El jamón de cerdo-oveja

chochan_mangalicaLo que es increíble, vamos, increíble, es que tenga que ver estas cosas en webs norteamericanas. Una raza de cerdo al borde de la extinción, el Mangalica -esa cosa que se ve en la foto, cruce de cerdo con caniche o algo así- se ha recuperado para su futuro deguste.

El cerdo lanudo de las nieves es de crecimiento lento, y no soporta bien la cautividad; por ello los criadores lo fueron descartando en favor de especies más modernas. Así, en un momento dado, del Mangalica sólo quedaron 198 ejemplares. Pero con la ayuda de criadores de España y Hungría la especie se ha recuperado, siendo estos dos países los que acaparan su caudal genético de 20.000 individuos. Así, el cerdo lanudo se ha salvado de la extinción… al menos como raza.

Visto en Scientific American (vía BoingBoing)

Jamones en La Tienda (luego dicen que en USA no dejan entrar jamón… si es un arma antiterrorista, hombre)

Mi propio Monstruo de Tully!

Monstruo de Tully, colección particularHace algún tiempo comentaba la existencia de una criatura extraña del Pennsylvaniense de Illinois, Tullimonstrum gregarium. Pues ya tengo uno! Es un ejemplar juvenil y algo informe: poco más que una marca húmeda en un nódulo de roca procedente del Pozo 11 de Mazon Creek, Illinois (USA). Pero, ¡qué ilusión! Este y otros escandalosamente antiguos fósiles de la edad dorada del planeta, en mi colección de Flickr.

Torre de Cabras

cabrarSin duda basada en la tradición de tirar una cabra desde un campanario* pero con fines mucho más nobles, esta torre da refugio, entretenimiento y ejercicio a unas cabras. La idea original parece provenir de un granjero de Sudáfrica, y hay otras torres en USA, Noruega y Portugal. Esta de la foto concretamente está en Illinois (USA) tiene seis pisos con tres accesos a salas a cada lado, y los rumiantes (que por naturaleza gustan de trepar y explorar, ya que son curiosas) disfrutan de lo lindo con su casa. Encima se mantienen en forma y tienen un refugio; cada seis meses, se limpian las salas con una manguera a presión y la porquería se usa como abono. Hey, si hay casitas de juego para gatos y niños, ¿por qué no?

Visto en BoingBoing.

* lo hacían en Manganeses de la Polvorosa (Zamora) pero ojo! desde el 2000 la cabra que tiran es de cartón. Además, cae sobre una lona.

Pinitos

rhs2Acabo de plantar un pino. En maceta. Bueno, la historia es más complicada…

Una de mis aficiones son las plantas raras, que me viene de la especialidad de Paleontología que nunca pude hacer. Resulta ser que si bien para hacer un Parque Jurásico apenas tendríamos recursos animales (si acaso un triste tuatara y unas cuantas cucarachas) sí se podría plantar un jardín con una relativa exactitud a base de supervivientes vegetales de la época. Muchas especies primitivas han perdurado hasta hoy: todas las coníferas, los ginkgos, las cicadáceas (esas palmeritas enanas que ponen en las rotondas), helechos, musgos…este pino mío es un pariente de la araucaria denominado Wollemia nobilis.

Hace quince años un explorador descubrió en un valle perdido de Australia algo asombroso: una colonia de árboles que se daban por extinguidos hace dos millones de años, reliquia del antiguo continente de Gondwana protegida por su aislamiento. Reconociendo su rareza, el hombre (un guarda forestal) comunicó su descubrimiento al gobierno que inició una campaña de protección. (más…)

Los Árboles Mortíferos y otras hierbas

maneating_treeHace mucho tiempo, siendo un ávido lector de revistas como Cuarta Dimensión, Planeta, Karma 7, Mundo DesconocidoMás Allá, me tragaba todas las historias que en ellas se contaban por esa certeza (que los adultos comparten al 80%) de que lo que está impreso en papel debe ser verdad.

Una de aquellas historias, poco repetida porque no se trataba de OVNIs ni de ectoplasmas, narraba inquietantes leyendas procedentes de la Kamchatka: una península boscosa al este de la Unión Soviética de difícil acceso en la que los investigadores enviados por Stalin habían hallado rarísimas especies botánicas. Una era la Orquídea Negra, de perfume venenoso, cuyo último ejemplar había desaparecido de la mesa del científico que la estudiaba dejando atrás su cadáver… asesinado por manos desconocidas. El otro espécimen que recuerdo era un árbol carnívoro que expelía un narcótico en un radio de unos pocos metros en torno a su copa. Los animales o exploradores que se acercaran y cayeran en el error de recostarse bajo el tronco a descansar ya nunca despertarían, y sus restos pasarían a abonar el suelo en torno a la planta.

Nunca más fui capaz de encontrar referencias sobre estos vegetales mitológicos, incluso con la potente Biblioteca Global de que disponemos. De hecho descubrí que Kamchatka es un sitio regularmente visitado, nada salvaje, y no la especie de selva subtropical asesina que se describía. Pero hace poco, leyendo… (más…)