Heces humanas antiguas!

Heces humanas antiguas!

Neandertal en el bañoEl análisis de los excrementos humanos más antiguos -correspondientes a Homo neanderthalensis, de hace 50.000 años- vuelve a confirmar que la dieta de esta especie era más variada de lo que creíamos. Los trozos de materia fecal provienen del yacimiento de El Salt (Alicante, España) que lleva excavándose veinte años y contiene algunas de las muestras de fuegos del Paleolítico medio mejor conservadas.

Tradicionalmente se consideraba al Neandertal como un cazador experimentado que había sufrido por el descenso de presas durante la glaciación y la competencia con los sapiens que empezaban a ocupar su territorio, lo cual acabó disminuyendo su población y acabó extinguiéndolos. Se decía que eran incapaces de capturar conejos y presas pequeñas, tan cortitos de mente eran (esta última hipótesis es tan reciente como en 2008, vamos, que no estamos hablando de especulaciones del siglo XIX). Pero análisis más recientes empezaron a mostrar nuevas evidencias de una dieta compleja: parece que el Neandertal hacía sopitas de verdura y tomaba té de manzanilla y aquilea. Incluso es posible que desarrollara una farmacopea elemental a base de hierbas. (más…)

Un cable que transporta campos magnéticos

Un cable que transporta campos magnéticos

Prototipo de cable magnético¡Toma ya, un invento español que no consiste en un palo con algo en la punta! Y además desarrollado aquí, en la Universidad Autónoma de Barcelona: consiste en un tubo de material ferromagnético rodeado de material superconductor, capaz de transportar un campo magnético de forma análoga a como la fibra óptica transporta la luz. Esta tubería (de la que se ha construido un prototipo de 14 centímetros) puede desarrollarse como un cable también a escala nanométrica, y es un 400% más eficaz que otras tecnologías conocidas.

Las aplicaciones de este descubrimiento son múltiples, tanto a nivel de almacenamiento de información como para equipos de generación de energía.

Magnetic hose: Routing and Long-distance Transportation of Magnetic Fields, publicado en arXiv.org.

Visto en SINC.

Murciélagos: caca con chispitas

Vampiro con chispitas, no exactamente un murciélagoPuede que los vampiros no brillen al sol como si estuvieran cubiertos de purpurina como en las películas de Crepúsculo (entre otras cosas porque no existen) pero sí hay algo de verdad en esta saga de películas tontas. Resulta que los excrementos de muchos murciélagos sí tienen reflejos metálicos cuando son iluminados.

Esto se debe a la dieta del quiróptero, principalmente insectos. Muchos de estos insectos tienen sus exoesqueletos decorados con colores brillantes y microestructuras similares a los reflectantes de los coches que les confieren reflejos metálicos (un detalle curioso es que por ejemplo lo que vemos como un verde metalizado no contiene pigmentos verdes, sino que son esas microestructuras las que separan la luz en colores: es lo que se llama coloración estructural).

Una vez masticada la presa, los trocitos de exoesqueleto -compuestos básicamente de resistente quitina, una proteína afín a la que compone nuestras uñas y pelo- atraviesan el tracto digestivo del animal y decoran la pieza fecal de forma amena con chispitas brillantes.

Podéis ver una foto de un trozo de esto en el flickr de Grover Schrayer.

Visto en Wired.

Otro superpredador antiguo: Megamastax

Otro superpredador antiguo: Megamastax

Fauna marina del Silúrico (imagen ©: Karen Carr)Ayer hablábamos del pene de los placodermos, esos peces acorazados que poblaban los mares hace cuatrocientos millones de años, mucho antes de que la superficie terrestre fuera habitable. La idea habitual es que en esos tiempos los niveles de oxígeno atmosférico eran mucho más bajos que en la actualidad: la playa del período Silúrico debía ser un sitio asqueroso, de roca desnuda con algunas algas y unas plantas raquíticas con aspecto de muérdago. El aire debía ser similar al de la alta montaña y el sol pegaba fuerte en esa atmósfera deprivada de ozono. Salir del agua era inviable para cualquier vertebrado de piel desnuda; seguramente los trilobites y otros artrópodos sí se darían sus paseos por la orilla, descubriendo ese mundo nuevo.

