Chica Cthulhu-1 Chica Cthulhu-2

Esto es de verdad, no un gag mal resuelto.
Tener más imaginación que vista juega malas pasadas. Muchas veces me acuerdo de la anécdota de Carlos Castaneda y el brujo Don Juan, cuando le hace ver un monstruo terrorífico agonizando en el suelo durante un atardecer en el desierto; en el momento que se acercan algo cambia en la percepción de Castaneda y se da cuenta de que es una rama seca. La explicación del brujo es que habían dado una especie de “salto dimensional” entre un universo en que el monstruo moribundo existía y otro más prosaico.

Yo doy esos saltos continuamente en la carretera, de ver pobres gatos atropellados a descubrir que son trozos de neumáticos o bolsas viejas. Y es mejor así. Pero la criatura encorvada con la cara cubierta de tentáculos coincidía totalmente con las descripciones que hizo el inspector Degrasse de los abominables disfraces rituales que incautaron en la batida en los bosques de New Orleans, allá por 1908. Sólo un gran esfuerzo por mi parte y la luz al final del túnel convirtieron al esbirro del terrible Cthulhu en una punkie con un corte de pelo realmente raro.

Comparte!