Más mineros de asteroides

dsi-webpage¿Recordáis la noticia sobre Planetary Resources, la empresa montada por gente de Google, el MIT y con James Cameron como cabeza famosa visible? Su objetivo era un proyecto en varias etapas destinado a la minería de asteroides. Un proyecto de futuro que muchos tildaron de tontería o publicidad para otra cosa.

Pues ya tiene competencia: Deep Space Industries, cuyo objetivo es el mismo. La primera etapa es muy similar al planteamiento de Planetary: enviar sondas-robot de bajo coste -de una clase denominada Firefly, muy pequeñitas- para recoger información sobre asteroides selectos (composición, estructura, etc).

fireflylogocomp11-300x185El siguiente paso sería enviar sondas-recolectoras (la serie Dragonfly, dotada de elementos de captura y motores más potentes) y, aún más allá, naves de clase Harvestor tripuladas, en expediciones mucho más delicadas. Las primeras Firefly se lanzarán dentro de dos años; mientras tanto, desarrollan las tecnologías necesarias para el trabajo espacial como son fundiciones de microgravedad y refinerías de combustible a partir del hielo y materiales brutos que se pueden hallar en los asteroides.

 

La carrera empieza… y los chinos aún no han movido ficha.

¿Motores hiperluz? ¿Pronto?

Nave de AlcubierreUno de los mitos favoritos de la ciencia ficción, junto con la antigravedad y la inteligencia artificial, es el dispositivo hiperluz: un motor capaz de desplazar una nave espacial más rápido que la luz, pudiendo alcanzar las estrellas en fracciones de tiempo manejables para una vida humana. Este tipo de dispositivos sería capaz de cambiar la civilización como la conocemos en cuestión de años a partir de su puesta en práctica. Pensemos simplemente en la posibilidad de explotar los recursos ilimitados tan sólo del Sistema Solar: minería en todos los planetas, agua de la nube de Oort, centrales de energía en Mercurio y entorno al Sol, gases e hidrocarburos en los planetas jovianos (por no hablar de ilimitado espacio para vivir e ilimitadas oportunidades de negocio. Oh sí)

El problema es que, según nuestro conocimiento actual, la velocidad de la luz es insuperable en la física de este Universo; no por capricho, sino por las modificaciones que implican las ecuaciones einstenianas en cuanto a la masa del objeto acelerado, el tiempo relativo y la energía requerida para acelerarlo. Se ha especulado con la existencia de partículas carentes de masa capaces de conseguirlo, pero lamentablemente nosotros somos materia bariónica y estamos limitados en ese sentido.

Enterprise y campo de torsiónLa ciencia ficción, por supuesto, ni corta ni perezosa introdujo un concepto que popularizó la serie Star Trek: el motor de campo de torsión, una tecnología capaz de retorcer el propio espacio-tiempo en torno a la nave y de esa forma desplazarla sin moverse. El truco consiste en algo como lo que ocurre cuando cosemos una manga con una aguja: plegamos la tela y atravesamos la aguja de forma que entra en un extremo y sale por el opuesto. Alguien que viviera confinado en la tela vería la aguja desaparecer en el borde derecho y aparecer instantáneamente en el izquierdo, pero realmente la aguja no se mueve: es la tela la que se piega en torno a ella. (Una ventaja adicional de este método es que, al no haber aceleración, no hay inercia: un pasajero dentro de la astronave detectaría el movimiento por el cambio del espacio exterior, no por las típicas sacudidas y frenadas de autobús multiplicadas dieciocho millones de veces)

En 1994 Miguel Alcubierre, un físico mexicano, escribió un ensayo describiendo un mecanismo por el cual este concepto podía ser desarrollado en la vida real: un generador de campo que, plegando el espacio delante y detrás de la nave, la colocaría a distancias remotas sin violar en absoluto las actuales leyes de la Física. Por ejemplo, llegar a Alfa Centauri (4,3 años-luz) llevaría un par de semanas. El texto se convirtió en un clásico, aunque las pegas surgieron con el tiempo: se habla de monstruosas oleadas de energía en forma de radiación gamma en el frente de onda provocado por la burbuja de hiperespacio, mal asunto para los puertos espaciales; o de la cantidad de energía requerida para generar el propio campo de torsión que -actualmente- sería equivalente a la conversión masa-energía del planeta Júpiter para hacer el viajecito citado. Poco práctico, vamos.

Campo recalculadoHace unos meses sin embargo, un equipo de la NASA dirigido por el físico Harold White hicieron pública su intención de desarrollar una variante mejorada del motor de Alcubierre, con unos requisitos energéticos bastante más moderados. Los cálculos indican unos 600 kilos de material en lugar de los 1,9 × 1027 que pesa Júpiter, utilizando la nueva configuración (que altera la forma del anillo utilizado para generar el campo).

Las pruebas de momento son discretas, con interferómetros Michelson-Morley para detectar las sutiles alteraciones en el espacio-tiempo provocadas con láseres. Se planea mejorar la sensibilidad de estos equipos usando dispositivos de generen energía del Punto Cero mediante el efecto Casimir. (Oh rayos, demasiada física para un solo artículo. Es mejor que pare). Pero si estas pruebas dan resultados serios, los próximos años pueden volverse muy interesantes.

Visto en io9 y otros.

The warp drive: hyper-fast travel within general relativity, Miguel Alcubierre, IOP Science
La presentación de Harold “Sonny” White para 100 Years Starship, una iniciativa para sacar a los humanos a las estrellas de una forma práctica antes de cien años.

