Agua de 2600 millones de años en una mina canadiense

primordial

La Tierra primordial debió tener esta pinta.

¿Recordáis el proyecto del Lago Vostok en la Antártida? La maravilla de encontrar un entorno (aunque sea de aguas oscuras y heladas) aislado del resto del ecosistema global durante más de diez millones de años abría perspectivas fabulosas a la investigación de la vida. Si es que había vida ahí abajo, seguramente sería bacteriana: microorganismos quimiosintéticos que extraen su energía oxidando o reduciendo minerales, y algún depredador de éstos.

Pero el hallazgo en una mina de cobre cerca de Timmins, Ontario (Canadá) puede resultar, en comparación, mareante: el substrato rocoso a 2,5 km. de profundidad alberga en sus grietas depósitos de agua líquida de entre 1000 y 2640 millones de años de antigüedad, que es poco más o menos la fecha de formación de los depósitos sulfúricos que se encuentran en la mina.

burbujasEs común encontrar infiltraciones de agua en minerales, pero no de tanta edad ni en cantidades capaces de sostener un ecosistema. La composición isotópica en las muestras es extraña -según Pete Burnard, geoquímico del Centro de Investigación Petrográfica y Geoquímica de Vandœuvre-les-Nancy, France- pero parece factible atribuir esa edad al agua, lo que la situaría en el período Precámbrico: prácticamente el origen de la vida terrestre. Se supone que como mucho habría en esos mares microorganismos similares a bacterias y algas simples. El problema de la Tierra es que está enteramente infectada de vida orgánica: cada rincón de aire, mar y tierra está contaminado con partes de un ecosistema que no ha parado de evolucionar e interrelacionarse en mayor o menor medida.

Estos bolsillos de agua aislados, que burbujean hidrógeno y metano, seguramente sean estériles; pero aun así, podríamos tener más datos sobre la composición de la sopa primordial de la vida (aunque esté fría). En el caso de que se encontrara alguna cosa… algo que hubiera evolucionado en paralelo dos mil millones de años sin contacto con ninguna forma de vida terrestre… sería lo más parecido a vida alienígena que podríamos encontrar de momento.

Artículo en Nature.

Visto en New Scientist.

Una prueba de canibalismo en las colonias de Nueva Inglaterra

JamestownLa vida fue dura en los primeros asentamientos de colonos ingleses en Norteamérica. El primero de todos, el fuerte de Jamestown, se levantó en la costa de Virginia junto al río James en 1607: 104 colonos venidos en tres barcos lo levantaron en cosa de un mes. Tierra fértil y un ambiente precioso (bosques, un río serpenteante, una península protegida donde levantar el asentamiento) parecía prometer felicidad a los colonos; pero no todo eran bondades. Los ataques de los indios vecinos powhatan, los passpegh y los españoles* eran esporádicos pero minaban la tranquilidad de la colonia. Los ingleses eran vistos como una molestia tolerable por los powhatan, y su tecnología superior era muy deseable. El secuestro, cuasi-ejecución y posterior “rescate” del colono John Smith por parte de su hija Pocahontas, parece haber sido una especie de ritual de admisión orquestado por el jefe Wahunsunacock para incluir la pequeña colonia inglesa dentro de su tribu, aislándolos de otras para evitar alianzas incómodas. También los ayudaron proveyéndoles de comida, aunque los “malentendidos” fueron continuos. Simplemente, la diplomacia de los indios algonquinos era muy diferente de la inglesa.

En el invierno de 1608 hubo un incendio en el almacén de grano y la consecuente escasez; Smith llegó a convertirse en presidente del consejo e implantó una política de austeridad y disciplina (su slogan era: “El que no trabaje, no comerá“) pero al año siguiente* hubo un ataque especialmente violento de los powhatan, y ese invierno 200 colonos murieron de hambre; los 60 supervivientes pasarían otro año muy malo, quedando la colonia reducida al 20% de la población original. Es en esta época cuando los historiadores planteaban la posibilidad de canibalismo en la colonia, basándose en los testimonios del gobernador Percy escritos en 1625; pero ahora, en las excavaciones del fuerte -hallado en 1994- se encontró un testimonio físico de lo que debió haber sido aquello: parte del esqueleto de una niña de 14 años, despedazada de manera torpe y cuyos huesos acabaron en un basurero. (más…)

La Tumba del Elefante de Carmona

Elefante_de_Carmona

La Necrópolis de Carmona (Sevilla) -descubierta en 1868 al hacer unas obras de carretera- forma parte de un yacimiento arqueológico datable entre el siglo I a.C. / II d.C; entre sus elementos destacables aparece la llamada Tumba del Elefante, un edificio que, por su extensión, debió haber sido además un templo. Se le llama del Elefante por una estatua de piedra que se halló en una de las cámaras.

