Novedades de Antikythera

Hace algún tiempo saltaba a las noticias el famoso artefacto de Antikythera, esa especie de mecanismo de relojería de origen y utilidad desconocido hallado en un pecio griego de hace dos mil y pico años.

Nature publica una actualización de esta investigación: la pieza original, un pegote de bronce y óxido apenas reconocible (tal como yo la conocí al principio, un puro enigma de dudosa autenticidad) se ha limpiado, fotografiado, escaneado y finalmente reconstruido por un maestro relojero hasta tener el fabuloso aspecto que debió tener al salir, reluciente, del taller de un discípulo de Arquímedes (de quien se dice que construyó o planeó algo similar).

Parece que el mecanismo era una especie de calendario dual, capaz de mostrar la fecha estándar y los ciclos lunares, estando capacitado para calcular los ciclos de los Juegos Olímpicos (que empezaban la primera luna llena después del solsticio de verano).

Aun así el misterio de este objeto fuera de tiempo permanece: nadie había hecho algo así ni volvería a hacerlo en mil seiscientos años, con una tecnología totalmente fuera de lo que había en esa época. Es como encontrarse un motor de curvatura en una carabela; ¿qué genio pudo fabricar eso y luego desaparecer sin dejar rastro?

Video documental (en inglés)

Artículo en Nature

Jamón de Tiranosaurio

Una cosa que poca gente sabe es que los fósiles, por muy finos y detallados que sean, no son seres vivos. No, no es que sean esculturas hechas por Satanás para engañar a los ateos: pero el proceso de fosilización ha destruido todo resto de materia orgánica, dejando un molde mineral que aunque da mucha información morfológica no sirve para según qué cosas: la prueba del C14, clonar ADN…

Esta semana PZ Myers (Pharyngula) publica un artículo con nueva información sobre un trozo de tejido blando conservado entre los huesos de un Tyrannosaurus rex. No se trata ya de un detalle fino, sino de que los especímenes retienen parte de su composición orgánica. ¿Cómo pudo ocurrir esto? Es posible que los potentes y altamente mineralizados huesos encerraran estos tejidos blandos en una matriz orgánica, protegiéndolos primero de la descomposición y luego de la mineralización port-mortem. También podría ser un simple pegote bacteriano, una contaminación de la muestra que aparenta ser carne de dinosaurio. La investigación continúa, y aún no está claro si es cecina o mojama o si vale para caldo.

Lo que trae el viento

Rhynchophorus ferrugineus
Hoy me he encontrado en la azotea de casa el cuerpo seco de un gorgojo. Concretamente un Picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus), que es relativamente grande para ser un gorgojo y además es plaga de las palmeras. Venido de Asia en los troncos de las plantas que se compran para los parques, este animalito ha triunfado en España comiéndose la mayor parte de las palmeras que adornan las calles. Pero por mi casa no hay ninguna.

Es un hermoso animal, de un rojo ladrillo decorado en negro y con la larga trompa que adorna a todos los Rhynchophorini (de ahí su nombre, Portadores de cuerno). Como las polillas, cuando lo ves no merece la pena matarlo: la larva ha desgraciado lo que debía, se ha hecho adulta y se ha reproducido. Los adultos son efímeros y no suelen vivir mucho; por lo tanto aplastarlo es una crueldad gratuita. En cambio, las carnosas larvas son consideradas una exquisitez en Ecuador.

Razas peligrosas

¿Cuáles son las razas de perro más chungas? ¿Rottweiler, Pastor alemán, Fila brasileño?

Razas asesinas

Según un estudio publicado en Applied Animal Behaviour Science sobre niveles de agresividad canina, los perros más peligrosos y agresivos pertenecen (vaya novedad) a razas pequeñas: el peor de todos es el salchicha, el segundo puesto lo llevan los chihuahua y el bronce se lo llevan los terrier Jack Russell. Las estadísticas para este análisis se han hecho no sobre mordiscos denunciados, sino sobre totales encuestados a dueños de mascotas (por ejemplo el caso de una señora diabética cuyo salchicha le había comido el dedo gordo del pie mientras dormía.

Nombres curiosos

Scrotum humanum, grabadoEsto va de nomenclatura linneana, a saber, los nombres científicos de los bichos tal como los definió Linneo, con dos componentes: género y especie, dos palabras (como el nombre y apellido, digamos). Este sistema ha dado mucho juego.

En los primeros tiempos de la Paleontología, los fósiles eran poco más que curiosidades petrificadas, a las que acababa de reconocérsele el origen biológico. “Lenguas de piedra“, “Piedras del trueno“… Uno de los ejemplares más antiguos de dinosaurio conocidos, el Megalosaurus fue clasificado por Brookes en 1763 como Scrotum humanum por la peculiar forma del fragmento de hueso (un cóndilo, que podemos ver en el grabado aquí al lado). Afortunadamente, el nombre Megalosaurus se popularizó antes de descubrirse que Scrotum correspondía al mismo animal. Técnicamente se debe dar la nomenclatura más antigua, pero aquí se lo saltaron. (más…)

Con el Mono

Dr. Nello Pace y un mono, UC Berkeley, diciembre 1966. Foto: Ansel Adams.El Congreso aprobó ayer la adhesión en un plazo máximo de cuatro meses al Proyecto Gran Simio, que intenta proteger del maltrato a orangutanes, chimpancés, bonobos (los hermanos salidos de los chimpancés) y gorilas asignándoles derechos básicos. Y claro, ya se ha montado el debate entre a favor/en contra.

Aparte del hecho de que hay unos Derechos de los Animales (que no se respetan) y unos Derechos del Hombre (que tampoco, en su mayor parte), y que el asignar derechos a los seres vivos basándonos en su parecido con nosotros me parece lamentable, y que los primates en general no me caen demasiado bien, estoy de acuerdo con la medida. Las visiones contrarias esgrimen argumentos contundentes: cientos de experimentos sobre enfermedades afines a los primates (desde el SIDA a la fibrosis quística) se verán ralentizados si no pueden usar su ración anual de monos para pruebas.

De un punto de vista ético, el provocar enfermedades mortales sobre otro ser consciente para -tal vez- encontrar una cura me parece un poco “el fin justifica los medios”. Sólo hace falta un empujoncito para hacer algo peor. Pero también es verdad que no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos.

Aun así, la nueva legislación no sólo regula estos temas sino también (y esto da menos margen a la discusión) la importación, tenencia y uso de primates superiores en espectáculos. Curioso: con lo mal que se trata la Humanidad a sí misma, que mire tanto por los demás a veces.