Mini-galería

Smallest Art GalleryA espaldas de la Westkerke, entre el discriminante Punto de Información Gay y la morbosa Casa de Anne Frank, se encuentra este localito de 3×1 metros ( menos que un kiosco pipas) donde Sonja vende cuadros y postales originales. Es la galería de arte más pequeña de Amsterdam y, si me apuran, del mundo mundial!

hasta tiene una web: http://www.smallestgallery.com/

Bien ubicados

Urinarios públicos en Ste. Catherine

Estos urinarios públicos en el lateral de Sainte Catherine, en el centro de Bruselas, te permiten mearte en una iglesia con total impunidad y confianza.

Perversiones neerlandesas 2

Habiendo visto que el idioma holandés es como una caricatura de alemán hecha por un inglés y con sobrecarga de vocales, al ver este cartel pensé que había llegado al lugar adecuado para mí:

Poor Man’s Dick

mensen dieck centrum… pasado al inglés, clarísimo: men’s dick center: sin duda una de esas clínicas donde los pervertidos cirujanos holandeses te convierten en un superhombre. Pero no. Era un centro de gimnasia terapéutica basado en el sistema de Bess Mensendieck. Puff! Tendré que seguir comprando esas pastillitas y cremas que me venden por Internet todos los días.

Mescalito

Un peyotitoMe traje del Mercado de las Flores de Amsterdam (en un viajecito relámpago que ya contaré) un par de cosas curiosas: un bulbo de Cycas revoluta que según el florista echará raíces en cuanto lo ponga en tierra -eso está por ver- y una macetita con un pequeño cactus Lophophora. Cuál no sería mi sorpresa al descubrir más tarde que cierta especie del género, concretamente la williamsi, está prohibida tanto en cultivo como distribución por contener el alcaloide mescalina en sus brotes.

Aunque evidentemente mi peyotito no es tal (ya que en ese caso no me lo hubieran vendido en un mercado de flores) me intriga la cuestión de la ilegalidad de sus hermanos: para madurar, un cactus Lophophora necesita unos seis años, a partir de los cuales ya se puede cortar la punta para obtener un botón de peyote. Ya que para una ceremonia el peyotero necesita de seis a diez botones por participante, cualquiera que intentase colocarse con esto tendría que tener una parcela llena de plantas y mucho tiempo. Resulta mucho más práctico ver elefantes rosas con una intoxicación de Don Simón que, además, es totalmente legal. Claro que los guías espirituales te discutirán la validez de tales elefantes como totem personal.

Melón de 2100 años

Otra de esas noticias: el melón más antiguo del mundo ha sido hallado en un yacimiento japonés cerca de Tokio. Es un trozo de cáscara y pulpa desecado y conservado bajo tierra.

Como el melón es africano y se sabe que los egipcios lo comían hace 4300 años, es razonable pensar que éste no fue el primer melón nipón, pero como record de fruto seco está bastante bien.

Moriyama está a unos 330 kilómetros (205 millas) al sudoeste de Tokio.

Oficios sucios

Puerta enigmática Esta puerta misteriosa está entre los pasillos de las consultas de una conocida institución sanitaria local. No pude resistirme a hacer la foto.