Los cambios generacionales son lentos y continuos, y como los paisajes sólo se pueden apreciar cuando te alejas lo suficiente. En forbiddenplanet veo esta reunión de dibujantes/guionistas de la etapa franco-belga que desde los ’60 a los ’80 alimentó la imaginación a más de uno en todo el mundo: se ve a Morris, Jidehem, Peyo (con gorro de pitufo), Fournier, Delporte, Roba, el abuelo Jijé, el dios Franquin medio colocado ya (como buenos belgas,todos tienen cerca una pinta de cerveza espumosa). Muchos son jovencillos aunque ya asoman canas y panzas…

La imagen es de 1978. La mayoría están muertos o retirados.

La vida es así, y el mercado de la historieta ha sido generoso en nuevos retoños; pero no deja de ser melancólico ver cómo todos aquellos lápices han dejado huerfanitos… me gustaría ver un retrato de familia de Bruguera, creo que la mayoría siguen operativos aunque se dedican a otros menesteres según las biografías de la colección Clásicos del Humor. ¿Habrá una relación directa entre trabajar menos y vivir más?