encerrado con el cristo del sudorcristo-del-sudor-2cristo-del-sudor-3 La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción en La Alberca guarda esta talla del siglo XVI, atribuida a Juan de Juní, que se llama así porque una vez hubo testimonio de que sudó sangre; no por nada en particular sino que fue observado -igual que en el caso de Calpe, Alicante- por los fieles, en este caso una mujer que peregrinaba a la Sierra de Francia.

Todas las veces que pasé por allí estaba cerrada, así que aquella tarde -se ve que el cortejo fúnebre había salido hace poco- la vi abierta y entré. Pero fue un tiempo muy corto… cinco minutos después de salir vi cómo el abuelete del manojo de llaves gigantes cerraba la segunda puerta, esta vez definitivamente. Espero que el chaval del paquete haya tenido tiempo de salir.

Nota para los albercanos: en realidad no habría deteriorado el sitio! Pero supongo que alguien se hubiera llevado un susto al abrir la puerta y ver un tipo durmiendo en el suelo.

Comparte!