cerveza con selenio¿Cerveza con un extra de mineral? Los alimentos enriquecidos artificialmente tienen mala fama, pero en este caso se dan unas circunstancias especiales. La idea parte de una colaboración entre las universidades de Extremadura y Nottingham (qué raro, españoles e ingleses juntos para investigar cervezas) al constatar que estas bebidas en Europa contienen bastante menos selenio que las americanas; diez veces menos.

El selenio es un oligoelemento, un metaloide que en diminutas cantidades permite a nuestro organismo realizar ciertas funciones químicas, aunque en realidad su índice de letalidad es superior al del arsénico. Interviene en el ciclo de Krebs y en diferentes procesos relacionados con la actividad cardíaca, defensa celular contra agentes oxidantes, el sistema inmunitario y demás. También neutraliza los metales pesados como el mercurio, el plomo, el arsénico y el cadmio. Se encuentra en el marisco y en pescado, setas, cebada, huevos, ternera, levaduras, nueces, piña, cebolla, tomates, bróccoli… pero su abundancia en vegetales depende obviamente de los terrenos donde éstos han sido cultivados.

Así que la idea es, mediante un proceso de “biofortificación agronómica” (esto es, fertilizar los terrenos de cultivo de cereal con selenato sódico) las plantas absorben un 10% más de este metaloide, que se revierte en el grano cosechado.

Como la cerveza es de por sí una bebida alimenticia con interesantes propiedades (dejando de lado el factor social, tema borracheras y todo eso) qué mejor forma de  incrementar la dosis en la dieta humana e incluso animal, ya que los desechos del cultivo alimentan al ganado previniendo estados carenciales y enfermedades como el músculo blanco.

Biofortificación agronómica de los cultivos: el caso del selenio en España, en Innovagri

Visto en SINC.