Ríos en Titán

Otro flashazo del espacio cercano. Hace algún tiempo la sonda Cassini nos había mostrado la existencia de mares en Titán, una luna de Saturno: mares de metano con una geografía curiosamente similar a la nuestra. Pero ahora la Cassini nos manda una imagen de un largo sistema fluvial desde Xanadu, el continente de Titán.

Río en Titán

Es un río de cuatrocientos kilómetros de largo con todas las características, un delta, meandros, afluentes… y me pregunto qué serán esos depósitos más claros que se ven en algunos tramos. ¿Playas de blanca arena? ¿Arena de qué? Estas visiones de otros mundos despiertan la imaginación.

Por cierto, no es buena idea nadar en un río de metano: es menos denso que el agua. Nos iríamos al fondo irremediablemente.

Noticia en la web de la European Space Agency (esa)

A medio camino del apocalipsis

Uf, ya estamos en Diciembre y no he escrito nada nuevo… pero no es que falten historias, es que estoy liado. En fin, que ya ha pasado el 12/12/12  y todavía no han empezado las señales de ninguna nueva era. De hecho ese día a las 12:12 me pilló en una ferretería, hubiera sido un mal momento para un evento cósmico.

El caso es que sí hubo algo… el asteroide 2012 XE54, de 36 metros de diámetro, descubierto el domingo 9 (hey, mi cumpleaños!) pasó por un punto entre la Tierra y la Luna, a unos 230.000 kilómetros de distancia. Demasiado cerca y con muy poco tiempo de anticipación: un pedrusco de treinta y seis metros podría desencadenar otro evento Tunguska si chocara contra la Tierra.


Por otra parte, es tan pequeño que resulta difícil de detectar. Ahora que lo conocemos, también se sabe que su órbita es cercana: volverá a rondarnos dentro de 2,72 años.

Noticia en Space.com

Superplanetas

Foto en falso color de Kappa Andromedae y su compañero (Foto: NAOJ)

Un equipo internacional ha podido detectar, usando el telescopio Subaru del observatorio de Mauna Kea (Hawaii) un planeta gigante 13 veces más grande que nuestro gigante gaseoso local, Júpiter. Kappa Andromedae b es uno de los nuevos exoplanetas que se están descubriendo a puñados ahí fuera, pero es tan enorme que persiste la duda de si se trata de un planeta propiamente dicho o una enana marrón.

El sistema en cuestión, Kappa Andrómeda, es una estrella joven 2,5 veces más grande que el Sol y a unos 170 años luz de aquí. Y lo raro es que el planeta está a una distancia considerable de la estrella,más o menos como Neptuno está de nuestro Sol; más lejos de lo que la astronomía actual considera una distancia adecuada para la formación de planetas. Está claro que la Astronomía* está descubriendo a marchas forzadas la lección del maestro Yoda: “Desaprende! Desaprende!” . Todo el corpus de la planetología se basaba hasta hace diez años en observaciones sobre un único sistema, el nuestro.

Kappa Andromedae b

Por otra parte, como lo único que tenemos de κAndb es una foto asquerosa, no se sabe si su masa ha generado reacciones termonucleares en el interior (en este caso sería una enana marrón, pero al límite de lo que puede considerarse una estrella) o es un planeta muy, muy grande. Eso sí: es una foto de verdad de un planeta exterior! No un cálculo estimativo de distorsión Doppler o bamboleo gravitatorio, sino una foto!

Direct Imaging Discovery of a `Super-Jupiter’ Around the late B-Type Star Kappa And, publicado en Arxiv.org
Noticia en el NAOJ (National Astronomical Observatory of Japan)
Visto en NewScientist.

* Y le pasará a la Geología pronto… muy pronto.  8)

Exoplanetas: Alfa Centauri B

alfa centauri Bb

Muy bonito, pero es un dibujo.

Bueno, parece que ya tenemos un exoplaneta de tipo terrestre y además bien cerquita de casa: el telescopio chileno de La Silla ha identificado un objeto de masa 1.3 veces la terrestre girando en torno a Alfa Centauri B, una enana naranja algo más vieja que nuestro Sol pero de características similares. α Cen Bb está a 4.36 años-luz del Sol, la mitad de cerca que el más cercano exoplaneta registrado que está en Epsilon Eridani B (10.4 años-luz). De hecho sólo nos queda una estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri (4.16 años-luz) pero de momento no se ha visto nada allí.

Bueno, ver no se ve nada: todos los registros de exoplanetas se basan en inferencias a partir de oscilaciones de la órbita de la estrella -como en este caso- o detectando tránsitos planetarios. Pero los cálculos que se han hecho estiman que, para una órbita estándar, α Cen Bb giraría a seis millones de kilómetros de su estrella: eso es diez veces más cerca que Mercurio del Sol. Eso indicaría una temperatura de superficie de unos mil grados centígrados en la cara soleada; muy incómodo para una colonia humana. Lo que no se descarta es la presencia de más planetas en el sistema vecino, y no deja de ser emocionante que estén tan cerca…

An Earth mass planet orbiting Alpha Centauri B (Xavier Dumusque, Francesco Pepe, Christophe Lovis, Damien Ségransan, Johannes Sahlmann, Willy Benz, François Bouchy, Michel Mayor, Didier Queloz, Nuno Santos y Stéphane Udry)