Alguna vez hemos hablado de ese genio del comic que fue André Franquin, y de cómo al final de su carrera metió la pata (o al menos eso me parece) con los destinos de sus personajes. Actualmente la “herencia” de Spirou -personaje que no era suyo pero al que fue alimentando durante décadas- es bastante pobre; por no hablar de la suerte del Marsupilami, vendido a la empresa Marsu Productions y desvirtuado cual carne de ternera entregada a MacDonald’s.

Otro personaje que actualmente posee Marsu es Gastón Lagaffe. La serie de Gastón era la niña de los ojos de Franquin, aunque con los años iba perdiendo fuelle. Ahora la empresa va a sacar en agosto una nueva serie: Gastoon, el sobrino pequeño de Gastón, con guiones de Yann/Jean Léturgie y dibujos de otro Léturgie (Simon).

¿Qué es peor que una secuela/precuela? ¡Una secuela con niños! En este caso, y por lo que se puede entrever de las planchas (las cuales Marsu Productions ha ordenado eliminar de aquellos sitios web donde podían verse) aparecen todos los personajes de la serie original “aniñados” en un esquema similar de gags de una o dos páginas. Tanto el dibujo como el guión parecen ser un primoroso homenaje al estilo del maestro; al menos eso lo han resuelto bien. Queda ver el resultado final y la reacción del público que suele ser imprevisible.

Leído en ActuaBD.com.

Comparte!