R.I.P. Umberto Eco, 1932-2016

Umberto EcoUmberto Eco, toda una referencia de la literatura contemporánea que además escribía libros entretenidos, ha muerto ayer en Milán a los 84 años. Escritor de novelas y ensayos, crítico, doctor en Filosofía, experto en semiótica (ja ja ja. Yo tampoco tengo claro qué significa esto) esta eminencia cultural saltó tarde al mundo de la narrativa con El Nombre de la Rosa (1980). Con el más tardío El Péndulo de Foucault (1988), creó un subgénero del que aún comen muchos oportunistas.

Y qué más decir. Id y coged una de sus novelas.

También se ha muerto Nelle Harper Lee, la escritora norteamericana que publicó Matar a un Ruiseñor -más conocida por la peli con Gregory Peck- que acababa de sacar una secuela de esta historia de racismo ambientada en la Depresión. Mismo día, cinco años mayor. ¡Este año empieza fuerte con las bajas culturales! Ya podría la Parca llevarse políticos.

http://www.umbertoeco.com

Noticia en La Reppublica

Noticia de Harper Lee en al.com de Alabama. Hablando de racismo, un ejercicio curioso: en el índice -y descartando la enorme cantidad de artículos sobre deporte- si sale la foto de un negro, es que está en la cárcel. Ah, los medios.

Star Wars vs Star Trek

Star Wars - desfile del Nuevo OrdenHace ya dos meses del estreno de la esperada continuación de Star Wars y parece que se ha ido asentando el polvo, así que voy a decirlo claramente: estoy de parte de George Lucas. Esta entrega está visualmente muy lograda y demuestra un tremendo respeto por el original, pero no tiene alma. No hay historia, los personajes son planos y sus motivaciones, endebles. Claro que todo esto se puede decir de cualquiera de las otras seis partes, así que ¿dónde está el problema? Tengo que confesar que se me escapa. Hay detalles concretos, sí, en los que se puede recalcar el fallo, pero eso ocurre en cualquier largometraje.

Me ocurre incluso con la banda sonora: del venerable John Williams siempre se puede sacar uno o dos temas por film que son memorables. La Imperial March, el Yoda’s Theme, el Duel of the Fates… de este episodio VII se puede escuchar con los ojos cerrados todo el disco sin oír más que un fondo de persecuciones con algún recuerdo de la partitura original. ¿Qué ha pasado, John?

Lo interesante en este caso es que el director, J. J. Abrams, es el mismo que ha retomado con idéntico respeto y cuidado otra saga fundamental: Star Trek. Y el resultado parece igual de frío y agotado. En el caso de Trek sí se puede destacar un fallo básico, que es muy evidente; el intento de convertirla también en una película de acción, cuando las historias de la Enterprise y su tripulación siempre han sido más pausadas. Estas diferencias entre ambas series siempre se han planteado de un punto de vista degradante: Wars “no es ciencia ficción”; Trek “es aburrida y de bajo presupuesto”. Pero ¿puede haber una ideología debajo de estas diferencias, una diferencia de concepto por parte de sus creadores? Veamos. (más…)

John Dee: la exposición

John Dee -un personaje de quien ya hemos escrito en ocasiones- fue el asesor personal de la reina Elizabeth I de Inglaterra allá por el final de la dinastía Tudor, en el siglo XVI. Filósofo y científico, experimentó en los campos de la astronomía, matemáticas, navegación, alquimia, magia natural y necromancia; bajo la máscara de mago y ocultista, ejerció como espía para la reina en sus viajes. Hay quien opina que toda esa capa paranormal era una cobertura perfecta para sus actividades de agente, obteniendo información acerca de otros gobiernos europeos y sobre los nuevos territorios que se estaban descubriendo.

Es difícil que esto fuera tan extremo; Dee tenía demasiados textos y colecciones en su gabinete para que este aspecto de su persona fuera una simple tapadera, pero sin duda supo utilizar estos recursos como un práctico camuflaje. El lenguaje enoquiano que le fue “revelado” por los ángeles era un método práctico de encriptación de mensajes. Estamos hablando de un tiempo en que la criptografía era más un arte oculta que una técnica: la Steganographia de Trithemius estuvo en el Index Librorum Prohibitorum de la iglesia católica hasta que se dieron cuenta que no iba de magia, sino de codificar información. También es cierto que en esta época de ciencia naciente un científico estudiaba todo: el propio Newton estudió alquimia cien años después, cuando su práctica aún se confundía con la naciente química.

