Dragón chinoHay que decir que ante un titular como este se espera uno el hallazgo de uno de esos fósiles magníficos que están saliendo de los yacimientos chinos: tal vez un mosasaurio o algún reptil serpentino. Pero no, se trata de un esqueleto reciente con trocitos de carne pegada aún.

Los vecinos de la ciudad de Zhangjiakou (en el norte de China) se encontraron esta carcasa en un campo. La osamenta, perfectamente ensamblada (los carroñeros la limpiaron con mucho cuidado) mide unos 18 metros de largo y es en su mayoría un larguísimo tórax seguido de una igualmente larga cola; unas patitas asoman por lo que parece ser una cintura pélvica y escapular bien desarrolladas, y el cráneo -que tiene las órbitas orientadas hacia adelante y lo que parece ser una dentición similar a los cetáceos- dispone de dos cuernos de ciervo. No hay restos de alas; todo esto encaja con lo que es la imagen del dragón chino popular, que vuela “nadando” en el cielo, tiene cuernos de ciervo, cuerpo de serpiente, garras de águila, hocico de perro, y (aquí no han aparecido) ojos de langosta, melena de león, escamas de pescado y bigotes de bagre. Sólo le faltan las bolas en plan Goku.

Esta noticia nos revela una alarmante realidad: ya hay chinos aburridos, cosa que antes era increíble. La sociedad está cambiando!

Comparte!