El armadillo, tatú, quirquincho, piche, cusuco, gurre, toche, pirca, peludo o mulita (familia Dasypodidae, normalmente Dasypus septemcinctus) es un simpático edentado* americano, pariente del extinto gliptodonte y singular por su dura coraza, que se usa para hacer guitarras charango. Se dice también que su carne grasienta y aromática, asada en su propia cáscara, es deliciosa, y hay recetas desde Texas a la Patagonia (igual por ese éxito culinario es por lo que tiene tantos nombres, como pasa con el cerdo). Actualmente está protegido en varios países, aunque ya se sabe cómo es eso.

Un cuento de viejas norteamericano dice a los niños que si toquetean armadillos les puede salir la lepra. Tontería que se ha visto confirmada por la OMS y un estudio que analizó la persistencia de Mycobacterium leprae en el cuerpo de los armadillos, cuya temperatura corporal es lo suficientemente baja para que esta bacteria -que no tolera bien el calor- sobreviva largas temporadas. Los investigadores sospechan que el sistema inmune del animal es deficitario: un humano en buen estado de salud puede estar en contacto con M. leprae y combatir eficazmente la infección. La enfermedad se evita también con un aseo personal adecuado, y tiene tratamiento, pero no es el tipo de infección que uno desearía coger. El contagio se realiza por contacto con las mucosas de nariz y boca y también por la ingestión de su carne. O sea que… mal veo mi negocio de salchichas de mulita, ¡para una vez que tengo una idea comercial!

Visto en io9.

 

* acabo de descubrir que el orden Edentata ya no se usa y se debe decir Xenarthra. Mi vida ya no será igual.