Retratos de niños

Hace pocas semanas nos enterábamos vía Friker Jiménez de la existencia de unos terroríficos cuadros de niños llorando, horteras hasta la médula pero que se han reproducido y hecho presentes en cientos de comedores y salones, sobre todo en la década de los 60-70. Pintados por un italiano, Bruno Amadio, estos horrores de lienzo y óleo fueron acumulando leyendas: que si estaban malditos, que si los niños estaban muertos cuando los pintaron, que eran huérfanos de un orfanato que había ardido en un accidente… que si los poseedores de estos cuadros o sus reproducciones sufrían incendios en sus casas… cosas de esas. (más…)

El Enigma Voynich

Página sueltaAcaba de llegar a mis manos una copia digitalizada del Manuscrito Voynich, que está en la biblioteca de la Universidad de Yale. Los escaneos son monstruosamente grandes y detallados, y después de hojear unas cuantas páginas he decidido almacenar los 3,5 Gb por un lado y crear una copia más manejable por otro.

El libro está lleno de deliciosos dibujitos -diagramas, esquemas botánicos, y otras cosas más confusas- y se ve muy rápido, porque de leerlo nada: me es muy difícil. De hecho lo es para cualquiera -el Voynich no ha podido ser descifrado hasta la fecha, lo cual ha suscitado muchas hipótesis.

La historia de este libro es un clásico en los anales de la criptografía y de los enigmas en general: resumiendo, el anticuario Wilfrid Voynich compró  una serie de manuscritos medievales en 1912 y entre ellos estaba este códice supuestamente medieval de 234 páginas, ilustrado y escrito en un lenguaje extraño. Después de muchas idas y venidas, el libro está ahora en Yale.

La suposición base del propio Voynich -que el libro es auténtico- remontaría su creación a 1250 o así, tal vez a manos del monje Roger Bacon. se sabe seguro que el libro como mínimo es del 1550, ya que hay constancia de que Athanasius Kircher (un jesuita metido en el tema de la alquimia) se lo ofreció al emperador Rodolfo II de Bohemia por 600 ducados. Actualmente se estima que el libro es de entre 1450-1550 y está escrito en algún lugar de Italia o Centroeuropa. Sobre esta base hay docenas de teorías a cual más estrafalarias, que si es un tratado de alquimia traducido del egipcio, que si son cartas de rebeldes ucranianos, un libro de un universo paralelo o una falsificación hecha para rascarle 600 ducados a Rodolfo II. Tan sólo los nombres asociados a este libro (Bacon, Kircher, Dee…) (todos ellos renombrados alquimistas y/o ocultistas en sus respectivas épocas) ya le dan una categoría especial.

Detalle del textoLo que me queda claro a mí es que: 1) El libro está demasiado trabajado para ser un timo; 2) las plantas que se ven son inquietantemente extrañas, ninguna me suena, y lo normal es que en los herbarios europeos veas repetidas una y otra vez las diez o veinte especies medicamentosas habituales; 3) parte de las cartas astrológicas contienen símbolos occidentales de las constelaciones y otras no; 5) el alfabeto usado se parece al élfico; 6) Los números, en cambio, son arábigos normales (0123456789).

Es como aquel caso -cuidadín, mal documentado y poco fiable- de Josef Vorin, ciudadano de Laxaria, en Sakria, capturado por la policía alemana en 1850; o el inmigrante encontrado en Tokio en 1954 con pasaporte de la República de Tuared. Parte de la realidad coincide, pero otras partes no… y esas plantas de raíces tuberosas y simetría anormal… estoy obsesionado con esas plantas.

El misterio es estimulante, y tener aunque sea una copia digital del libro más misterioso del mundo (se le ha comparado al Necronomicon de este lado de la realidad) resulta estupendo. Esperemos que algún día se pueda desenmarañar el enigma… y el hilo conduzca a varios nuevos enigmas, como ocurre en ocasiones.

Supergatos

Thylacoleo by Jeanette MuirheadTetrapod Zoology y la gente de Strange Nation han sacado nuevamente el tema de los gatos gigantes australianos. Es un tema curioso porque está a medio camino de la criptozoología, un punto intermedio entre el sasquatch y el okapi. La historia resumida es la siguiente:

En Australia llevan un tiempo recopilando avistamientos de animales que a primera vista parecen gatos domésticos, pero de un tamaño monstruoso (1.5 metros, casi pumas); al mismo tiempo aparecen huellas, excrementos, arañazos, etc. También hay cabezas de ganado muertas de forma tal que parecen indicar la garra de un depredador específico (muertes por ahogamiento, punciones en el cuello, grandes desgarros subparalelos, arrastre de la presa). Y hay también alguna foto y un par de videos.

Como en Australia no hay pumas ni otros grandes felinos, que se sepa, el enigma está servido. Se plantean todo tipo de hipótesis: panteras extraviadas, gatos mutantes, una familia de gatos marsupiales supervivientes (el Thylacoleo carnifex se extinguió hace ya treinta mil años), pumas (mascotas abandonadas de las tropas americanas en la II Guerra Mundial) o que todo es mentira y paranoia.

Algunas de las imágenes y el vídeo llamado de Lithgow (que puede verse aquí) muestran un animal muy parecido a un gato doméstico en forma y movimientos, pero no un gato gordo sino un animal de gran porte, aunque la escala es difícil de precisar. Según parece, los gatos asilvestrados de Australia están poniéndose grandes… recordemos que un híbrido como el ligre puede ser incluso más grande que sus progenitores. Aquí pongo una foto de Hércules el ligre para que se aprecie lo magnífica que es esta bestia. Izquieeeerda.

Hercules el Ligre