Llevaba tiempo sin actualizar el blog -mis disculpas- y por supuesto sin poner artículos sobre penes que siempre llaman la atención de damas y caballeros. En fin, rompamos la monotonía.

calimeroLa mayoría de las aves carecen de pene, eso es un hecho. Su fecundación se produce al restregarse los genitales en lo que se llama el beso cloacal; tan sólo un 3% de las aves (patos, avestruces, cisnes por ejemplo) disponen de -eso sí- exóticos miembros y costumbres asociadas como la violación de grupo, por ejemplo. Ahora bien, evolutivamente puede haber razones para ello (no tener que llevar pantalones) pero ¿en qué parte del desarrollo ocurre esta, eh, castración ontogénica? Pues acabamos de descubrirlo; concretamente, científicos de la Universidad de Florida.

Se estudiaron embriones de galliformes, anseriformes (patos) emús y reptiles. La observación demostraba que durante el crecimiento del embrión, los pollos comienzan a desarrollar un tubérculo genital -predecesor del falo- pero, llegado cierto momento, se activa un proceso de muerte celular en la punta y el órgano comienza a retraerse hasta desaparecer antes de que el animal salga del cascarón. El causante de este suicidio de tejidos es la expresión del gen Bmp4, que por ejemplo en los patos está inactivo durante todo el desarrollo.

La investigadora Ana María Herrera, que dirige la investigación, sugiere que la razón evolutiva puede ser la selección preferente de las aves hembras por machos sin pene, cuya cópula exige cooperación por ambas partes, en lugar de las costumbres violatorias (se dice así?) de los patos.

Developmental Basis of Phallus Reduction during Bird Evolution, en Current Biology.

Visto en SINC.

Comparte!