TumbaElefanteHasta ahora, se pensaba que estaba dedicada al culto de Cibeles y Atis, dioses frigios*: Cibeles es la diosa madre, asociada a ritos de la fertilidad y la tierra, y Atis está directamente relacionado a ella y es objeto de un culto terrible en el que la emasculación tiene un papel predominante*. Las instalaciones de la tumba/templo parecen apropiadas a los ritos que además, siguen un ciclo regido por las fechas de las cosechas y los eventos estacionales.

MithraPero ahora, precisamente un análisis de las efemérides celestes en relación con la disposición de las entradas hace pensar que la Tumba sea en realidad un mitreo, es decir, un templo dedicado al dios Mitra. Arqueólogos de la Universidad de Pablo de Olavide (Sevilla) han analizado minuciosamente la estructura y destacan que una ventana parece dispuesta para recoger la luz del sol en los equinoccios y solsticios. En el momento en que el sol penetra por la ventana en el equinoccio de primavera, al este se levanta Tauro y al oeste se oculta Escorpio. En el equinoccio de otoño ocurre lo contrario.Tauro y Escorpio tenían especial importancia para los mitraicos: la escena principal de este culto es el dios Mitra matando un toro, y en la mayoría de las representaciones hay también un escorpión que pica con su aguijón los testículos del animal (ouch!).

La hipótesis que se baraja es que haya empezado siendo un templo, luego se añadió una cámara funeraria y más adelante se usó para enterramientos; en los alrededores de la Tumba hay varios ustrinum, pozos donde se quemaban los cadáveres según las costumbres funerarias romanas.

Visto en SINC.

* de Frigia, actual Turquía.

*Según la mitología, era hijo de Adgistos que, por intervención de Dionisios se mutiló su órgano viril. Al caer al suelo, se convirtió en una planta (un almendro o un granado). Sus frutos sirvieron de alimento a una ninfa, Nana, que aún siendo virgen quedó encinta. El dios fluvial Sangrario, padre de Nana, furioso por este embaraza indeseado, dio orden de abandonar a su nieto en los cañaverales del río Gallo para que se lo comieran las alimañas. Pero este niño, Attis, protegido por Cibeles y amantado por una cabra, creció hasta convertirse en un fuerte y hermoso pastor. A cambio de la protección de Cibeles, promete serle fiel y casto. Por incumplir, lógicamente, esta promesa, fue castigado: enloqueció y en su delirio se dirigió a las orillas del mismo río Gallo; a la sombra e un pino, tomó una piedra y decidió emascularse con un gran golpe. De la sangre derramada surgían flores violetas. Exangüe, cae a tierra y allí mismo es sepultado. Su cuerpo se mantuvo incorrupto, incluso le seguía creciendo el cabello. Hasta que Cibeles, admirada del supremo sacrificio de Attis, decide devolverlo a la vida y divinizarlo. En honor a esto, los sacerdotes de Atis (gallus) deben castrarse ritualmente al tomar los votos.

Las pirámides mayas, más antiguas

Un argumento generalmente usado por los que abogan por una civilización madre -terrestre o no- es la distribución mundial de las pirámides. Hay pirámides por todo el mundo; en túmulos americanos y asiáticos, en templos asiáticos y -supuestamente- en Europa central; y los dos más populares: las de América central (principalmente mayas) y las de Egipto.

Cuicuilco

El tema es claramente un recurso constructivo: intenta hacer un edificio sin mortero y sin conocer los principios del arco y el dintel y probablemente te saldrá una pirámide. La forma piramidal o cónica es la más estable distribución de bloques en relación a su altura; esto lo sabe cualquier crío que haya hecho castillos de arena. Hay que decir que las pirámides egipcias y mayas son bastante diferentes; las primeras constituyen un edificio por sí, con cámaras y pasadizos. Las mayas son plataformas superpuestas sobre las que se erige un templo; básicamente son terraplenes de tierra y piedras reforzados con mampostería. Las primeras, como la de Cuicuilco -siglo V a.C.- son de hecho cónicas, con el desnivel que permitía la tierra apisonada y mantenida por bancales de roca. Dado el carácter acumulativo de los templos (se construían en el mismo sitio en que existía uno anterior, superponiendo otra “capa” constructiva) algunos centros de culto tienen pirámides tremendamente altas. (más…)

Carnívoros eventuales

Un estudio recién publicado en Nature y dirigido por Roshan K. Vijendravarma de la Universidad de Lausanne (Suiza) sobre la adaptación de la popular mosquita de la fruta (Drosophila melanogaster) a los períodos de escasez de comida, ha aportado un dato sorprendente: las larvas de esta mosca, cuando falta comida, atacan y comen a sus congéneres. Atraídas sobre todo por ciertos químicos que desprenden las larvas heridas, aquellas que canibalizan obtienen un aporte extra de proteínas que les permite sobrevivir.

