Al fin, la foto de un exosistema

Al fin, la foto de un exosistema

Disco de acreción en el exosistema HC Tauri. imagen ©:ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)No sé vosotros, pero cuando las noticias de astronomía que refieren hallazgos espectaculares (agujero negro masivo tragando una estrella! Galaxias chocando! Un nuevo planeta tipo terrestre!) resultan estar ilustradas con Photoshop me da como un bajón. Aunque la noticia sea real, los datos obtenidos suelen ser extrapolaciones de cambios orbitales en la estrella o rayas en una espectrografía. A falta de una imagen de verdad, se tira de ilustraciones espectaculares y claro, en casos en los que el precioso planeta resulta ser un error de cálculo o vemos que las estimaciones de masa, atmósfera y composición son muy especulativas, puff.

Luego están las fotos que no son realmente fotos: imágenes en falso color, composiciones multiespectro, cosas que nunca veremos aunque estemos allí porque nuestros ojos son incapaces de verlas (hice un pequeño comic sobre esto). En este caso, el ALMA es un radiotelescopio, es decir que no captura luz visible sino ondas de radio emitidas por las estrellas. Esa información es convertida luego a píxeles con diferentes densidades de luz para traducirlo a imágenes; pero bueno, es parte del mismo espectro electromagnético, y refleja una realidad que está allí y más o menos tiene esa forma.

Por eso creo que esta foto del telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, un proyecto internacional en suelo chileno) es histórica aunque esté borrosa; de hecho, es una prueba de calibración del mecanismo, con las antenas desperdigadas a lo ancho de 15 kilómetros. Es la imagen más detallada que se ha logrado jamás de la estructura del disco que rodea a HL Tauri, una estrella similar al Sol que tiene un millón de años de edad y se encuentra a cerca de 450 años luz de la Tierra. Parece ser el disco de acreción planetaria, formado con polvo, hielo y rocas y que formará con el tiempo los mundos que orbitarán la estrella. Pueden verse bandas claramente separadas como en los anillos de Saturno, lo que podría indicar que ya hay objetos gordos -protoplanetas- barriendo el polvo y agregando masa; aunque esto es inesperado en un sistema tan joven.

Web de ALMA (en castellano)

Accidente de la Virgin SpaceshipTwo en vuelo de pruebas

Accidente de la Virgin SpaceshipTwo en vuelo de pruebas

La SpaceShipTwo, estrellada esta mañana en el desierto de MojaveLa nave espacial suborbital SpaceShipTwo de Virgin Galactic se estrelló esta mañana durante un vuelo experimental sobre el desierto de Mojave (USA) tras sufrir un problema indeterminado. Uno de los dos tripulantes ha muerto y el otro está grave.

Por lo visto la nave se había desprendido ya de su nave nodriza -la WhiteKnightTwo- y encendido los motores que la llevarían al límite de la atmósfera, a 100 kilómetros de altura. Era su vuelo de prueba número 35, pero el primero en llevar un nuevo combustible experimental basado en plástico; pero aún no se sabe qué pudo provocar el catastrófico fallo. Es el segundo accidente del programa espacial esta semana, el martes el cohete Antares de la empresa Orbital Sciences explotó poco después de despegar del centro espacial Wallops de Virginia. El cohete, que debía llevar la cápsula Cygnus con provisiones a la Estación Espacial Internacional (ISS), alcanzó a elevarse muy poco tras el lanzamiento, pero acabó convertido en una bola de fuego.

R.I.P. geckos sexys del espacio

R.I.P. geckos sexys del espacio

El laboratorio con el hábitat de los geckos. Foto @ RoscosmosEl 19 de julio de 2014, Rusia lanzó una cápsula Foton M4 en un cohete Soyuz que la puso en órbita de la Tierra. La cápsula contenía cinco geckos (salamanquesas; cuatro hembras y un macho) para estudiar sus actividades sexuales en ambiente de microgravedad. La misión, de quince días de duración, se complicó cuando la Foton M4 perdió contacto de radio con la estación terrestre el 24 de julio.

 

geckos del espacioEn un mundo ideal, la cápsula habría sido bañada con radiaciones gamma que convertirían a los cinco geckos en maravillosos seres mutantes inteligentes con superpoderes sexuales. Pero no fue así; aunque los sistemas de soporte vital de la cápsula eran autónomos y no requerían mantenimiento o supervisión por parte de los humanos de Roscosmos, la Foton M4 recuperada a principios de agosto reveló que todos los animales habían muerto helados por un fallo en el sistema de calefacción. Les pasó lo mismo que a Buck Rogers, pero -nuevamente fallo de este universo vulgar- no los rescató un crucero Draconiano. Buen camino, salamanquesas; al menos tuvisteis unos días de diversión, no como la pobre Laika.

Por otro lado, las moscas de la fruta que iban en otro contenedor sobrevivieron y se reprodujeron. Artrópodos: la forma de vida dominante en la Tierra, y no por capricho.

