Hace tiempo que no ponía ninguna nota paranormal, en este caso el post es para desacreditar un enigma chulo con una explicación prosaica y aburrida (por cierto, ese es el sentido del cubito que sale junto al título: es la categoría “cubo-de-agua-fría-sobre-el-misterio”).

En el verano de 1997, el NOAA captó en una red de micrófonos submarinos -de la época de la Guerra Fría, usados para detectar desplazamientos de submarinos soviéticos- un sonido repetitivo de características “biológicas” (es decir, que os patrones de variación de frecuencia eran consistentes con los de especies marinas) pero de una potencia inusual, “mucho más potente que las llamadas de cualquier forma de vida conocida en la Tierra“.

Lo gracioso del tema era que su posición (50º S 100º W, océano Pacífico al oeste de las costas de Chile) es muy similar a la localización que daba H.P. Lovecraft para su ciudad perdida de R’lyeh (48º S, 123º W) en La Llamada de Cthulhu: un complejo ciclópeo sumergido bajo el cual un entre transdimensional extraterrestre, prácticamente un dios, yace prisionero.

La verdad es que la localización de R’lyeh está bastante más al oeste, casi a medio camino de Nueva Zelanda y justo sobre una grieta de la Falla de Transformación Menard; pero el misterio persistía. El sonido es como un gran burbujeo, y el chiste de “pedos de Cthulhu” no tardó en aparecer. Mal gusto.

Bueno, pues al final el mismo NOAA ha resuelto el tema: se trata del ruido de “hielomotos” provocados por grandes icebergs al agrietarse y romperse. Mientras se hacía el seguimiento del iceberg A53a se registraron bloops con el mismo patrón espectral, y es consistente con la presencia de icebergs en la región del mar de Ross o del cabo Adare.

Nota en el NOAA.

Comparte!