ColibríAparte del horror provocado por un concepto moral mal aplicado, lo que resulta interesante del caso es que unas moscas que comen fruta podrida de repente añadan carne a su dieta. ¿Pueden digerirla? ¿Es algo “natural”? Parece que sí, y no sólo en estas moscas. Aquí tenemos un caso que nadie se para a pensar: el colibrí o picaflor. Este diminuto pajarito, cuyas alas baten a un ritmo rapidísimo y se alimenta del néctar de las flores, es el paradigma del animal bueno, paradisíaco, que no haría daño a una mosca. Su metabolismo es tan acelerado que necesita repostar continuamente el néctar (rico en azúcares, prácticamente combustible directo) para no morir de hambre. El mecanismo es ingenioso: una especie de buche acumula el néctar y va soltando dosis precisas directamente al intestino, donde se asimila rápidamente. De noche, el pájaro reduce su metabolismo y temperatura corporal entrando en un “modo de bajo consumo” para poder dormir sin seguir comiendo. (más…)

Las esferas metálicas de Teotihuacán

Un curioso descubrimiento bajo el Templo de Quetzalcoatl en Teotihuacán (México): Una cámara subterránea llena de bolitas doradas, de utilidad desconocida. ¿Ofrendas religiosas? ¿Una especie de Fort Knox mesoamericano? ¿Huevos de la Serpiente Emplumada? ¿Base de datos alienígena?

Tlaloc2TCEl Proyecto Tlalocan, dirigido por Sergio Gómez Chávez del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México lleva algún tiempo explorando mediante vehículos robot: la serie Tlaloc -que además es el nombre del dios de la lluvia- los túneles que se extienden debajo del templo de la Serpiente Emplumada (Quetzalcoatl para los aztecas, Kukulcán para los mayas; un dios portador de la civilización especialmente querido por los aficionados a los extraterrestres). La presencia de un túnel a doce metros de profundidad era especialmente interesante porque bajo la Pirámide del Sol hay uno que conduce a una serie de cámaras cerradas. El problema que se encontraban los arqueólogos es que el túnel fue cegado con escombros por los teotihuacanos hace 1800 años, antes de abandonar la ciudad*.

camaraLa mejor forma de explorar estos sitios sin comprometer físicamente los restos (ni a los arqueólogos) resultó ser el uso de robots-sonda remotos, dotados de sistemas sensores y ruedas capaces de desplazarse por los estrechos resquicios llenos de barro y pedruscos. Ng Tze Chuen, creador del robot Djedi, que en 2010 exploró las conducciones de la Gran Pirámide de Keops, asesoró al equipo que diseñó el Tlaloc IITC: la unidad que actualmente ha llevado a cabo los descubrimientos.

esferasEl corredor subterráneo, de unos 120 metros, conduce a tres cámaras de al menos cinco metros de largo con paredes de adobe. Tras la prospección del robot y el georadar, se ha ido excavando -ya a la manera tradicional- el contenido de estas secciones, y en dos de ellas se hallaron las “ofrendas” (el término es un comodín arqueológico para decir no sabemos para qué diablos estaba esto aquí): esferas de cuatro a doce centímetros de arcilla cubiertas de jarosita desparramadas por el suelo. Hace falta un poco de imaginación; la imagen es decepcionante. La jarosita es pirita oxidada y las bolas están bastante disgregadas. La pirita, un sulfuro de hierro, era bastante apreciada por los pueblos mesoamericanos: presenta un aspecto metálico blanco-dorado, con lo que podemos imaginar el aspecto original de la sala con las paredes cubiertas de polvo de pirita y el suelo lleno de bolas doradas.

A saber qué exóticos rituales se llevaban a cabo en estos lugares; una suposición de los arqueólogos es que los teotihuacanos llegaron a la capa freática, donde la humedad rezuma, para recrear las condiciones del inframundo. Pero claro, podía ser cualquier otra cosa: hará falta excavar minuciosamente para encontrar alguna pista más. Además, todavía quedan 30 metros de túnel sin excavar en los cuales se supone que hay un desnivel (escaleras?) hacia abajo de tres o cuatro metros más. ¿Qué nos espera al final del pasillo?

Artículo en la web del INAH.

Visto en Gizmodo.

* La cultura que fundó Teotihuacán supuestamente en el 100 a.C. abandonó la ciudad hacia el 700 d.C. Los aztecas le dieron ese nombre (“Lugar donde fueron hechos los dioses“) cuando llegaron hacia el 1300 d.C. ; no se conoce su nombre original, ni el origen del pueblo que la construyó, ni su destino. La teoría actualmente en boga habla de un largo período de sequía que provocó el colapso de la ciudad. Su lengua, posiblemente de la familia nahuatl, es desconocida, y sus glifos indican un sistema de escritura similar al de los mayas, pero aún sin descifrar.