Hay sueños normales y corrientes y otros que te dejan pensando. Este es el caso de uno que tuve hace unos días…

Los sueños de caídas son bastante habituales, pero en mi caso suelen ser así: es otro el que se cae, o estoy en una situación de vértigo pero sin caerme. No deja de ser interesante que en la vida real no tengo vértigo, pero en los videojuegos y los sueños sí (por eso no aguanto los juegos de plataformas, esos de saltar).

Aparte de la horrible y angustiosa situación de la gata, el momento de decidir la aniquilación de ese mundo onírico concreto -la palabra exacta, recuerdo, fue cancelar el universo- coincide con un fenómeno bastante extraño en los sueños: aquel denominado sueño lúcido,en que el soñador se da cuenta que sueña y toma el mando. Esto no me había ocurrido nunca y pensaba que era uno de esos mitos paranormales como lo de los viajes astrales; pero el momento Hulk mientras oía cómo el maullido disminuía mientras la gata caía cientos de pisos debe haber sido un detonante efectivo.

Y claro, después de desmoronarse todo en un fundido a blanco y despertarme en la cama, queda una sensación de continuidad muy inquietante. Pero también de triunfo! A ver si consigo tener más sueños lúcidos en los que el guión sea menos chungo que este mundo aniquilado.

Por cierto, después me han pasado un vídeo con el desgraciado incidente de Wu Yongning, un escalador chino de estos que trepan edificios a pelo. El tipo se cae de una torre de 62 pisos. Con las imágenes del sueño de arriba aún frescas, fui incapaz de verlo. De hecho me ha costado trabajo dibujar la tercera viñeta, y no por la perspectiva.

Comparte!