Flamel

Nicolas_FlamelUno de los personajes más curiosos de mis primeras lecturas sobre temas extraños era el relato -citado por Jacques Bergier- de un tal Nicolás Flamel y su esposa, Perenelle (bonito nombre), que por lo visto habían conseguido entre los dos purificar la materia tosca hasta conseguir oro, con el que se habían enriquecido y hecho abundantes obras de bien en el París del siglo XIV, obras que -pese a quien pese- son reales y aún pueden verse en la citada ciudad. Aparte de lo simpático de ser una pareja de alquimistas y no el típico viejo solitario, estaba ese punto de mezcla con la realidad propio de los reportajes de Bergier, que como buen espía que era, nunca sabes si estaba soltando información vital o tomándote el pelo. Pero como el oro nunca fue mi afición, cambié de tema y ahí quedó la cosa.

Pasaron los años y descubrí que el tal Flamel había sido bastante más real que muchos otros personajes del mundo de lo oculto. De hecho, tenemos casi toda su biografía excepto el principio… y el final.

Nacido en 1330 de padres judíos conversos, poco sabemos de su juventud hasta que en 1355 lo tenemos en París, ejerciendo de escribano*. Se casa en el ’68 con una tal Petronila (Perenelle), viuda bastante rica con la cual no tendrá hijos. Se dedican a pasar como pueden la crisis de la Guerra de los Cien Años. A Flamel ya le pica la cosa ocultista y (a partir de aquí la historia la cuenta él mismo, es decir, se puede considerar leyenda en todo o parte) un día compra por dos florines un libro muy extraño, de tapas de cobre y un extraño papel. El libro, profusamente ilustrado con imágenes simbólicas y esquemas, se iniciaba con este texto: “Abraham, el Judío, príncipe , sacerdote levita, astrólogo y filósofo, a las gentes judías , por la ira de Dios, dispersas en las Galias , dedico este libro” y una maldición a quien lo leyese sin ser escriba o sacrificador. (más…)

Alquimia

Las casualidades me obsesionan. Cuando dos o tres acontecimientos sin relación se hilan elegantemente en tu camino, el concepto de “coincidencia” es la explicación más racional: no hay relación entre ellos aparte de la capacidad de tu cerebro para vincularlos, ya que los primates estamos especialmente condicionados para la búsqueda de patrones. Lo que nos hace inteligentes nos vuelve también supersticiosos. Esto no quita que los sucesos están ahí y realmente se han aparecido uno detrás de otro… ¿Cuáles son las posibilidades de que un Papa lea su discurso de dimisión y un rayo caiga en la cúpula del Vaticano? Lo peor es que la explicación esotérica es igual de floja; se trata de poner cara de listillo y decir: “no existen casualidades, sino causalidades” o “Todo tiene un sentido…” Bueno, ¿Y cuál es? Unos y otros no hacen más que definir la pasmosa ignorancia que tenemos acerca del fenómeno.

Pues quiero compartir una casualidad inquietante… (más…)

Un OOPArt nuevo: engranajes de 300 millones de años?

Pocos enigmas resultan tan insinuantes como un buen objeto desubicado (OOPArt, Out Of Place Artifact): a veces la imaginación se desborda con abismos de tiempo inimaginables y situaciones sin explicación aparente, lógica o no. También suele ocurrir que la explicación racional, cuando se rasca un poquito, es prosaica y desalentadora.

La mayoría de los OOPArts más curiosos son aquellos referidos a minas de carbón, y casi siempre corresponden a hallazgos del siglo XIX: una copa de plata en un yacimiento del Cámbrico (500 millones de años) un cubo de hierro negro con una especie de hilo dorado en una mina carbonífera (300 m.a.), cosas por el estilo. Lamentablemente de la mayoría sólo nos queda la narración, la cual no tiene ningún valor como prueba. Por eso este caso actual en una mina en Vladivostok resulta novedoso: se ha reportado hace una semana.

engranaje

El objeto en cuestión apareció al encender una estufa este invierno. La persona que estaba echando el carbón (carbón mineral procedente de una mina de Chernogorodskiy, en la región de Khakasia, datados en unos trescientos millones de años) se fijó en una incrustación de aspecto metálico que asomaba de un bloque. Tras ser llevado a unos expertos en Primorye, se llegó a la conclusión de que el metal era aluminio con un grado de impurezas de magnesio del 2-4%. Asimismo, Igor Okunev del Instituto de Física Nuclear de San Petersburgo ha llevado a cabo análisis que avalan la antigüedad del fragmento.

