Meteorito-SudanHace una década, un objeto de cerca de cuatro metros de diámetro ardió y cayó sobre el desierto nubio. El meteorito, clasificado como Almahata Sitta (2008 TC3) pertenece a la clase inusual de los ureilitos y contenía en su matriz diminutos diamantes, con estructuras cristalinas de hasta cien nanómetros.

Los diamantes -terrestres o no- se forman naturalmente al comprimir carbono a altas presiones y temperaturas, lo cual ocurre en el caso de impactos meteóricos, en zonas de alta presión bajo la superficie de planetas o en el puño de Supermán. Por ejemplo aquí en la Tierra la presión bajo la que se suelen formar estos cristales de carbono es de unos 4.5 gigapascales. Esto es normal en las zonas de la litosfera a unos 150 km. de profundidad (en el núcleo terrestre la presión se calcula sobre los 365 GPa).

Pero los que se encuentran en Almahata Sitta parecen haberse originado a unos 20 gigapascales y la cristalización está demasiado desarrollada para haberse creado en un impacto: estas piedras han debido soportar durante algún tiempo la presión que existe en un planeta de tamaño medio.

La idea es que durante los tiempos de la formación del Sistema hubo más de un objeto planetario grande que acabó siendo absorbido por el Sol, captado en órbita por alguno de los planetas actuales, o expulsado del Sistema hasta que se estabilizaron las órbitas.

Otros, ya sea por impactos como el que formó nuestra Luna o por ser desgajados debido a las tensiones gravitatorias, acabaron como meteoritos que todavía rondan  entre los mundos. En el caso de los ureilitos, se estima que el cuerpo del cual proceden se deshizo por un impacto en los primeros diez millones de años del Sistema Solar y -según estos nuevos datos- este protoplaneta perdido debió tener un tamaño entre el de MercurioMarte.

A large planetary body inferred from diamond inclusions in a ureilite meteorite, en Nature

Comparte!