Bajo el agua se estaba mejor: en un clima cálido, con mares someros cubriendo las tierras bajas, aquello sería un paraíso de arrecifes. La escasez de oxígeno en el agua, sin embargo, impedía el desarrollo de organismos de gran tamaño y metabolismo elevado. Así pues, los mayores animales marinos -depredadores- eran los euriptéridos (escorpiones marinos) de hasta 2,5 metros de largo y 180 kilos de peso. Pasarían unos cuantos años antes de que el oxígeno permitiera formas de metabolismo elevado como el pez acorazado Dunkleosteus, de 10 metros de largo, que pobló los mares hace 380 millones de años.

Megamastax amblyodusOtro tipo de peces que cohabitaba con los placodermos (y los viejos ostracodermos sin mandíbula, y los acantodos o tiburones espinosos) eran los sarcopterigios: estos peces de aletas musculosas darían origen con el tiempo a los vertebrados terrestres, pero en aquel momento eran pequeños animales del tamaño máximo de un salmón. Por ello el hallazgo de Entelognathus el año pasado fue revolucionario en más de un aspecto: no sólo se trataba de una especie de transición entre los placodermos y los peces modernos, sino que era claramente un depredador de hace 419 millones de años. Procedía de unas canteras en Yunnan (China) en las que ahora se ha hallado otro pez más grande, que se lleva el título del mayor depredador de su época: Megamastax amblyodus, un sarcopterigio con pinta de anchoa de un metro de largo y una enorme boca bien surtida de dientes, que indica una adaptación muy avanzada a una dieta de alimentos con caparazones. Vivió hace 423 millones de años.

Esto indica que tal vez subestimamos los niveles de oxígeno disuelto en el agua de mar hacia esta época. Es posible que la dinámica de las poblaciones marinas contara con otros factores aparte del oxígeno para limitar su fisiología y tamaño límite. O puede que esa zona marina, en ese período concreto, tuviera un pico de O2 que permitió el desarrollo de especies localizadas, ¿quién sabe?

The largest Silurian vertebrate and its palaeoecological implications, en Nature

El pene de los placodermos

El pene de los placodermos

Placodermos haciendo el amorUna nueva entrada en nuestra serie de penes curiosos, esta vez nos remontamos al pasado para descubrir el pene vertebrado más antiguo!

No todos los órganos sexuales de intrusión* son iguales ni tienen el mismo origen. Desde el pelo sexual de las bacterias hasta los pedipalpos de las arañas, cada especie se las ha ingeniado para meter su genoma en otro individuo de la manera que fuese. Los peces por ejemplo, en general no necesitan de estos órganos ya que bajo el agua es fácil inseminar óvulos: simplemente se pone uno encima de la puesta de huevos y los… inseminas. Fácil. (Ciertos calamares y gusanos montan auténticas fiestas reproductivas en las que el agua, repleta de cuerpos retorciéndose en frenesí, se vuelve blanquecina y turbia. Es mejor no salir a bucear en esos días**).

Pterigopodios de Orectolobus maculatus (©Wikipedia)Sin embargo, algunos peces sí han desarrollado una especie de tenazas sexuales: los elasmobranquios ( grupo que incluye a los tiburones) disponen de estas dos prolongaciones en forma de dedos llamadas pterigopodios, derivadas de una parte de las aletas pélvicas, con las que sostienen a la hembra y canalizan el esperma. Esto es práctico, además, porque algunos tiburones son vivíparos: la hembra no pone los huevos sino que los desarrolla dentro de su cuerpo. Parecidos a los pterigopodios son los hemipenes de los reptiles, pero tienen un origen totalmente diferente. Muchos artrópodos utilizan pares de patas modificadas para anclarse a la hembra y asegurar la entrega del material; podemos decir que la técnica del abrazo fuerte ha aparecido en muchas ocasiones a lo largo de la historia de la vida.

(más…)