Jingles

Jingles

Esta mañana mi cabeza empezó a reproducir una cancioncilla de las galletas “Chiquilín“. Esta música seguramente sólo pueda escucharse ahora con un receptor en Altair, Proción o iota Persei, porque hace treinta años que no resuena en nuestro planeta. Qué mecanismos oxidados han sacado esta información inútil de mi coco, o por qué, lo desconozco; pero me tiene agobiado. Es pegadiza como la gripe. Es auto-spam.

Rectifico: no hay que ir tan lejos. Está, cómo no, subida a Youtube:

Chupachups

chupachupOtra vez me toca refunfuñar contra la manía de asignar inventos universales. “Si tiene un palo lo inventó un español” dice el refrán. Ya hemos visto que había fregonas y escurridores miles de años antes de que la patentaran aquí, y ahora me propongo demostrar que el Chupachup, al menos como concepto, existía también antes de ser patentado con ese nombre. ¡Demoler mitos, tal es la finalidad de esta web! (hoy).

Según cuenta la historia, el señor Enric Bernat tuvo la ocurrencia de poner un caramelo al final de un palito después de ver a los críos ensuciarse las manos continuamente con las pegajosas golosinas -posiblemente bastones de caramelo- a mediados de los ’50. En 1958 registró la marca y empezó a venderlos por una peseta, siendo un éxito rotundo. En los ’70 y las siguientes dos décadas, el producto se insertó en todos los mercados mundiales y actualmente el fabricante factura 500 millones de euros anuales. La compañía ya no es española; pertenece a un grupo italiano dedicado a las golosinas. Hasta aquí todo genial, bien por el señor Bernat. Pero, ¿qué fue lo que realmente inventó o patentó?  (más…)

El resveratrol y otros conflictos de la ciencia de hoy

¿Recordáis aquella campaña de hace un par de años sobre las supuestas cualidades antienvejecimiento y no sé qué más del vino tinto? Se basaba en los estudios hechos, entre otros, por el profesor Dipak Das (Universidad de Connecticut, USA) sobre el resveratrol, que es un componente de distintos alimentos incluido el tintorro. Las propiedades comprobadas por pruebas de laboratorio incluían efectos beneficiosos anticancerígenos, antiinflamatorios, antifibrótico, baja del azúcar en la sangre y otros beneficios cardiovasculares.

Pues al doctor Das le han abierto varios expedientes por falsificación documental: durante siete años había fabricado, falsificado y manipulado los datos, por lo cual la Oficina de Integridad de la Investigación en Estados Unidos ha puesto en marcha una investigación independiente de su trabajo, y la Universidad se negó a aceptar 890.000 dólares en subsidios federales otorgados a Das puesto que su revisión estaba en marcha, y ha congelado todas las otras fuentes de financiación externa para su laboratorio.
(más…)

El sueldo de Tintín

Esta noche* estaba hablando con un amigo que planea un viaje a Centroamérica. Más adelante salió el tema de la gente que hace viajes de descubrimiento de varios meses (como los hijos de los aristócratas alemanes tenían por costumbre a principios del XIX): y bueno, el tema es largo, pero acabó derivando en lo siguiente: ¿De qué vivía Tintín, el reportero? ¿Es realista pensar que la vida de los aventureros es así, que no tienen gastos y cuando vuelven arruinados de sus misiones les espera un acogedor hogar que se paga y arregla solo?

Es un tema amargo en el que siempre intento ver la cara burlesca, ya que lo contrario lleva a pensar en un universo ficticio y falaz en el cual somos los únicos fracasados incapaces de descubrir tesoros, salvar damiselas y visitar los seis continentes cinco o seis veces al año. –Realismo!, dijo Felipe.

Claro que la frase de Felipe era: –Realismo, dije, no realidad. La realidad es… es lo que hay, pero no siempre sirve para resolver una historia. Sin embargo hay cosas que podían descartarse ya. Por ejemplo:

– ¿Por qué siempre en los museos de arte hay esqueletos de dinosaurios en el hall?

(más…)

Vestuario

Este post estaba entre los borradores desde el 15/10/2010. No he modificado nada del texto, y aunque estoy hasta el gorro de oír hablar del Jobs post-mortem, prefiero publicarlo antes que eliminarlo. La única diferencia es que las New Balance sí me las he comprado, y son comodísimas. Pobrecillo, nos compramos la casa casi al mismo tiempo (la mía dos meses después de escribir esto) en condiciones similares: de segunda mano y para reformar. Pero él no ha podido disfrutarla.

