A veces se puede coexistir con el misterio toda la vida sin apercibirse de ello.

Una de mis historietas favoritas de la infancia era Blondie, de Murat Bernard “Chic” Young, retrato de una familia americana normalita que se remontaba a 1930. El marido, Dagwood Bumstead (Lorenzo Parachoques en la versión traducida, vaya a saber por qué) tenía una afición por echar siestas en el sofá y remojarse en la bañera que, con el tiempo, he asumido personalmente. También eran famosos sus supersandwiches de varios pisos hechos con todos los ingredientes disponibles en el frigorífico que han pasado al vocabulario popular americano como Dagwood sandwich para definir un bocadillo monstruoso*.

Pero algo totalmente incomprensible es la geometría del pelo de Dagwood. El pelo es corto con dos chuzos laterales como pinceles, en una forma que ningún peinado podría sostener. Teniendo en cuenta que el resto de los personajes tiene un pelo totalmente normal y fácil de trasladar al mundo real, la cosa se vuelve extraña. Un dibujante belga, Joseph “Jijé” Gillain, se basó generosamente en Dagwood al crear su personaje Fantasio para la serie Spirou a finales de los ’40 (a la derecha dibujado por André Franquin, su sucesor, para comparar; André nunca ocultó su admiración por las tiras de Young); aún hoy, los dibujantes que retoman a Fantasio tienen dificultad para saber qué representan los ocho pelos de su cabeza, si un despeinado gracioso o un calvo.

Pero entonces, ¿Qué tipo de peinado lleva Dagwood?

La explicación es fácil. Al principio (1930) Dagwood era un joven rico, hijo de millonarios, y se peinaba al estilo de la época: engominado hacia atrás con la raya al medio. Éste es el aspecto de Dag en su primera aparición en tinta y papel:

Después de esto, empiezan los problemas; se enamora de una flapper**, Blondie Boopadoop, y su padre lo amenaza con desheredarlo si formaliza la relación. Aquí -supongo que para remarcar el carácter caótico del personaje- algunos pelos se le salían por los lados libres de la gomina. (Chic Young los tenía bien puestos cuando decidió, en plena Depresión, dar este giro radical a la tira):

¡Y la boda! Esta copia amarillenta es el original; las zonas rayadas en azul eran para indicarle al del periódico que pusiera tramas (el azul no salía en las antiguas máquinas de reproducción litográfica, así que se usaba para anotar. Qué tiempos)

Con el tiempo, el dibujo se fue estilizando, y éste es el Dagwood de 1935 cuando la familia ya tenía un niño. Los personajes siguieron evolucionando hasta ya mediado el siglo XX, en que los dos hijos quedaron estabilizados como adolescentes; esto era necesario para seguir manteniendo a la familia unida.

Otro enigma de Blondie es el extraño botón gigante de la camisa de Dagwood. Es también herencia de su vida de millonario: es el botón que fijaba la pechera almidonada (plastrón creo que le llamaban a eso) a la camisa. Cuando empezó a llevar una camisa normal, Young siguió poniendo un solo botón… porque era más fácil de dibujar que cuatro o cinco.

* También se usa Dagwood como slang para varias definiciones extremadamente vulgares que prescindo de mencionar.

** Si no sabes lo que es una flapper, no has vivido el siglo XX. Lástima.

Comparte!