Este sábado, según Harold Camping y compañía, es el fin del mundo, esta vez en la forma del Arrebatamiento y posterior aniquilación del mundo por Dios. Una posibilidad interesante para mí, que me acabo de meter en una hipoteca y un préstamo reforma. Pero esto ya lo decía Hergé hace años antes de que lo censuraran:

(CUIDADO! Intento de chiste racista pre-nazi más abajo)

– ¿Has oído, Isaac? ¡El fin del mundo! ¿Y si fuera verdad?

– ¡Je, je! ¡Sería un bonito asunto, Salomón! Debo 50.000 francos a mis proveedores… de esa manera no tendría que pagar…

Como siempre, Georges Remi desatado. Después de la guerra ya no fue el mismo.