Ahora bien, el aluminio en la naturaleza no se encuentra así*; ese estado de pureza, y la propia forma de la pieza -que recuerda un engranaje de cremallera- llevan a pensar en un origen artificial. Por supuesto no hay hipótesis que encaje: ¿manufactura metálica del período Carbonífero? se plantean algunas posibilidades:

  • Una civilización prehumana, anterior a los dinosaurios, construía máquinas de aluminio.
  • Una civilización extraterrestre de increíble antigüedad visitó la Tierra (y tuvo un accidente).
  • Un viajero en el tiempo se detuvo a visitar una jungla del -300.000.000 (y se le perdió un trozo de máquina).
  • Una máquina perforadora de la mina de carbón perdió un fragmento empotrándolo en un trozo de mineral (y la máquina estaba construida con un aluminio de calidad extra superior).

Hasta que se publique un informe científico correctamente contrastado… cosa que probablemente nunca ocurra… se admiten ideas.

* podría haberse formado por un fuego subterráneo persistente sobre una mena de aluminio natural, pero esto es algo traído por los pelos.

Noticia (en ruso) en Joy4mind.com 

Teleplastias

Una teleplastia, en lenguaje parapsicológico, es una manifestación material de una fuerza sobrenatural en forma de imagen que puede ser de tipo fotográfico o esquemático (la psicografía, por otra parte, se refiere a los fenómenos de escritura y dibujo automáticos generados por ciertos mediums en estado de trance). El fenómeno de las Caras de Bélmez se encuadra dentro de esta definición, aunque sus causas son inciertas. Yo recuerdo el caso desde sus publicaciones iniciales en Mundo Desconocido y otras revistas allá por los ’70. Brevemente, es algo así:

En casa de María Gómez Cámara, una señora que vivía en la calle Real, 5 del pueblo de Bélmez de la Moraleda (Jaén) se habían formado una serie de rostros esquemáticos en el suelo de cemento. Estos rostros reaparecían al ser arrancados, y se formaban lentamente sobre el cemento sin intervención humana. El origen sobrenatural de las psicografías (o teleplastias, si la hipótesis es correcta) se podría rastrear a restos humanos del cementerio medieval que yace bajo la casa, en combinación con corrientes de agua subterráneas que convierten este punto preciso en un foco de energía psíquica.

Luego, varios análisis concluyeron que las caras mostraban trazas de pincel y residuos de pigmentos químicos afines a colorantes comunes en la industria, clasificando todo el fenómeno inmediatamente como fraude perpetrado por personas afines a doña María y casi seguramente sin conocimiento o participación de esta última. Todo el impacto sobrenatural de las Caras de Bélmez quedó reducido a un eco que aparece y desaparece según el momento. Y así siguió la cosa durante estos 41 años. (más…)

Spring Heeled Jack

Un caso reciente en Epsom (cerca de Londres) sobre una familia que tuvo un extraño encuentro nocturno nos sirve para rescatar a este personaje clásico de lo paranormal… El caso actual es soso y podría pasar sin pena ni gloria: una figura oscura sin rasgos definidos que de repente y en menos de dos segundos cruza dos carriles de carretera y salta sin esfuerzo un talud de 4,5 metros. Pero encaja con los avistamientos del entorno londinense de una entidad muy popular en la época victoriana.

Spring-heeled Jack (spring-heeled significa “con muelles en los talones” y Jack es uno de los nombres tradicionales del diablo en Inglaterra) es conocido desde 1837, cuando empezaron a documentarse avistamientos de un personaje humanoide, de hábitos nocturnos, con la capacidad de dar enormes saltos para desplazarse. Algunos de estos casos eran simples apariciones, en otros -generalmente los que incluían mujeres- el ser era acusado de tocamientos obscenos, provocar desvanecimientos o episodios más graves como ataques al corazón o locura. (más…)

Psicofonías

Estaba escuchando el otro día Milenio 3 -el programa de misterio de la Ser con Iker Jiménez y equipo- y hablaban de psicofonías: esas voces aterradoras que se graban en cualquier sitio y casi siempre suenan como a estática o ruido de fondo. El caso es que trataron una en concreto y no pude evitar pensar…

Audio-extracto

No pude evitarlo. ¡Lo siento! ¡Era tan adecuado!