momiecitaETHace unos diez años, en el pueblo minero abandonado de La Noria (Chile) un huaquero -saqueador de tumbas, en este caso algo más prosaico- llamado Óscar Muñoz buscaba chatarra para luego vender en mercado de la Plaza de Armas de Iquique. Entre la porquería encontró un pequeño fardo de arpillera atado, que contenía dentro un extraño cuerpo momificado de unos 14 centímetros. Muñoz se llevó el objeto consigo, y tras pasar por varias manos acabó en posesión del dueño de un bar en Iquique y posteriormente, al señor Ramón Navia-Osorio, un barcelonés que dirige el Instituto de Investigación y Estudios Exobiológicos (una organización ufológica fundada en 1975).

En 2004 y 2007 la momia fue sometida a análisis radiológicos y pericial por equipos españoles llegando a la conclusión de que se trataba de un feto humano momificado, de unas quince semanas, no demasiado antiguo. Al menos, quedaba descartado que se tratara de una figurita de plástico como el “hada” de Guadalajara.

Por otra parte, el doctor Steven Greer (que se ha volcado al tema ufológico y la teoría de la conspiración extraterrestre) opina que el ser es claramente de origen alienígena y afirma poseer análisis de su ADN que lo demostrarían; todo esto forma parte de su documental Sirius -estrenado en abril- que a grandes rasgos explica que los ET intentan comunicarse con nosotros desde hace años, pero las malvadas corporaciones petroleras y los gobiernos se lo impiden para perpetuar su poder sobre el pueblo. Algo así. El documental se subvencionó mediante el método del crowdfunding (o sea, aportes populares desinteresados) lo cual no impide a la gente de Sirius Disclosure cobrar 9.99US$ por verlo vía pay-per-view. Está claro que exponer la verdad al mundo no va a ser gratis.

Por hacer un reality check: el objeto no es demasiado antiguo, fue hallado en las inmediaciones del cementerio de un pueblo minero envuelto en trapos, tiene el aspecto de un feto humano. ¿Qué es más probable, que sea el aborto de alguna, ejem, trabajadora del pueblo? ¿O que se trate de un ser de otro mundo cuya morfología es punto por punto casi idéntica a la humana -más incluso que la de otros primates terrestres- y además dispone de ADN como sistema de transmisión de información?

momiaatacamaPero un nuevo análisis de ADN y fotografías de alta resolución, radiografía y tomografía computada, probablemente más fiable y más detallado que los anteriores, parece dar unos resultados extrañísimos.

Lo primero, el análisis -supervisado por Garry Nolan, de la Escuela de Medicina de Stanford- apunta a que los restos pertenecieron a un niño humano con graves malformaciones que falleció a la edad de seis a ocho años. Esto se deduce del factor de consolidación de los huesos largos, aunque podría ser consecuencia de la momificación o de alguna anomalía formativa. ¡Estamos hablando de un niño de siete años del tamaño de una mano!

El niño, además de tener dos costillas de menos, padecía oxicefalia (cabeza en forma de cono) no siendo una deformación provocada por el parto, traumas o modificaciones estéticas (como solían hacer varias culturas de la antigüedad). Aparte, el ADN es claramente humano (y de la región: la presencia del haplotipo B2 indica que su madre era originaria como mínimo de la costa chilena) pero el 9% de los genes no encaja con el genoma humano de referencia. Esto lo atribuye Nolan a factores accesorios: degradación de la muestra o contaminación. Lo que no aparece es ningún tipo de anomalía asociada comúnmente al enanismo. Otra posibilidad es que padeciera de progeria, pero esa reducción extrema de tamaño tampoco se ha constatado jamás en individuos actuales que la padezcan.

Personalmente, pienso que se trata de un feto con extraordinarias malformaciones, y que el análisis de Nolan (que aún está en desarrollo) dará al final con la tecla. Lo importante es que la ciencia arroje luz en estos casos inciertos que, de otra forma, pasan a la historia del misterio y la conspiración como casos sin resolver o pruebas encubiertas.

Artículo sobre el análisis de Nolan en LiveScience.

Artículo sobre el análisis forense de 2007 en Magonia.