desplegó la Sonda Wilkison para la Anisotropía de Microondas (WMAP) que, mapeando la radiación de fondo de microondas, detectó una zona anormalmente fría en la constelación Erídano*. Tres años más tarde las características de esta región estaban perfiladas: corresponde a un área de unos 500 a 1000 millones de años luz (150 megapársecs! ¿Cuánto tardaría en recorrerlo el Millenium Falcon?) situada a 6-10 mil millones de años luz del Sol. Se la denomina como el Punto Frío.

Lo que acaba de descubrir un equipo internacional de astrónomos dirigido por el Dr. Istvan Szapudi de la Universidad del Instituto de Hawaii para la Astronomía, usando el telescopio PAN-STARRS del monte Haleakala, es que esa región coincide con una burbuja de supervacío en el espacio. El área está prácticamente vacía de materia convencional o materia oscura, y a una temperatura de radiación de fondo considerablemente inferior al resto**. Es La Nada, y es uno de los objetos más grandes del Universo visible: mirando un poco por debajo de Orión, si se viera, sería una mancha del tamaño de una mano abierta extendida. (más…)

Un escudo protege la Tierra

Cinturones de Van Allen y escudo plasmasférico La Tierra es un enorme imán, gracias a su núcleo ferroso que gira generando un campo magnético potente. Aparte de ayudarnos a la orientación, sirve para protegernos de partículas nocivas (cosa que ya hemos visto que no ocurre en Marte, tal vez un impedimento para la terraformación peor que la falta de agua). La forma más conocida de este escudo son los cinturones de Van Allen, descubiertos en 1958. Este campo de fuerza doble en forma de donut retiene plasma solar -formando las conocidas auroras boreales- y partículas cargadas por radiaciones cósmicas. De hecho la mayoría de los satélites y vuelos tripulados intentan mantenerse bajo la protección del cinturón (en órbitas bajas por entre 200 y 2000 km de la Tierra) para evitar estas radiaciones, que en algunas partes son molestas y hasta peligrosas, como en la Anomalía del Atlántico Sur. En este sitio se descubrió en 2011 la presencia de una banda de antimateria natural, constituida por antiprotones. (más…)

Al fin, la foto de un exosistema

Al fin, la foto de un exosistema

Disco de acreción en el exosistema HC Tauri. imagen ©:ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)No sé vosotros, pero cuando las noticias de astronomía que refieren hallazgos espectaculares (agujero negro masivo tragando una estrella! Galaxias chocando! Un nuevo planeta tipo terrestre!) resultan estar ilustradas con Photoshop me da como un bajón. Aunque la noticia sea real, los datos obtenidos suelen ser extrapolaciones de cambios orbitales en la estrella o rayas en una espectrografía. A falta de una imagen de verdad, se tira de ilustraciones espectaculares y claro, en casos en los que el precioso planeta resulta ser un error de cálculo o vemos que las estimaciones de masa, atmósfera y composición son muy especulativas, puff.

Luego están las fotos que no son realmente fotos: imágenes en falso color, composiciones multiespectro, cosas que nunca veremos aunque estemos allí porque nuestros ojos son incapaces de verlas (hice un pequeño comic sobre esto). En este caso, el ALMA es un radiotelescopio, es decir que no captura luz visible sino ondas de radio emitidas por las estrellas. Esa información es convertida luego a píxeles con diferentes densidades de luz para traducirlo a imágenes; pero bueno, es parte del mismo espectro electromagnético, y refleja una realidad que está allí y más o menos tiene esa forma.

Por eso creo que esta foto del telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, un proyecto internacional en suelo chileno) es histórica aunque esté borrosa; de hecho, es una prueba de calibración del mecanismo, con las antenas desperdigadas a lo ancho de 15 kilómetros. Es la imagen más detallada que se ha logrado jamás de la estructura del disco que rodea a HL Tauri, una estrella similar al Sol que tiene un millón de años de edad y se encuentra a cerca de 450 años luz de la Tierra. Parece ser el disco de acreción planetaria, formado con polvo, hielo y rocas y que formará con el tiempo los mundos que orbitarán la estrella. Pueden verse bandas claramente separadas como en los anillos de Saturno, lo que podría indicar que ya hay objetos gordos -protoplanetas- barriendo el polvo y agregando masa; aunque esto es inesperado en un sistema tan joven.

Web de ALMA (en castellano)

Accidente de la Virgin SpaceshipTwo en vuelo de pruebas

Accidente de la Virgin SpaceshipTwo en vuelo de pruebas

La SpaceShipTwo, estrellada esta mañana en el desierto de MojaveLa nave espacial suborbital SpaceShipTwo de Virgin Galactic se estrelló esta mañana durante un vuelo experimental sobre el desierto de Mojave (USA) tras sufrir un problema indeterminado. Uno de los dos tripulantes ha muerto y el otro está grave.

Por lo visto la nave se había desprendido ya de su nave nodriza -la WhiteKnightTwo- y encendido los motores que la llevarían al límite de la atmósfera, a 100 kilómetros de altura. Era su vuelo de prueba número 35, pero el primero en llevar un nuevo combustible experimental basado en plástico; pero aún no se sabe qué pudo provocar el catastrófico fallo. Es el segundo accidente del programa espacial esta semana, el martes el cohete Antares de la empresa Orbital Sciences explotó poco después de despegar del centro espacial Wallops de Virginia. El cohete, que debía llevar la cápsula Cygnus con provisiones a la Estación Espacial Internacional (ISS), alcanzó a elevarse muy poco tras el lanzamiento, pero acabó convertido en una bola de fuego.