El color de una serpiente fósil

Serpiente de Libros (Teruel)Una serpiente fosilizada de Libros (Teruel, España) conserva las estructuras pigmentarias de la piel y, aunque no tiene color, permite a los científicos averiguar su auténtico aspecto. Algo similar ocurrió hace poco con las plumas de aves halladas en Darmstadt y Liaoning, con una calidad excepcional, donde se podían reconocer los cromatóforos por su forma.

Durante el Mioceno (hace unos diez millones de años) había en esta zona de Teruel unas fuentes termosulfurosas similares a géiseres. Periódicamente brotaba agua a gran temperatura con gases sulfurosos diluidos, y al enfriarse en el exterior el azufre se depositaba, formando el agua charcas y lagunas. Allí vivían ranas, salamandras, serpientes y otros organismos que eran exterminados cada vez que el géiser brotaba, depositándose en el fondo cubiertos rápidamente con azufre. La fermentación anaerobia produjo pizarras bituminosas que es lo que se encuentra actualmente en este lagerstätte, famoso por sus ranas fósiles (Rana pueyoi) de calidad excepcional. La minería de azufre se remonta a tiempos antiguos, pero su consideración como yacimiento paleontológico tiene unos cien años.

Esquema de cromatóforos de la serpiente de TeruelLa serpiente que nos ocupa -que es parte del fondo de la Fundación Dinópolis– ha sido analizada por un equipo dirigido por la investigadora Maria McNamara (University College Cork, Irlanda) descubriendo que la peculiar fosilización del ejemplar en fosfato de calcio -cuyos cristales, que serán los “píxeles” del fósil, son extremadamente pequeños- ha conservado detalles ultrafinos de la estructura celular, incluyendo los cromatóforos, que son los orgánulos que se encargan de colorear los tejidos (en este caso la piel).

Ahora bien, la fosilización implica la sustitución de todo el material orgánico original por un mineral, con lo cual los colores originales se han perdido; pero como estor cromatóforos tienen una forma específica para cada color, y esa forma sí se ha conservado, podemos compararla con los de serpientes actuales y saber cómo era. Sí, no era nada original: tonos verde parduzcos por encima y amarillito claro en la panza. Pero este ejemplar, junto con los pequeños dinosaurios y aves que mencionamos al principio, ya forma parte de los datos comprobables que tenemos a la hora de reproducir un organismo del pasado hasta sus mínimos detalles.

Visto en SINC y otros

Publicación en cell.com

Un paseo por las minas de azufre de Libros

La tumba del rey Arturo en Glastonbury

La tumba del rey Arturo en Glastonbury

Ruinas de GlastonburyLas ruinas de la abadía de Glastonbury (Inglaterra) siempre han estado envueltas en la bruma de la leyenda y el misterio: establecida por José de Arimatea en el año 63 d.C., es uno de los lugares donde se ha buscado el Santo Grial, y acoge los restos del rey Arturo y la reina Ginebra en una tumba de mármol negro. El monasterio se disolvió en 1539, bajo el reinado de Henry VIII. Y esto último es cierto.

La abadía de la orden benedictina realmente se fundó en el siglo VII, en territorio dominado por los sajones, y fue creciendo en los tres siglos posteriores; hacia 1066, con la conquista normanda, el complejo monacal rivalizaba en poder y fama con pocas abadías de Inglaterra, por ejemplo Westminster, y los monjes se dedicaban a falsificar registros para validar la antigüedad y fama del sitio.

En 1184 un terrible incendio arrasó la abadía y pronto las visitas al sitio cayeron en picado. En un entorno socioeconómico que vive de la peregrinación (lo más parecido al turismo cultural que había en aquella época) esto era desastroso, así que los monjes rápidamente iniciaron las tareas de reconstrucción. Seis años más tarde, descubrieron un enterramiento cerca de la capilla antigua con una losa y una cruz de plomo en la que se leía Hic jacet sepultus inclitus rex Arthurus in insula Avalonia: Aquí yace el afamado rey Arturo en la isla de Avalon. Debajo había un tronco de roble ahuecado con dos esqueletos: uno, de casi dos metros y con una herida en el cráneo; el otro femenino.
(más…)

Pájaros homosexuales necrófilos: la naturaleza antinatural

Riparia ripariaEl maravilloso mundo de los animales nunca acaba de sorprendernos. La zoología es una de las ciencias más antiguas: la observación de otros animales en su medio es algo que hacemos inconscientemente, ya sea por placer o para cazar u obtener información. Ya los griegos empezaron a escribir notas sobre los animales comunes -y no tanto- que encontraban o de los que oían hablar, provenientes de tierras remotas; pero eran más bien fantasiosos y aficionados al cuento y la moraleja. La Edad Media se vio plagada de estas estupideces que eran documentadas como ciencia oficial sin discusión, al menos en los entornos más comunes.

No fue hasta el siglo XVIII que se inició la sistematización y clasificación ordenada y científicamente ajustada (dentro de lo que se podía) cuando Carl von Linneo planteó la brillante nomenclatura binomial que aún se utiliza para nombrar a cualquier especie animal o vegetal. A finales del XIX, los biólogos creían sinceramente que poco quedaba por descubrir: el globo había sido explorado, conocíamos prácticamente a todas las especies vivas y su comportamiento -mecánico y sencillo- era algo elemental: comer, huir y multiplicarse.