Noticia en la BBC

La nave hiperespacial de la NASA

La nave hiperespacial de la NASA

Enterprise IXSEn esta época de recortes presupuestarios en que se ha dejado claro que los americanos no pisarán Marte (ni los europeos, vaya) por el camino que vamos, va la NASA y se saca de la manga la actualización del proyecto para construir una nave hiperespacial: sí, una nave con un motor de curvatura capaz de llevarnos a las estrellas.

¿Recordáis el proyecto de la 100 Years Starship de Harold White? De esto hace dos años. Basado en las teorías del motor de Alcubierre, este vehículo crea una burbuja en el espacio-tiempo en la cual es capaz de estar en cualquier sitio en poco tiempo, sin desplazarse (o al menos en el sentido que nosotros damos a esto en el espacio tridimensional). Los cálculos de Alcubierre -puramente teóricos- exigían una conversión de energía equivalente a la masa de Júpiter para crear la burbuja; unos ajustes en la geometría del anillo de curvatura efectuados por el equipo de White reducían estos requisitos a unos modestos 600 kg. Basados en esos cálculos Mark Rademaker ha rediseñado la nave original, en un guiño trekkie más que evidente.

Prototipo de nave hiperespacial, modelo originalOtro problema que se mencionaba era la posibilidad de que la burbuja del campo de curvatura capturara partículas en su trayectoria, que serían liberadas en forma de una emisión extremadamente energética en el “frente de onda” de la burbuja al frenar, provocando una destrucción masiva en el punto de destino.

Prototipo de nave hiperespacial: Enterprise IXS

Siendo realistas, el motor Alcubierre requiere de un tipo de materia exótica para funcionar que aún ni siquiera ha sido observado o fabricado (por ejemplo, sí hemos fabricado antimateria, aunque muy lejos de los seiscientos kilos necesarios para llenar el depósito de esta nave) y con los cálculos actuales, un viaje a Próxima Centauri en esta nave llevaría cinco meses (poco menos de la mitad de lo que tardamos ahora en llevar un vehículo a Marte). Pero aún no somos capaces de asegurar la vida de un equipo de astronautas en un viaje de cinco meses… es decir, todo esto no es más que un tirón de manga de la NASA para obtener presupuesto. De cualquier manera, es un proyecto interesante y nunca se sabe qué nuevo descubrimiento podría solventar alguno de estos problemas.

Visto en io9 y otras muchas fuentes frikis.

Más fotos de la maqueta de Rademaker en flickr.

 

 

Exoplanetas: cada vez más posibilidades

Exoplanetas: cada vez más posibilidades

El telescopio Kepler, a la busca de exoplanetasUn análisis de datos de la misión Kepler -que utiliza el método de tránsito para detectar planetas extrasolares- publicado el mes pasado revela unas posibilidades muy interesantes acerca de cómo puede ser el común de los planetas ahí fuera.

Es curioso cómo la Ciencia se vuelve cada vez menos dogmática y, sin embargo, se sigue aferrando a esquemas tradicionales. No hace mucho, las posibilidades de encontrar un planeta como la Tierra fuera del Sistema Solar se consideraban casi nulas, y las aventuras de exploración de mundos desconocidos -casi siempre con una gravedad y composición geológica similar a la nuestra- eran patrimonio de la ciencia-ficción barata. Para empezar, se desconocía la existencia real de sistemas solares aparte del nuestro, que podía ser una excepción exótica en el Universo. Las posibilidades de encontrar vida compatible -o colonizar- un mundo exterior se limitaba a dos mundos: Venus y Marte, más algún puesto avanzado en Mercurio y alguna luna de Júpiter o Saturno.

Tan sólo entrados en el siglo XXI empezamos a captar atisbos de cosas que rondaban estrellas lejanas y no eran sistemas binarios, sino planetas: gigantes gaseosos que alteraban con su masa la órbita de la estrella. Así pues, había sistemas planetarios aparte del nuestro -de hecho, era de lo más común- pero la mayor parte consistía en enormes bolas de gas incapaces de sostener vida como la conocemos. La Tierra seguía siendo rara y singular, y el Sistema Sol también, ya que disponía de cinco de estas raras canicas rocosas Mercurio, Venus, Tierra, Marte y Plutón).

Distribución de los tamaños planetarios descubiertos por el Kepler por frecuenciaActualmente el mapeado de sistemas exteriores ha alcanzado niveles inimaginables hace unos pocos años. Ya hay reconocidos cerca de 4.000 mundos exteriores que orbitan estrellas de todo tipo. Los datos del telescopio Kepler parecen indicar que el tipo de planeta más común es de tamaño sub-Neptuniano, es decir, de 1 a 4 veces el tamaño de la Tierra. No todos ellos están en la banda de “Ricitos de Oro”* ni tienen períodos orbitales equivalentes a los de nuestro hogar** pero representa un cambio respecto al esquema de sistemas solares dominados por gigantes gaseosos. No eran tan comunes: simplemente eran los más fáciles de detectar.

 

* el punto justo de distancia a la estrella para sostener agua en estado líquido.

** en muchos casos hablamos de “años” inferiores a cien días terrestres.

Occurrence and core-envelope structure of 1–4x Earth-size planets around Sun-like stars, en arXiv.org