Impacto en Júpiter!

A las once y media pasadas del 10 de septiembre, un objeto descomunal se estrelló contra el planeta Júpiter. Aún no sabemos qué es ni de dónde venía. O a dónde hubiera ido, de no ser por la atracción gravitatoria del gigante gaseoso.

Júpiter, enorme y masivo, actúa como una escoba en el Sistema Solar, absorbiendo montones de objetos -cometas, meteoros, naves abandonadas- que de otra forma pasarían al sistema solar interior y podrían acabar impactando sobre los pequeños planetas rocosos. En el ’94 el cometa Shoemaker-Levy se precipitó y fue absorbido por la densa atmósfera, dejando “cicatrices” oscuras en las nubes. Otros tres impactos similares han sido avistados desde entonces.

Astronomers see bright impact on gas giant Jupiter, en Astronomy Now.
Visto en io9.

Cibermula: la familia crece

El terrible robot-mula de Boston Dynamics (¿tardarán mucho en cambiar de nombre a CyberDyne Systems?) se ha puesto cachas en la nueva versión de este vehículo de carga autocontrolado para tropas, encargado por DARPA. Concebido como una especie de carretilla todoterreno guiada por voz, está programada para seguir al líder de escuadrón y sus sistemas de percepción (visuales y de equilibrio) le permiten mantener o recuperar la estabilidad en cualquier terreno. Además lleva varios enchufes para cargar móviles, equipos… cosa que un caballo o burro no tienen.

Las imágenes grabadas a vista de gusano dan la impresión de un bicho inmenso. ¿Cuánto tardarán los del SAC/NORAD en darse cuenta que son prácticos para transportar algo más que provisiones?

(¡Siempre será mejor eso que el darle armas e inteligencia autónoma!)

Bonito pterosaurio

¿Por qué los alemanes tienen siempre los mejores fósiles?

(Foto: Naturkunde-Museum Bamberg/DPA/Corbis)

Este pterosaurio recién encontrado en calizas del Jurásico tardío de la Alta Franconia parece ser un antecesor de los enormes azhdárchidos del Cretácico. Mirad esas mandíbulas llenas de dientecillos; posiblemente se alimentaba filtrando comida como los flamencos.

Noticia en el Spiegel.
Visto en New Scientist.

Una estrella rodeada de azúcar

Cada vez aparecen cosas más raras en el cielo. Sistemas estelares dobles y triples, nubes de carbón y alcohol, planetas de hielo, estrellas de diamante… ahora el radiotelescopio ALMA de Atacama ha detectado glicoaldehído (CH2OHCHO) en el gas que rodea una joven estrella binaria de masa similar a la de nuestro Sol, llamada IRAS 16293-2422, en Ofiuco. El glicoaldehído es una diosa, un monosacárido simple que -en la bioquímica terrestre- es la base de la ribosa, que a su vez forma parte de la molécula del ARN (ácido ribonucleico). No es la primera vez: en 2008 se detectaron nubes de este azúcar en una radiofuente en G31.41+0.31, en la constelación de la Serpiente -justo al lado de Ofiuco, desde nuestro punto de vista terrestre- a 26.000 años-luz del Sol. G31.41+0.31 es un criadero estelar, origen de futuros sistemas planetarios cuyos habitantes tendrán que buscarle un nombre mejor.

No es que se vaya a formar espontáneamente ADN espacial: las observaciones apuntan que la nube se aproxima a una de las dos estrellas del sistema, convirtiéndose en caramelo antes de precipitarse en ella. Lo importante del hallazgo es que cada vez es más evidente que moléculas orgánicas de cierta complejidad aparecen antes incluso que los propios planetas, en los discos de acreción estelares. Las primeras lluvias en estos mundos no serían de agua tibia esterilizada sino de una sopa compleja llena de piezas listas para el puzzle de la vida.

Visto en io9.
Artículo en ALMAObservatory.

Curiosity ha llegado a Marte

A pesar de las crisis políticas, sociales y económicas que cruzan este mundo como latigazos, la primera misión geológica robotizada a Marte ha aterrizado hace media hora. Esta es una de las primeras imágenes de la sonda Curiosity, ya desplegada en el suelo del cráter Gale, donde estudiará estructuras sedimentarias y buscará trazas de vida antigua en el planeta.

Insectos primigenios

Hablando que estábamos de pareidolias… si es difícil reconocer a veces un rostro fantasmal en una piedra, en ocasiones las reconstrucciones de fósiles son igualmente complicadas.

Esta es Strudiella devonica, presentada esta semana en Nature. Apenas una impresión carbonosa de ocho milímetros en la roca de una cantera del Bois-des-Mouches en Strud (Bélgica), lo que en su tiempo fue la orilla arcillosa de una laguna en el Devónico, hace 370 millones de años. Si miramos con atención pueden verse las patitas, una cabeza con antenas y mandíbulas simples y un cuerpo segmentado: seguramente sea una fase larvaria de algún insecto que se quedó atascada en el límite de las aguas.

No está mal, porque es el insecto completo más antiguo observado hasta el momento. Hay un hueco -la Brecha Hexápoda- entre el origen de los primeros miembros de la poderosa clase Insecta 400 millones de años atrás, y su aparición explosiva en el registro fósil allá por el Carbonífero, hace 320 millones de años. Pero es un fósil demasiado mal conservado como para dar mucha información. Vemos que carece de alas (primitivo? o es una larva?) y su forma es la del insecto básico (como corresponde a la época de la que procede). La mandíbula permite clasificarlo en la subclase Dicondylia, lo cual la hace al menos menos primitiva que los Archeognatha -de los que aún existen especies vivas saltando en la hojarasca- pero poco más. Una reconstrucción básica obtenida calcando el fósil con un lápiz nos da la siguiente imagen: (más…)