A mediados del siglo XX aparece la ciencia de la etología, que estudia el comportamiento animal. Konrad Lorenz, con su estudio sobre la impronta en los gansos; Karl von Frisch, centrado en el sistema de comunicación de las abejas, y Niko Tinbergen, interesado en el estudio sobre el instinto en el pez conocido como espinoso, abren un mundo nuevo y aparentemente desconocido. Y los últimos años, con la implantación de nuevos sistemas tecnológicos de observación remota no intrusiva, han dado lugar a descubrimientos interesantísimos e inquietantes para algunos. Por ejemplo, que los comportamientos homosexuales son un fenómeno ampliamente difundido entre todos los grupos animales; hasta las moscas de la fruta consideran su género irrelevante si se eleva la temperatura del medio en que viven. O que la masturbación no es privativa de los primates superiores, ni tampoco el cuidado de los miembros enfermos o mayores del grupo, o el asesinato premeditado.

Y he aquí que tenemos al avión zapador (Riparia riparia), un miembro de la familia Hirundinidae que abarca a las golondrinas y aviones, pillado en vídeo mientras se cepilla el cadáver de un congénere de su mismo sexo tirado en el suelo:

Ahora bien, este estudio -de Naoki Tomita y Yasuko Iwami, del Instituto Yamashina de Ornitología en Abiko, Japón– no revela nada nuevo. En 2003 Kees Moeliker, de Rotterdam, ganó un premio Ignobel por documentar esto mismo en patos. También se ha visto en mamíferos y tortugas: un comportamiento sin ninguna ventaja para la especie que contradice el tradicional mecanicismo aplicado a estas funciones. ¡Ellos también lo hacen por gusto! Aunque el caso del avión es especial: entre estos pajaritos casi no hay diferencia entre machos y hembras, y el pobre avión muerto había quedado en una pose, digamos, provocativa para la especie.

What Raises the Male Sex Drive? Homosexual Necrophilia in the Sand Martin Riparia riparia

Visto en New Scientist

 

Google vende Boston Dynamics!

Tan sólo tres años después de adquirirla, el gigante Google se desprende de una adquisición muy llamativa: Boston Dynamics, la empresa de robótica que dio a luz engendros mecánicos como la Cybermula, Cyberdog, el robot Atlas o Cheetah. Pero ¿por qué? la evolución de estos prototipos de esqueletos metálicos ambulantes estaba siendo prometedora, pasando de un movimiento dificultoso en laboratorio a ser máquinas deambulantes por exteriores difíciles (terreno rocoso, nieve) capaces de recuperar el equilibrio y extremadamente robustas.

Por lo visto la directiva de Google no le ve una salida económica a corto plazo, y los ejecutivos de BD tampoco estaban muy dispuestos a desarrollar en conjunto con otros equipos de Google como los ingenieros de robótica que tienen en Tokyo y California, pertenecientes a la iniciativa Replicant: desarrollos robóticos iniciados por Andy Rubin (que ya no está en la compañía). Como siempre en estos casos, el fallo parece debido a error humano; concretamente de ejecutivos cortos de miras.

Entre los posibles compradores de BD estarían Toyota y Amazon, aunque me extraña que el NORAD no esté en la lista.

Noticia en Bloomberg.

La mantis más antigua, conservada en ámbar

Aragonimantis aenigma © DinópolisEl afortunado hallazgo de un ejemplar de mantis religiosa empotrada en un trozo de ámbar proveniente del Cretácico de Teruel (España) nos muestra cómo eran los primeros ejemplares de estos depredadores. Con 105 millones de años, Aragonimantis aenigma es también el primer fósil de mantis hallado en España.

La mantis -o santateresa, tatadiós, mamboretá y otros nombres pintorescos- es un insecto de refinado diseño. Dispone de un oído en el tórax, una cabeza que rota libremente 180º, y unas garras prensiles en el primer par de patas que son formidables armas para apresar y despedazar a sus presas. Pero no es nuevo: pertenece al antiguo grupo Dictyoptera, emparentadas con las cucarachas y las termitas. Y de hecho Aragonimantis se parece bastante a una cucaracha, grupo del que se separaron en el Jurásico, aunque dispone de las características garras de presa con espinas. Todo lo que queda del ejemplar es la parte delantera, que permite distinguir estos caracteres y también que se trataba de una ninfa (subadulto).

Las mantis son insectos de distribución mundial, pero este ejemplar conecta con otro más reciente de Burma y un fósil de Mongolia 35 millones de años más moderno. No son muchas pistas -no es fácil encontrar restos de un depredador tan frágil- pero esta parece ser la abuela de todas ellas.

Visto en SINC.

Partículas de Majorana a partir del grafeno

Un grupo de científicos internacional -con participación del CSIC- ha descubierto otro uso para el grafeno: obtener partículas de Majorana, que son materia y antimateria al mismo tiempo.

MajoranaEttore Majorana (Catania, 1906) era un sabio singular: miembro del Grupo de Roma, fundado por Fermi con la intención de reunir a los mejores físicos italianos, tenía un carácter reservado y huraño. Lo que no le impidió tratar profesionalmente con los mejores físicos europeos de la época, sobre todo trabajando en el campo de Física de partículas. Trabajó con Heisenberg en Alemania coincidiendo con el ascenso del partido nazi (1933) y al volver se recluyó, publicando muy pocas cosas más. Se destaca de su trabajo la ecuación de Majorana y su consecuencia, el fermión de Majorana, que es su propia antipartícula: detectado en el mundo real mediante superconductores en 2012-14, esta partícula es un tipo de estado cuántico cuya función de onda no se comporta ni como la de un fermión ni como la de un bosón. Esta propiedad carece de análogo en el Modelo Estándar de física de partículas y podría formar parte de la materia oscura.

El 25 de marzo de 1938, el físico envió una nota de despedida a su colega Antonio Carrelli, director del Instituto de Física de Nápoles; compró un billete para el trayecto marítimo Palermo-Nápoles y desapareció.  (más…)