cordones zapato

Siempre que lleva uno unas prisas desesperadas, hay un cordón del zapato que se desata. Debe ser alguna ley física que aún no se ha enunciado.