Desde tiempos inmemoriales es sabido cuán provechosa nos ha resultado esa fábula de Jesucristo. — Papa León X

Esta entrada se publicó el Viernes, marzo 16th, 2012 a 7:43 pm y está archivada como bichos.
Puedes seguir las respuestas a través del RSS 2.0 respuesta.
Los comentarios y el 'ping' están cerrados.
publicado el 16 marzo, 2012
comentarios:Comentarios desactivados

Drosophila melanogaster es una máquina sexual. Júntense dos mosquitas de la fruta en un bote y, si son macho y hembra, acabarán copulando intensamente. Si son dos machos, basta con subir un poco la temperatura… nadie sabe lo que pasa con varias hembras, la ciencia aún no ha llegado a tanto. De todas formas, una hembra que ha copulado rechazará al siguiente macho, y de una forma muy original: desplegando su tubo ovipositor, que es más grande que el micropene de su despreciado compañero*.

También es un animalito habituado al alcohol: eso de comer fruta podrida, con azúcares fermentando dentro, es una forma natural de emborracharse que ya conocen muchos animales (ver vídeo más abajo). Recientes investigaciones con moscas y alcohol** han llegado a conclusiones sorprendentes: primero, los machos rechazados preferían alimentarse con comida regada con alcohol (mientras que los machos exitosos no manifestaban una preferencia entre esos alimentos u otros). Segundo, que el alcohol aumentaba la promiscuidad y los comportamientos homosexuales*** en las moscas.

Parece que esto está asociado a una molécula llamada Neuropéptido F (NPF) asociada a los mecanismos de recompensa que regulan el comportamiento. Las moscas que no copulan tienen bajos índices de NPF; una generación de moscas manipuladas genéticamente para tener niveles altos sin copular no presentaban afición por el alcohol. ¡Castas y abstemias! Pero las moscas normales necesitan estímulos, de un tipo u otro.

Lo del calor también está vinculado: moscas criadas a 31ºC mostraban un descenso significativo en los niveles de dopamina que las llevaba a tener el comportamiento bisexual que comentábamos antes. Esto estaría determinado por un alelo codificador de la tirosina hidroxilasa que es sensible a la temperatura: a su vez la tirosina hidroxilasa regula los niveles de producción de dopamina. A todo esto, los mamíferos tenemos un equivalente al NPF llamado Neuropéptido Y. Las posibles equivalencias están por demostrar.

Imagen de previsualización de YouTube

Sexual Deprivation Increases Ethanol Intake in Drosophila (qué triste) en Science

* El pene de D. melanogaster anda entre las 150/250 micras (0,15-0,25mm).
** El alcohol se lo daban a las moscas, que conste.
*** En realidad bisexuales: cortejaban cualquier cosa que hubiera en el frasco.

Comentarios cerrados.

  • página 1 de 1
  • 1