general-areaHay yacimientos de fósiles que, como ventanas maravillosas, se abren a momentos del pasado espectaculares: una laguna tropical jurásica en Baviera, una oscura selva carbonífera en Hungría, o un bosque pleistoceno en España. Pero no son muchas las ventanas a rincones clave de la historia, sobre todo las más remotas y misteriosas. El área de Murero (Zaragoza) es una ventana a la gran extinción del Cámbrico inferior, posiblemente causada por vulcanismo y una era glacial muy larga; el yacimiento de Ediacara (Australia) nos muestra los experimentos de la vida en el Precámbrico, con seres blandos y fantasmagóricos que no se parecen a nada que viva ahora; el Burgess Shale (Columbia Británica, Canadá) presenta una visión de la fauna aberrante del Cámbrico medio, hace 505 millones de años.

MarrellaDescubierto en 1909, el yacimiento de esquistos (lutitas) de Burgess muestra impresiones de grano fino de criaturas tan raras que hasta el día de hoy no han podido asignarse a ninguno de los phyla conocidos, es decir, no sabemos a ciencia cierta si tal bicho es un molusco, un artrópodo o una esponja. Placas, escamas, patitas en forma de aguja, discos, peines, monstruos con bocas como diafragmas de cámara fotográfica, son restos de una época con una biodiversidad enorme y actualmente extinguida sin dejar rastro.

En 2012, un grupo de geólogos de la universidad de Pomona estaba buscando fósiles en Marble Canyon, cerca de Calgary; allí se encuentra el Cathedral Escarpment, un acantilado que representa el antiguo borde submarino del continente ancestral de Laurentia. De pronto, descubrieron un cambio en la roca, muy similar a la del Burgess que se encuentra al oeste de allí. Y empezaron a aparecer fósiles. Más de 3.000 ejemplares representando unas 55 especies, quince de las cuales son totalmente nuevas para la ciencia.

PolychaeteLas improntas son de una calidad excepcional, mostrando estructuras internas -vísceras, estructuras neurales, ojos, branquias- de especies ya conocidas del Burgess Shale y también de los yacimientos de Chengjiang (China), diez millones de años más antiguos que el Burgess. Por lo visto, Marble Canyon representa el fondo oceánico al que muchas criaturas de la plataforma marina -el Burgess, actualmente a 42 kilómetros- eran arrastradas al morir, quedando sepultadas en un lodo fino y carente de oxígeno que las ha preservado hasta hoy.

El hecho de que aparezcan especies de la fauna de Chengjian (que se suponía extinta para la época de Burgess Shale) indica una supervivencia inesperada, y una distribución a escala global de estos animales, algo inesperado. Por otra parte, en dos semanas de recolección se ha ampliado la cantidad de especies descritas de esa época en casi un 20 por ciento!

 

Artículo con fotos en LiveScience.