Francis BaconCuenta la leyenda que en 1626 el afamado filósofo, político, ocultista y hombre de ciencia inglés Francis Bacon estaba investigando la posibilidad de usar nieve, de la misma forma que la sal, para conservar alimentos. Bacon sostenía la peregrina idea de que el frío podría ser usado como agente conservante, y su amigo el doctor Witherborne -médico de Jaime I de Inglaterra- se burlaba de él. Evidentemente la hierba se mantenía más fresca bajo los parches de nieve del suelo, y la comida duraba más, pero ¿qué iba a hacer en verano, usar algún tipo de “caja mágica” para fabricar nieve?

La discusión ocurría una helada mañana de abril, mientras ambos se desplazaban por Pond Square (Highgate, Londres) en el coche descubierto del filósofo. Bacon, furioso, se bajó del carro; fue a un comercio de Highgate Hill, compró un pollo que hizo preparar y desplumar, rellenándolo a continuación con nieve y metiéndolo en un saco también lleno de nieve. El invento del pollo congelado fue efímero y pasarían centurias antes de que volviera a aparecer, pero el pobre Sir Francis pilló un frío terrible a sus 65 años. Se puso enfermo, y se lo llevaron a casa de otro amigo suyo -Lord Arundel- donde moriría de neumonía el 9 de abril.

Poco después, se reportaron extraños avistamientos en Pond Square: la gente oía y veía un pollo medio desplumado correr por la calzada o asomarse en las ramas de los árboles para luego desvanecerse en el aire. Es posible que la historia de Sir Francis se hiciera popular, pero el fantasmagórico pollo siguió apareciendo a lo largo de los años.

polloEn la segunda guerra mundial, las patrullas que ayudaban durante los ataques aéreos de la Luftwaffe en el barrio volvieron a ver al mítico pollo. De hecho, con la escasez de víveres reinante, muchos intentaron llevarlo a la cazuela, pero el espectro desaparecía tras una pared de ladrillo, una esquina o en el aire. Otros testimonios son tan recientes como 1969 y 1970.

Por raro que parezca, no es el único caso de pollo fantasmal conocido: entre las villas de Bubión y Capileira (Alpujarra granadina) en el antiguo camino real, se aparece una gallina con doce pollitos; si alguien va a cogerlos desaparecen rápidamente. Esta parece ser una de tantas leyendas asociadas a tesoros de los moros que se encuentran por la geografía española.

Comparte!