Cervoise, bière, cerveza

Cervoise, bière, cerveza

Cosas del destino. Estaba leyendo el clásico sobre catarismo y la leyenda del Grial Luzifers Hofgesind, del medievalista y Obersturmführer Otto Rahn, que hace continuas alusiones a juegos de palabras en langue d’oc. Nunca le había prestado mucha atención al francés antiguo y a esas palabras que han dado vueltas desde que el Imperio romano se vino abajo y la plebe europea empezó a descomponerlo en lenguas nacionales que iban y venían de un país a otro. De repente, en otra de mis lecturas medievalistas, me salta otra palabra a la cara, esta vez de la langue d’oïl.
Johann & Pirlouit parlent de cervoiseSí, bueno, son los viejos comics de Johann et Pirlouit de Peyo, de donde saldrían unos años más tarde como personajes secundarios los Pitufos. Ambientando el tema en una idealizada Edad Media, Culliford demuestra a veces unos conocimientos insólitos de ciertos temas que aparecen rozando las historietas. Esta en concreto (La Fuente de los Dioses) tiene la estructura de un viaje iniciático, y si correspondiera a otra fuente podría imaginarme a un Juan G. Atienza o un Iker Jiménez especulando sobre el significado de la lucha con el Homo sylvanus, el arroyo que brota de la gruta o el viejo de las serpientes. Pero aquí lo que me llamó la atención fue la palabra que usa Pirlouit: cervoise.

Parece un francés falsificado, como aquel chiste de du pén, du vín, du qués (pain, vin, fromage) para referirse a la bière, nuestra cerveza, verdad? Pues no, realmente hay una diferencia. O la hubo hasta hace medio milenio… (más…)

La orquídea antropófaga del Xingu

asuri_xingu

 

Es bien conocido que las angiospermas, o “plantas con flor” deben su tremendo éxito a partir del Mesozoico a la cooperación con los insectos polinizadores, que les amplían su capacidad de dispersión mucho más allá de lo que el viento podía hacer por las esporas. Esta simbiosis ha dado lugar a adaptaciones morfológicas extremas, que no solo implican a insectos sino a aves (colibríes) mamíferos (murciélagos y pequeños roedores) y en fin, cualquier forma de vida que saque ventajas de la miel o el polen que las flores ponen a su disposición. Incluso los humanos, a su manera, han cooperado con las flores al cultivarlas por ornato, valor farmacológico o alimenticio: muchas especies de plantas han triunfado en el ecosistema global gracias a este dulce soborno.

 

asuni_youngHacia 1918, la expedición amazónica del británico Normal Caldwell trajo de las selvas brasileñas una curiosa historia: la flor de Nhandabá, un tipo de orquídea utilizada por algunas tribus del Alto Xingu para masturbarse. En su momento la presentación del informe fue casi confidencial por lo delicado del tema, pero los datos parecían demostrar la existencia de una gran planta rastrera cuyas flores, que se alzaban al final de tallos gruesos de casi un metro en torno a terrenos arrasados tras incendios forestales, tenían un aspecto y funcionalidad casi exactos a los de una vagina humana. Se discutía si el parecido era fortuito o consecuencia de un pacto evolutivo entre las dos especies, ya que los indios -de las tribus Katinemô, Assuní, Waré- parecían tener un largo contacto con esta especie. (más…)

Tanino, tanino

Tanino, tanino

taninosEl descubrimiento de un nuevo orgánulo de las plantas, el tanosoma, nos demuestra lo poco que sabemos de las cosas más comunes. El tanosoma, damas y caballeros, se dedica al almacenamiento de taninos en el interior de la planta.

Los taninos son polímeros complejos que esencialmente amargan la vida de los animales. Las plantas los producen como medio de defensa; son repelentes que provocan un sabor amargo/áspero y hacen que muchos herbívoros se lo piensen antes de comer ciertas hojas o frutos. Por ejemplo, la fruta inmadura suele estar cargada de taninos; el pellejo de la granada y el caqui antes de tiempo os darán una idea de lo potente que es este mecanismo de defensa.

01592Los humanos, como somos tan raritos, buscamos adrede estos repelentes igual que los picores de la menta o el pimiento; así, se prefiere ese toque astringente en la manzana y el vino, o el punto amargo del chocolate negro, del y el café. Un experto en vinos conoce la importancia de esa sustancia para el sabor de un vino (sobre todo el tinto) al punto que, además del tanino propio de los hollejos de la uva, se expone al vino a la madera de las barricas que también aporta su dosis.

Otro uso no gastronómico de los taninos es el curtido (en inglés tanning) de cueros, conocido desde la antigüedad, mediante el cual la piel cruda se expone a estas sustancias que “sueldan” las proteínas de colágeno del cuero aportándole resistencia y durabilidad. Cómo descubrirían esto nuestros antepasados no resulta sorprendente dada la abundancia de estos químicos en la naturaleza: los ríos amazónicos y de la selva africana deben su color de té al tanino desprendido de hojas y troncos.

