Cráneo-ataúd de Lapa do SantoLas tribus que habitan las selvas amazónicas tienen una vida engañosamente sencilla como cazadores-recolectores con asentamientos semipermanentes. Uno no esperaría encontrar las complicadas estructuras sociales y culturales con las que se toparon los antropólogos en el siglo XIX-XX, pero tengamos en cuenta que estas poblaciones habitan su entorno hace más de diez mil años.

Hasta no hace mucho, la ocupación de la selva por parte de poblaciones migrantes euroasiáticas se fechaba de forma mucho más reciente; se suponía que las culturas americanas más antiguas eran las denominadas Clovis y Folsom (sur de USA, 13.000 años) aunque hay mucha controversia en este tema y hallazgos poco documentados podrían remontar la presencia en Brasil a unos 60.000 años. Pero esto da para otra historia.

Lapa do SantoLapa do Santo

El caso es que diez mil años da lugar a culturas muy elaboradas, aunque no se desarrollen en el plano material. Los rituales funerarios en Brasil, por ejemplo, son una buena muestra; las excavaciones en Lapa do Santo (un abrigo rocoso cerca de Minas Gerais, Brasil) que ya tiene el petroglifo más antiguo de América -una figurita con el falo erecto a la que denominan o taradinho (el pervertido)- y el caso de decapitación más antiguo del mundo, han revelado toda una variedad de costumbres a lo largo de los milenios.

Al principio, los enterramientos eran sencillos, cuerpos enterrados en posición fetal sin más. Más adelante, hacia el 8600 a.C., los restos parecen haber sido desmembrados y descarnados (canibalismo funerario?), enterrando luego los huesos, en ocasiones dentro de la propia bóveda craneal.

EnterramientoMás tarde, los restos siguen mostrando manipulación de los huesos, pero también es posible que los cadáveres se dejaran pudrir en algún sitio para más tarde recoger los huesos. Hay también muestras de pintado de huesos, extracción de dientes, afilado de fémures e incluso piernas cortadas y retiradas. La complejidad de estos rituales post-mortem parece poco acorde con una cultura de cazadores-recolectores (salvajes que se les decía antes) pero la evidencia está ahí, y nos muestra la evolución de unas sociedades bastante más elaboradas de lo que creíamos hace poco.

Early Holocene ritual complexity in South America: the archaeological record of Lapa do Santo (east-central Brazil), en cambridge.org