Bueno, el caso es que hay un cuadro bastante famoso que representa al mago en su momento de gloria, bajo la mirada de toda la corte: nos referimos al lienzo de Henry Gillard Glindoni (1852-1913) pintor victoriano que además plantea los retratos -no de primera mano, claro- de la Reina, de sir Walther Raleigh (a su izquierda) del consejero William Cecil y del skryer o médium Edward Kelley, que sentado en la penumbra tras el mago lleva un gorrito que le cubre las orejas… más bien su ausencia, ya que las perdió en algún turbio juicio.

Lienzo en que se ve a John Dee realizando sus conjuros

El análisis por rayos X ha permitido descubrir un detalle siniestro en la obra, algo que Glindoni quiso cubrir más adelante: la idea inicial era que Dee estuviera realizando sus conjuros rodeado de calaveras humanas. Ahora sí que el cuadro hubiera parecido más un Frazetta, verdad? Sea como fuere, el pintor decidió cubrir este aspecto macabro y no se ha desvelado hasta ahora.

calaveras

Tal vez uno de los hombres más sabios de su época, su biblioteca personal era la mayor de Inglaterra y una de las mejores de Europa. Pero todo su conocimiento e influencia le sirvieron de poco cuando, fallecida la reina, el monarca James I -poco dado al ocultismo y lo sobrenatural- pasó un montón de ayudarlo. Murió en Mortlake (Londres) en una relativa pobreza, y ninguna lápida cubre sus restos.

Scholar, courtier, magician: the lost library of John Dee, en el Royal College of Physicians hasta Junio.

R.I.P. Helényi Tibor

Helényi Tibor. Foto: Tuba Zoltán (Origo)Estos días ha habido algunas bajas en el mundo del espectáculo, algunos conocidísimos y llorados (Robin Williams, Lauren Bacall) otros menos (Menahem Golam, productor de la Cannon; Ron Tippe, productor) pero haciendo honor al friquismo de este blog, voy a mencionar a otro artista que se ha ido esta semana.

Poster para MacbethHelényi Tibor fue un ilustrador húngaro (lo escribo como se hace allí, el apellido delante del nombre) nacido en 1946 que tal vez sería menos conocido si no fuera por la costumbre de los países del este de “deconstruir” los posters promocionales de las películas y elaborar los suyos propios. Más allá de las variaciones de composición o versionados propios en el resto del mundo, lo que hacían era comisionar a artistas locales un diseño de cosecha propia. El resultado era aún más raro que las marquesinas pintadas a mano que se veían hasta hace no muchos años en los grandes cines de las capitales.

Poster para Star WarsTibor, que estudió Bellas Artes en 1966-71, ya diseñaba carteles entrados los ’70 cuando realizó los extraños posters de Star Wars, Alien, Robocop y otros éxitos de Hollywood en los que aplicaba sus propios conceptos y distorsiones. Como buen artista, se pasaba por el fondillo de los pantalones la funcionalidad del objeto tanto orientado al cliente como al público objetivo: de ahí que se creara la leyenda urbana de que no había visto ni los trailers de las películas, cosa que él mismo desmentía.

Biografia de Tibor en Budapestposter.com

Algunas exposiciones pictóricas (no posters): Chimera, Colosseum

Cervoise, bière, cerveza

Cervoise, bière, cerveza

Cosas del destino. Estaba leyendo el clásico sobre catarismo y la leyenda del Grial Luzifers Hofgesind, del medievalista y Obersturmführer Otto Rahn, que hace continuas alusiones a juegos de palabras en langue d’oc. Nunca le había prestado mucha atención al francés antiguo y a esas palabras que han dado vueltas desde que el Imperio romano se vino abajo y la plebe europea empezó a descomponerlo en lenguas nacionales que iban y venían de un país a otro. De repente, en otra de mis lecturas medievalistas, me salta otra palabra a la cara, esta vez de la langue d’oïl.
Johann & Pirlouit parlent de cervoiseSí, bueno, son los viejos comics de Johann et Pirlouit de Peyo, de donde saldrían unos años más tarde como personajes secundarios los Pitufos. Ambientando el tema en una idealizada Edad Media, Culliford demuestra a veces unos conocimientos insólitos de ciertos temas que aparecen rozando las historietas. Esta en concreto (La Fuente de los Dioses) tiene la estructura de un viaje iniciático, y si correspondiera a otra fuente podría imaginarme a un Juan G. Atienza o un Iker Jiménez especulando sobre el significado de la lucha con el Homo sylvanus, el arroyo que brota de la gruta o el viejo de las serpientes. Pero aquí lo que me llamó la atención fue la palabra que usa Pirlouit: cervoise.

Parece un francés falsificado, como aquel chiste de du pén, du vín, du qués (pain, vin, fromage) para referirse a la bière, nuestra cerveza, verdad? Pues no, realmente hay una diferencia. O la hubo hasta hace medio milenio… (más…)