El descubrimiento, por parte de un equipo de la Universidad de Montpellier (Francia), se llevó a cabo tras analizar representantes de distintas plantas vasculares. Se observó la formación en los cloroplastos de estos organelos llenos de taninos que luego se desparraman por el espacio intercelular en forma de pequeñas vesículas. Lo raro de esto es que tras trescientos años de botánica seria acabamos por descubrirlo ahora. Pero una vez expuesto el mecanismo, es sólo cuestión de tiempo y algo de bioingeniería para que la ciencia y Monsanto obtenga provechosos frutos. Frutos amargos.

The tannosome is an organelle forming condensed tannins in the chlorophyllous organs of Tracheophyta, en Annals of Botany

Visto en io9.

Momias de carne

Momias de carne

fry-mummy

Cuando estaba en 5º de Primaria, nos tocó hacer un trabajo sobre Egipto a un grupo de compañeros del colegio. Cada uno tenía una tarea específica, y creo que fue Gonzalo -un pelirrojo pecoso- quien tuvo que acercarse a la embajada egipcia a pedir folletos y cosas. Luego nos contó algo que era casi un secreto de estado: el faraón Tutankhamón en realidad se llamaba Tutanjamón, pero para evitar las burlas y los chistes fáciles el nombre fue modificado por las autoridades del Departamento de Antigüedades.

Obviamente nos reímos cruelmente de él; a los diez años ya no se engaña a uno con esas trolas*. Pero… por lo visto no sería raro encontrarse con jamones y chorizos vendados en alguna polvorienta tumba del Valle de los Reyes. (más…)

Neandertales: herboristas refinados o gourmets asquerosos?

Neandertales: herboristas refinados o gourmets asquerosos?

neandertalCada vez tenemos más claro que el Homo neanderthalensis era un ser refinado capaz de crear arte, imaginar una religión o al menos un concepto del más allá, vestirse y adornarse. Lejos está el concepto de cavernícola brutal, caníbal armado con un garrote que rondaba las reconstrucciones científicas hasta hace no muchos años (en gran parte debido a lo diferente de su anatomía, robusta pero interpretada por nosotros como más afín a un simio).

Los últimos análisis sobre el sarro de los dientes del yacimiento de El Sidrón (Asturias) realizados por Karen Hardy y un equipo de investigadores españoles, británicos y australianos aportaban una información extra sobre sus hábitos alimentarios: en los cinco individuos analizados había trazas moleculares de verduras, almidones y frutos secos, y uno de ellos había ingerido aquilea y manzanilla (desde 2009 sabemos que H. neanderthalensis disponía del gen que permite distinguir el amargor de un alimento). También restos de humo y otras pruebas de cocción. Es decir, que cocinaban hierbas y legumbres, y probablemente hacía infusiones curativas: el sabor de las hierbas medicinales y su escaso valor alimenticio hacen difícil creer que las comía por gusto. Una sofisticación culinaria impensable en lo que se creía una especie básicamente carnívora y cazadora, que sucumbió por falta de presas.

Pero como para cada teoría hay una contraria, un grupo de investigadores del Museo de Historia Natural de Londres han propuesto una alternativa. Su sugerencia no deja de ser interesante. (más…)

Una prueba de canibalismo en las colonias de Nueva Inglaterra

JamestownLa vida fue dura en los primeros asentamientos de colonos ingleses en Norteamérica. El primero de todos, el fuerte de Jamestown, se levantó en la costa de Virginia junto al río James en 1607: 104 colonos venidos en tres barcos lo levantaron en cosa de un mes. Tierra fértil y un ambiente precioso (bosques, un río serpenteante, una península protegida donde levantar el asentamiento) parecía prometer felicidad a los colonos; pero no todo eran bondades. Los ataques de los indios vecinos powhatan, los passpegh y los españoles* eran esporádicos pero minaban la tranquilidad de la colonia. Los ingleses eran vistos como una molestia tolerable por los powhatan, y su tecnología superior era muy deseable. El secuestro, cuasi-ejecución y posterior “rescate” del colono John Smith por parte de su hija Pocahontas, parece haber sido una especie de ritual de admisión orquestado por el jefe Wahunsunacock para incluir la pequeña colonia inglesa dentro de su tribu, aislándolos de otras para evitar alianzas incómodas. También los ayudaron proveyéndoles de comida, aunque los “malentendidos” fueron continuos. Simplemente, la diplomacia de los indios algonquinos era muy diferente de la inglesa.

En el invierno de 1608 hubo un incendio en el almacén de grano y la consecuente escasez; Smith llegó a convertirse en presidente del consejo e implantó una política de austeridad y disciplina (su slogan era: “El que no trabaje, no comerá“) pero al año siguiente* hubo un ataque especialmente violento de los powhatan, y ese invierno 200 colonos murieron de hambre; los 60 supervivientes pasarían otro año muy malo, quedando la colonia reducida al 20% de la población original. Es en esta época cuando los historiadores planteaban la posibilidad de canibalismo en la colonia, basándose en los testimonios del gobernador Percy escritos en 1625; pero ahora, en las excavaciones del fuerte -hallado en 1994- se encontró un testimonio físico de lo que debió haber sido aquello: parte del esqueleto de una niña de 14 años, despedazada de manera torpe y cuyos huesos acabaron en un basurero. (más…)