Este blog tiene clasificadas las entradas por categorías, que corresponden a los iconos que están a la izquierda del título. Creé la categoría “El Cubito” hace tiempo para definir esas novedades que te arrojan un cubo de agua fría sobre un tema intrigante, y generalmente se aplica a fenómenos paranormales y forteanos clásicos. Es horrible ver cómo todos los misterios que me fascinaron desde la infancia -el poder momificante de las pirámides, los aviones de Denderah, el caso Ummo, el horror de Amityville– se van desmoronando en explicaciones prosaicas y timos vergonzantes; tal vez por ello me gusta compartir esa decepción con todos vosotros, aunque también porque prefiero una verdad aburrida a una mentira interesante. Para fantasías bien hiladas, leo una novela.

Pero no sólo lo paracientífico está invadido de confusiones y mentiras: la ciencia oficial, por muy bien estructurada y planificada que esté, también se equivoca. Estas semanas pasadas han ocurrido algunas buenas, con el detalle diferencial que los buenos investigadores reconocen sus fallos e intentan aprender de ellos.

La prueba del Big Bang hecha polvo

Polvo u ondas gravitacionales generando una lectura en el BICEP2Esta primavera se comunicaba el descubrimiento de ondas gravitacionales en la radiación de fondo cósmica, que sería una prueba muy firme de la expansión del Universo. Las lecturas de polarización del telescopio BICEP tenían un nivel de verificación siete sigma, y todos estaban muy entusiasmados ante esta casi irrefutable verificación del Big Bang. Pero en junio surgió una duda: los datos del telescopio, aunque correctos, podían tener otra justificación. En lugar de estar polarizada por ondas gravitatorias primordiales, la radiación de fondo podía verse afectada por nubes de polvo cósmico cargadas por el campo magnético de la Galaxia.

Este verano, los datos preliminares del satélite Planck (que a diferencia del BICEP, barre todo el cielo) parece confirmar que las distorsiones detectadas correspondían al polvo. La teoría no queda anulada, por supuesto, pero esa seguridad que tuvimos todo el verano se ha perdido… de momento, hasta que el resto de lecturas del Planck y otros experimentos estén completas.

visto en New Scientist.

El paracetamol no calma el dolor

ParacetamolCuando la aspirina era el analgésico/antipirético estándar, pero con contraindicaciones (había gente alérgica, afecta a la coagulación de la sangre, y no lo podías tomar con el estómago vacío) el paracetamol o acetaminofén fue el medicamento novedoso: barato, con menos contraindicaciones, y muy efectivo. Si bien en USA es común desde hace años (Tylenol) en otros países se ha popularizado de forma más reciente, sobre todo en antigripales, en dosis de 0,5 o 1 gramo.

Personalmente el paracetamol nunca me ha hecho mucho efecto: soy más de aspirina o ibuprofeno. Así que el estudio doble-ciego realizado sobre la eficacia del paracetamol en la lumbalgia publicado este pasado junio, que ha concluido que tiene el mismo efecto que el placebo, confirma esa preferencia mía: si duele mucho, el paracetamol no vale pa ná.

visto en The Lancet.

Células madre en vinagre

Haruko ObokataEn enero los doctores Haruko Obokata y Yoshiki Sasai, del Centro RIKEN de Biología del Desarrollo presentaron un nuevo método para obtener células madre pluripotenciales -capaces de ser utilizadas para replicar cualquier órgano o tejido, y por lo tanto uno de los puntales de la nueva medicina- sumergiendo glóbulos rojos en un baño de ácido. Este método económico y simple de “resetear” las células mediante una bajada del pH era tan revolucionario que se cuestionó nada más salir.

Resulta que no sólo habían manipulado los datos, sino que se habían photoshopeado las imágenes. La publicación se retractó en Junio; el doctor Sasai se suicidó en agosto, y la sección dedicada al tema en el RIKEN contiene el lacónico mensaje “Las investigaciones de esta unidad han sido suspendidas”.  El denominado “escándalo de las células STAP” es ahora reconocido como uno de los mayores fraudes de la ciencia.

…Y todo esto en un verano! En fin, valga este post como compensación para todas esas ilusiones rotas referentes a tecnologías extraterrestres, monstruos que viven entre nosotros y conspiraciones multidimensionales. La verdad está ahí fuera, y no siempre es lo que nos gustaría.