Mini-galería

Smallest Art GalleryA espaldas de la Westkerke, entre el discriminante Punto de Información Gay y la morbosa Casa de Anne Frank, se encuentra este localito de 3×1 metros ( menos que un kiosco pipas) donde Sonja vende cuadros y postales originales. Es la galería de arte más pequeña de Amsterdam y, si me apuran, del mundo mundial!

hasta tiene una web: http://www.smallestgallery.com/

Nada nuevo bajo el sol

Hace tiempo ya que, sobre la idea de coches que se comunicaran mutuamente para una mejor comprensión y educación en la carretera, apareció un generador de mensajes trasero para el Fiat 500 XPress. Es una pantalla LED que muestra caritas y símbolos, algo primitivo.

Bueno, repasando algunos álbumes de Spirou y Fantasio de Franquin (que se remontan a finales de los ’50) encuentro lo siguiente: pero primero, un esbozo de situación.

Fantasio es un personaje de historietas secundario, contrapunto cómico a su compañero, y está ligeramente basado en Lorenzo Parachoques (Dagwood Bumstead) de Chic Young. Una de sus habilidades es inventar dispositivos, afición que comparte con su creador André Franquin. Otra afición común a ambos son los coches: en sus historias no hay coches ‘genéricos’ sino vehículos con marca y modelo. En este caso, Fantasio modifica un De Dion-Bouton de 1912 para “mejorarlo”. esta es una de las mejoras:

Señalizador de coche, 1959 (está en francés, pero se entiende) el “dispositivo para una conducción educada” consiste en una pantallita trasera controlada por el conductor, en la que aparecerían mensajes como “perdón” “gracias” o también ofensivos (como el de la tercera viñeta, para el que no tengo traducción). Vamos, algo bastante más evolucionado que la pantallita de Fiat. Y hablamos de… ¡1959! Es posible que si André se hubiera quedado en USA -no pudo a causa de su visa de inmigrante belga, que duraba sólo un mes- este y otros de sus inventos “absurdos” se hubieran patentado. Ahora tendríamos unos coches con más chirimbolos y un gran dibujante menos.

Mejor así.

Exposiciones

Estatuas de Igor MitorajNo es costumbre comentar aquí cosas locales, pero es que Almería está irreconocible por momentos. Primero el Centro de Arte expone una muestra de dibujos de Penagós, un dibujante característico de la estética Art Decó, con unas piezas realmente buenas que cubren desde dibujos y apuntes a lápiz hasta plumillas y gouache. ¡Es gratis y salen chicas desnudas! El catálogo, una revistilla de la fundación Mapfre, es modesto pero barato: 2 euros para tener unas cuantas reproducciones e color de las piezas exhibidas.Luego tenemos la exposición temporal del Arqueológico: “…Y llegaron los incas“, completa revisión de las culturas preincaicas de América del Sur, sin piezas espectaculares pero muy bien distribuida. Preciosa, por ejemplo, la caracola de cerámica que replica (según se ve en una radiografía) la estructura interna de la concha del molusco, o los minuciosos tapices herencia de la cultura Paracas. Me hizo gracia oír comentarios espantados acerca de los sacrificios humanos que realizaban estos pueblos; hablábamos de los tiempos del primer milenio a.C., cuando los ingleses y daneses degollaban gente en los pantanos y los cartagineses asaban niños como ofrenda a sus dioses. En fin: esta exposición también es gratis, y el nuevo Museo está estupendo. No veía las colecciones desde que evacuaron el antiguo edificio, y prometo volver a visitarlo con más detenimiento.Y están las estatuas de Igor Mitoraj en la Rambla: grandes piezas de bronce que me recordaron los dibujos de Edgar Ende, el papá de Michael: enigmáticas esfinges rotosas, a las que la perspectiva forzada de la Rambla le da un aspecto adecuadamente surrealista. Y gratis. Vamos, que no tengo queja: al fin hay algo más que jazz, flamenco y mimos en el panorama cultural local.Aun así, este fin de semana me largo a Valencia para ver la exposición de H.R.Giger en la Politécnica

La Última Cena, o Se Fueron Sin PagarHaltadefinizione pone a nuestra disposición la pintura de Leonardo en una imagen de 16 gigapixeles. Esto se dice pronto. Esta empresa se dedica a servicios fotográficos aplicados, y ésta es una buena forma de mostrar qué utilidad prestan a la restauración de obras clásicas.

La verdad es que el fresco está un poco agrietado, visto de cerca. Para capturar la imagen usaron una Nikon D2Xs con un 600mm, un cabezal motorizado y mucha paciencia en el montaje de las imágenes finales.

Políticos

Leo en el Geographic, en un artículo sobre las momias de las turberas de la Edad del Hierro, que

En la antigua Irlanda, los súbditos expresaban de forma ritual la sumisión a su rey chupándole los pezones.

Es curioso. Miles de años, cientos de culturas distintas, y la clase política siempre acaba haciendo mariconadas.