Esta tarde al volver del trabajo me he encontrado esto en medio del parquet del salón.

Sí, es una escolopendra (Scolopendra cingulata) un bicharraco grande; miriápodo de la clase Quilópodos, depredador dotado de dos forcípulas venenosas que en este caso eran grandes como espinas de rosal.

Yo en tiempos llegué a tener una escolopendra de veinte centímetros disecada en casa, pero claro, de ahí a encontrarla en el comedor aún tierna… es lo que tiene vivir en el campo, ya me resultaba raro que no hubiera cucarachas. La duda que me queda es: la escolopendra posiblemente sea el depredador artrópodo más temible de Europa. ¿Qué pudo haberla matado y dejado boca arriba en el suelo?