Más de una vez me han comentado que llevo el uniforme de Steve Jobs, el CEO de Apple; como soy usuario de Mac reconocido, hay quien piensa que lo hago a propósito por alguna extraña perversión o cosplaying. La realidad es menos perversa: si hay algo que me gustaría llevar de Jobs es su tarjeta de crédito, me parece un tipo admirable pero no un ejemplo a seguir, y llevar una camiseta negra, vaqueros y zapatillas tampoco es raro. Pero veamos las diferencias:

JobsYo
CamisetaJersey St. Croix en microfibra de algodón, cuello alto: 185 US$Camiseta de cuello alto de algodón del Precio-precio: 6 €
PantalonesLevi’s 501 Original, gastado: 59,50 US$Vaqueros del Carrefour: 6 €
ZapatillasNew Balance 991: 89 US$Zapatillas Cup’s de Alcampo: 6 € (empiezo a ver un patrón en el precio)
TOTAL333,50 US$ = 236,51 €18 €

… y otro día hablamos de la casita que se ha comprado en California.

Bilis de oso

Una característica de la medicina tradicional china es que muchos de sus ingredientes se obtienen de especies raras y de formas poco convencionales. Huesos de tigre, cuerno de rinoceronte, son ejemplos de cómo un mercado superpoblado es capaz de llevar una especie a la extinción simplemente por la incapacidad de mantener una erección en condiciones. Generalmente y para empeorar las cosas, estos brebajes se basan simplemente en lo que Frazer denominaba magia simpática: considerar que un elemento que se parece (o corresponde) a la misma función en nuestro organismo mejorará sus funciones. Vamos, lo de se cría lo que se come. Alguna vez he propuesto dispersar el bulo de que el mejor afrodisíaco es -siguiendo esta teoría- las rodajas finas de testículo viviseccionado de chino. Esto lograría por una parte, evitar la masacre de otras especies, y por otra controlar la población propia. Lo de la vivisección en rodajas finas es puro sadismo personal, pero es que en lo que atañe a maltratar animalitos me sale la parte más oscura.

Por otra parte, esta gente es muy pragmática. Tanto, que me sorprende que aún no hayan contratado un laboratorio para que sintetice Cuerno de Tigre sintético o Pene de Narval liofilizado: legal, barato y con todos los efectos del original. Todos contentos, menos las mafias que se dedican a la caza furtiva -a las cuales les conviene reconvertirse, porque con el ritmo que llevan le quedan dos días de negocio. Así pues, la noticia que acaba de salir resulta cuando menos sorprendente.

Los osos negros chinos son la fuente de un ingrediente, Bilis de Oso, muy usado en medicina tradicional hace milenios: supuestamente alivia dolencias de garganta, musculares, hemorroides e incluso epilepsia. En Corea, China y Vietnam la captura y “ordeñe” en cautividad de estos animales es un problema ilegal pero extendido.

“Mientras el granjero y su esposa nos mostraban cómo preparaban la bilis, me alejé del grupo, me adentré en una habitación y bajé unas escaleras. Mientras mis ojos se acostumbraban a la oscuridad, parecía que comenzaba a vivir una historia de horror. Filas y filas de pequeñas jaulas con osos vivos, prisioneros, casi inmóviles (como supe luego, algunos más de 13 años cautivos allí). Como víctimas de una tortura medieval, los animales estaban enfermos, con heridas infectadas por los catéteres metálicos insertados en sus estómagos e hígados… “

Uno de los componentes de esta bilis es el ácido ursodesoxicólico (UDSC) al que se le atribuyen estas propiedades que mencionamos antes, nada que no cure un ibuprofeno pero cien veces más caro e ilegal, lo que hace babear de deseo a más de un inculto. Pues el UDSC también podría curar las arritmias fetales, que eventualmente pueden conducir a infartos y muerte prematura: el ácido tiene la propiedad de cambiar las propiedades eléctricas de los miofibroblastos (células enfermas provocadas generalmente por episodios de hipoxia fetal, que interfieren con el ritmo cardíaco normal) restaurando el funcionamiento normal del músculo cardíaco.

Por cierto, el UDSC se puede fabricar por otros medios.

A protective antiarrhythmic role of ursodeoxycholic acid in an in vitro rat model of the cholestatic fetal heart, en Wiley Online Library; visto en io9.